El Documentalista Enredado

Infonomía, Innovación, Análisis y Nuevas Tecnologías

El archivo como castigo

Las bibliotecas y los archivos, en gran medida si se trata de pequeños municipios, han sido utilizados recurrentemente como lugares para apartar a gente que era molesta en otros sitios de la Administración Pública. Ya se tratara de personas descuidadas o simplemente vagas o incluso en un intento para hacer mobbing, estos lugares de la memoria pueden llegar a ser considerados como el último sitio donde cualquier persona quisiera llegar a trabajar. 

Podríamos haber caído en el error de considerar estas prácticas como erradicadas tras la aparición de los estudios superiores en Biblioteconomía, sin embargo no podríamos equivocarnos tanto. La Diputación de Valencia parece dispuesta a seguir con esta peculiar tradición y en la edición de hoy del Diario Levante podemos encontrarnos con suculento titular: [Fernando] Giner [Presidente de la Diputación] destituye al jefe de Publicaciones de la diputación y lo manda al archivo. El texto no tiene ningún desperdicio al detallar las razones de esta reubicación:

[…] [Carles] Recio se encargará de clasificar y ordenar el patrimonio bibliográfico para facilitar las consultas tras la restauración, según ha podido saber este diario. La destitución de Recio se produce ocho meses después de que se conociera que el escritor había instalado un prostíbulo masculino en su casa. Recio, que gestionaba también la publicidad de Abanderadoschicos, una casa de citas en el barrio de Russafa, alegó en aquella ocasión que sólo trató de ayudar a cuatro jóvenes que se habían quedado en la calle tras abandonar las instalaciones en las que trabajaban y en las que ejercían la prostitución masculina.

Sin embargo, a raíz de la polémica suscitada por la publicación de aquella información, Recio causó baja laboral en la diputación. Ha sido a su regreso cuando se ha producido su reubicación laboral y ha dejado de ser jefe de publicaciones. Preguntado ayer por la aparente atenuación de sus funciones, Recio afirmó que no se siente «degradado» y que, al contrario, ahora tiene más competencias de las que ostentaba anteriormente, señaló. [..]

En ocasiones, es completamente imposible comprender nada.

Una aplicación de la licencia Creative Commons arrow-right
Siguiente entrada

arrow-left Citas al libro /7
Entrada anterior

  • Maria Elena Mateo

    Lunes, 20 de marzo de 2006 at 18:34 |

    ¡Me encanta! ¿Qué más se puede decir?

  • Julio Ruiz

    Lunes, 20 de marzo de 2006 at 20:40 |

    Yo cada día alucino más con este mundo

  • Marcos Ros

    Martes, 21 de marzo de 2006 at 10:52 |

    Poco se puede decir sobre esto, lo peor de todo es que no sorprende.

  • Javi

    Martes, 21 de marzo de 2006 at 12:24 |

    Por favor, Marcos. Y todavía os sorprende. No se si recuerdas que donde trabajo hay un exiliado socialista en el Archivo. Era encargado de actividades e instalaciones culturales, y como tenían que enchufar a otro y no caía bien, ala, al archivo. Ahí está 9 años, muy quemado, prácticamente de brazos cruzados y deseando hacer otra vez su trabajo y dejar de ser una planta. Lo peor es que además se trata de una persona compentente.

  • marta

    Martes, 21 de marzo de 2006 at 12:51 |

    Solo dos cositas:
    1.- Esta claro que Fernando Giner a utilizado el puesto del archivo como un castigo y está muy mal hecho y peor aún sabiendo que en el archivo no había tanto trabajo como para tener a otra persona.
    2.- Es de muy mal gusto la frasecita que aparece en el texto: “El texto no tiene ningún desperdicio al detallar las razones de esta reubicación” Yo creo que el desperdicio son las páginas de periódico que está ocupando este absurdo tema, con las cosas importantes que pasan en el mundo!!!!
    Yo conozco el caso de primera mano ya que soy amiga de Carles y me parece que todo este tema se ha sacado de contexto desde que apareciese por primera vez la noticia del prostíbulo en el periódico Levante. Antes de publicar cualquier noticia, señores, infórmense y no faltemos a la verdad.

  • Maria Elena Mateo

    Martes, 21 de marzo de 2006 at 14:08 |

    Lo que censuramos aquí el el concepto de “archivo=castigo”, sin emitir ningún juicio sobre si la persona en cuestión merece o no ser castigada.

    Todos sabemos que los “castigos políticos” no siempre son resultado de una falta real.

    Gracias Marta por tu intervención y por aclarar ese punto.

  • Marcos Ros

    Martes, 21 de marzo de 2006 at 16:32 |

    Estimada Marta,

    Ratifico completamente lo que ha dicho aquí Maria Elena sobre lo que publicamos más arriba. La idea de recoger esta noticia sobre Carles Recio era para transmitir la idea de relegar a alguien, por cualquier cosa, a un archivo en este caso como una forma de castigo.

    En cualquier caso, gracias de nuevo por tu aclaración.

  • álvaro

    Martes, 21 de marzo de 2006 at 17:54 |

    Está claro que en todo el texto subyace la idea del archivo como castigo. Aunque no entre a valorar el caso (porque no conozco el tema) un poco surrealista sí que parece.
    Si desde pequeños se envia castigados a los niños a la biblioteca del colegio, no sé de qué nos sorprendemos. Es la reproducción de la misma conducta a otro nivel.

  • jmcollado

    Miércoles, 22 de marzo de 2006 at 09:28 |

    Estoy totalmente con Álvaro. Trabajé hace un par de añitos recogiendo la documentación de una sede de hacienda, ¿quien se encargaba del archivo? El antiguo director de la misma sede, un poco chocante ¿no?

  • Marcos Ros

    Jueves, 23 de marzo de 2006 at 14:21 |

    Sea como sea, todos sabemos que estas tácticas se aplican. Éste sólo es un ejemplo de ellas.

Usamos Cookies - Utilizando este sitio o cerrando este mensaje aceptas nuestra política de Cookies.
Aceptar Cookies
x