El Documentalista Enredado

Infonomía, Innovación, Análisis y Nuevas Tecnologías

Posts in the Blogosfera category

Los blogs, aunque parezcan adustos y pasados de moda, aún despiertan interés para ser estudiados. La sociabilización de Internet que iniciaron los blogs ha traspasado muchos ámbitos y se han creado infinitas plataformas para intercambiar información, pero que todavía se produzcan trabajos cuyo eje central sean los blogs y los contenidos que estos generan no puede hacernos olvidar las funciones que estos todavía tienen para aquellos que utilizan la Red de forma intensiva.

Es bien sabido que el término Biblogsfera nunca fue de mi agrado. Siempre me pareció un tanto falto de semántica y el hecho de que en aquel momento ya existiese un término inglés Biblioblogosphere debería haber facilitado la consolidación de otros. Sin embargo, no ha sucedido así, parece que Biblogsfera se ha terminado imponiendo por su comodidad a la hora de ser usado, al ser más breve y alejado de los trabalenguas con los que lidiamos hace unos años.

Aproximación a la Biblogsfera española (2013), trabajo de fin de grado de Miguel Ángel Vera Barceta, realiza un esfuerzo para dar unas pinceladas respecto a la comunidad de blogs que abordan temáticas relacionadas con la Biblioteconomía y la Documentación (ByD). Vera Barceta define la Biblogsfera:

Red de blogs especializada, descentralizada, multidireccional e interactiva, agrupada de forma natural por el interés común de autores y usuarios en alguna de las áreas de la Biblioteconomía y la Documentación y cuyo contenido es producido y dirigido a profesionales de este ámbito.

El trabajo está realizado en tres fases y sus resultados no dejan de ser interesantes. Por un lado, se realiza una encuesta a distintos profesionales para detectar el interés que suscita la comunidad de blogs de ByD, para posteriormente realizar un análisis cuantitativo descriptivo y otro cualitativo tipológico. Desgraciadamente, el trabajo se centra más en la descripción de los datos que en la realización de un análisis más profundo de la realidad de la Biblogsfera actual. Es posible que debido a que se trataba de un trabajo de fin de carrera el autor considerase este primer trabajo como suficiente para iniciar una reflexión mucho más amplia en un futuro.

Vera Barceta descarta a los blogs abandonados, sin detallar el criterio por el que considera en qué momento un blog debe entrar dentro de esa consideración. Considero que ese descarte un error. Además, si bien considera que existen 123 blogs activos, no estudia cuál es la tasa de abandono, si ésta está subiendo o está bajando. Por otro lado, no se detiene a estudiar qué tipo de blogs se están creando y desde qué instituciones. También, mide la productividad de todos los blogs al mismo nivel, sin entrar a considerar el número de autores que éste posee (Lo que facilita su mantenimiento a lo largo del tiempo). Por ejemplo, RecBib, Infotecarios y Biblogtecarios, ambas comunidades lanzadas por Julián Marquina uno de los mayores dinamizadores del Social Media dentro del ámbito bibliotecario, disponen de una gran cantidad de autores y algunos de ellos han ido abandonando la publicación de contenidos. ¿Cuáles son sus razones? ¿Han decidido crear el suyo propio? Por supuesto que las plataformas de publicación también pueden ser interesantes, la utilización de dominios propios, la identificación del blog con el autor, etc.

En definitiva, el trabajo es extensivo en cuanto a los datos recopilados, un esfuerzo loable e impresionante, sin embargo peca de ser excesivamente descriptivo. Un análisis mucho más profundo podría hacerse partiendo de los datos publicados y, sin embargo, el autor se muestra tal vez conservador en espera probablemente de un trabajo más profundo teniendo presente que se reservó el dominio Biblogsfera.com.

Finalmente, señalar los blogs resaltados como imprescindibles dentro del estudio de este documento:

Blogs y medios, territorio salvaje

Este texto se publicó originalmente en el blog colaborativo Neumattic el 16 de diciembre de 2010

No hace tanto tiempo que los blogs contemplaban con cierta suficiencia a los medios de comunicación tradicionales. Razones no les faltaron, ya que fueron los primeros que abordaron sin miedo ciertos temas que hasta entonces no alcanzaban o no tenían cabida en las páginas o en los sitios webs de los medios tradicionales. En base a esa nueva forma de enteder la difusión de la información y de crear la noticia, de una forma abierta y sin censuras, sin limitaciones geográficas, se acuñaron términos como “Periodismo ciudadano” y se intuyó una suerte de nueva revolución que a buen seguro haría tambalear los cimientos de la información dentro de Internet y de los vetustos medios impresos.

