Saltar al contenido →

Cuando el tagging se convierte en nocivo (en el MundoReal™)

Una de las cosas que la Web 2.0 trajo consigo es el etiquetado tanto de artículos, fotografías como de otro tipo de documentos. Estas etiquetas, asignadas en muchas ocasiones libremente por los usuarios de este tipo de servicios, son palabras clave cuyo fin es permitir a otros usuarios del mismo servicio localizar información y artículos relacionados.

Este sistema de clasificación de información de los que se sirve servicios bien conocidos como Twitter o Instagram es una buena idea en un principio. Por ejemplo, en el caso de Twitter sirve para la detección de las tendencias en distintos ámbitos de clasificación de la información, ya se geográficamente como temáticamente. Y a pesar de que esta acción parezca ser superflua en primera instancia, tiene un impacto en el MundoReal™.

Algo tan inocente como un turista o un vecino añadiendo una etiqueta a una fotografía que se acaba de hacer de un elemento natural que le resulta bonito o simplemente interesante puede llegar a convertirse en un problema precisamente para la conservación de aquello que acabamos de inmortalizar. De hecho, ya hay Parques Naturales como Keep Jackson Hole Wild que están pidiendo a sus visitantes que no Geo-localicen sus fotos en un intento de preservar los espacios naturales del parque.

Un ejemplo a pequeña escala es el Broccoli Tree que acabó siendo vandalizado y finalmente talado precisamente por su popularidad en Instagram. El árbol fue popularizado por Patrik Svedberg que realizó durante meses de un árbol situado en Suecia. Poco a poco, el árbol fue adquiriendo popularidad convirtiéndose en una pequeña atracción turística y ganándose un hueco como celebridad en Instagram con 30.000 seguidores. Sin embargo, en 2017, alguien cortó una de sus ramas y posteriormente alguna autoridad local decidió que había que cortar el árbol entero poniendo fin a este pequeño rincón natural.

De esta forma, un sistema que sirvió para destacar un elemento natural y que personas de todo el mundo lo conociesen y apreciasen, sirvió también para acabar con él. Algo que también se puede comprobar a mayor escala en espacios naturales como Maya Bay que tuvo que ser cerrada para tratar de recuperar su ecosistema ante la gran afluencia de turistas.

Publicado en Internet

Comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Usamos Cookies - Utilizando este sitio o cerrando este mensaje aceptas nuestra política de Cookies.
Aceptar Cookies
x