La reacción de la prensa fue tímida en un principio. Ofrecieron a sus lectores la posibilidad de corregir e incluso opinar dentro de las informaciones, aunque posteriormente la apuesta fue mucho más decidida, intentando crear comunidad dentro de ellos. Así, se brindó la posibilidad de que los lectores pudiesen crear su propio blog como elemento diferenciado informativamente dentro del dominio web del medio de comunicación y, posteriormente, se reforzó esa necesidad de opinión y de seguimiento de la información del medio a través de Twitter y/o Facebook.

Hoy en día, la revolución traída por los blogs se diluye salvo honrosas excepciones. Son escasos los blogs profesionales que pueden hacer sombra a los medios tradicionales, a pesar de que ejemplos existen y que se acercan peligrosamente a la difusión de cabeceras . Mientras que la difusión de noticias e informaciones a través de Twitter y Facebook son las vías preferidas actualmente por los lectores para difundir las mismas.

Mientras tanto, los experimentos sin control quedan un tanto atrás. Los blogs se hallan presentes en los medios de comunicación, sí, pero se promocionan principalmente aquellos gestionados por autores de relumbre para la cabecera que los acoge. Por contra, los blogs de los lectores quedan en un segundo plano hasta desaparecer de las páginas principales de los sitios web de los medios.

En cualquier caso, la Wild Wide Web todavía campa a sus anchas dentro de esos mismos medios y los blogs que acogen, así como dentro de los propios comentarios de las noticias que se muestran en ocasiones como ingobernables e inclasificables, alejados de la línea editorial de la cabecera y que entra en contradición incluso con su posición política.

Incluso, esos medios acogen dentro de sus comunidades a blogs que desdicen completamente a los principales articulistas de los medios como si su línea editorial fuese por un sitio y la comunidad de sus lectores por otro. Es curioso que no se encuentre ningún responsable que trate de corregir o modifique su tendencia, lo que a los ojos de los lectores más habituales chirría profundamente alejándolos de lo que debería ser su medio de comunicación de referencia.

La convivencia del modelo de los blogs dentro de los medios de comunicación todavía tiene mucho recorrido, desde luego. Sin embargo, cuando los cimientos mismos del periodismo son sacudidos por los acontecimientos y por la difusión de información por sitios web como WikiLeaks, son los medios de comunicación tradicionales la vía por la que esta información es tratada y filtrada tratando que llegue lo más lejos posible. El porqué WikiLeaks decidió difundir la mayor publicación de documentos diplomáticos estadounidenses a través de cabeceras tradicionales debe de indicarnos que los medios no fueron derrotados, sino que supieron adaptarse y que cada vez lo harán más rápido.

Algunas buenas plantillas (o themes) para WordPress

La elección de una plantilla no es un tema baladí para el bloguer. Más allá de aquellos que se pueden permitir el pago de un diseñador (o que conocen a alguien que les puede hacer el favor), la mayoría de nosotros tenemos que bucear en los repositorios de plantillas hasta encontrar alguna que nos resulte atractiva. Dependiendo de qué se quiere transmitir, la temática más o menos desenfadada, cómo queremos que nuestros visitantes accedan a las distintas secciones del blog, qué es lo queremos destacar de la estructura, la arquitectura de la información del sitio, si queremos una página más o menos limpia para facilitar la lectura, o si al contrario nuestros textos son breves, etcétera; son todos, elementos a considerar como mínimo a la hora de decantarse por una plantilla u otra. Por supuesto que dentro de la ecuación entran criterios y gustos personales, por lo que nunca se puede decir que una plantilla es mala u otra muy buena (Salvo en algunas ocasiones, claro).

Hay que señalar que otro de los factores importantes a la hora de realizar un cambio de plantilla sobre una anterior, son las actualizaciones del sofware, por lo que el funcionamiento interno del blog cambia; las evoluciones en las hojas de estilo (CSS), así como las modas dentro de la blogosfera y la necesidad de imprimir cierto dinamismo y frescura a un blog también resultan cruciales a la hora de plantearse un cambio.

Personalmente, hemos pasado por varios cambios de plantilla y lo cierto es que el proceso no resulta sencillo. Los principales problemas surgen cuando se quiere o se pretende mejorar lo que ya está hecho, con cambios en las hojas de estilo y en la estructura propia de la plantilla. Al final, siempre son pocas las plantillas elegidas y muchas las desechadas, y esto es algo que queremos recoger aquí hoy.

Así pues, os dejamos el listado de algunas plantillas que se convirtieron en candidatas a representar este blog y que, desgraciadamente, por alguna razón no alcanzaron el corte. Esperemos que os sean de utilidad e interés:

El lunes de la semana pasada abrí el buzón de correo electrónico y tenía una cantidad sorprendente de mensajes que solicitaban un poco de espacio en mi blog. Es decir, que deseaban que les hiciese un poco de promoción. Enviados tanto por instituciones y agencias de publicidad, me llamó mucho la atención el caso de la agencia de medios. Las instituciones suelen enviar notas de prensa o informaciones que consideran que pueden resultarnos interesantes a los editores de este pequeño espacio web y suelen estar muy enfocadas a nuestra temática, sin embargo no solemos “rebotar” estas informaciones, porque si se trata de un acto nos gusta estar allí y si se trata de un producto nos gusta probarlo. Pero el correo específico de una agencia de medios me llamó poderosamente la atención.

Como os cuento, el lunes recibí un correo desde una agencia publicitaria que me solicitaba información sobre cómo ponerse en contacto conmigo. Lo primero que piensas es “Ya tiene mi correo electrónico, he recibido tu mensaje y para eso tengo mi página de contacto, ¿qué más podrías necesitar?”, sin embargo me exigía mi nombre, correo electrónico y teléfono para enviarme información. Mi respuesta fue el silencio, “¿para qué quiere mi teléfono? ¿Para qué quiero tu información?” Así que, de manera automática, tiré su mensaje a la papelera confiando en no volver a saber de esa agencia. Pero la cosa no iba a quedar ahí, porque al día siguiente recibí un correo electrónico en el que se me enviaba la información que no me interesaba y que imagino que en un primer momento no tuvieron el valor de enviar. Os voy a confesar que tuve la tentación de marcar ese mensaje como spam, pero di una segunda oportunidad a la agencia publicitaria y simplemente lo tiré a la papelera. De momento, no he vuelto a saber de ellos.

He de decir que mi comportamiento fue el normal, el que en general realizamos la mayoría de los bloguers. Porque no somos medios de comunicación, somos personas, que mantenemos nuestros espacios digitales con esfuerzo y que nos incomoda mancharlos más de lo necesario con mensajes publicitarios. Las buenas prácticas de blogmarketing (petición de empresas a bloguers para que hablen de sus productos o servicios) ya han sido trazadas desde hace tiempo y me parecen razonables, pero parece claro que hay que repasarlas y de las que destaco las que para mi son las más importantes:

  • La noticia que quieres difundir (la excusa para escribir a un bloguer) ha de estar alineada con la temática del blog.
  • La viralidad que buscas se consigue cuando el mensaje se difunde desde un blog con mucha audiencia o, lo que es lo mismo, con lectores que confían en su criterio y replican la noticia.
  • Se puede incluir un gancho (Invitarle a actos de presentación de productos o a probar un producto en primicia, regalarle muestras del producto o algún artículo de merchandising u ofrecerle participar en un concurso o sorteo) para llamar su atención. Ten en cuenta además que la manera en que realices el envío puede deshacer cualquier técnica previa de acercamiento.
  • Demuestra que sabes a quién te diriges llamando al blogger por su nombre.
  • No ocultes tus intenciones en ningún momento. No menosprecies su inteligencia, dale el motivo por el que crees que tu noticia le interesa.
  • Intenta no hacerle perder el tiempo enviándole una nota de prensa. Si tu mensaje es corto y directo, tendrás más posibilidades de que lo lea.

La flaqueza del bloguer

Daniel Martí Pellón anunciaba el pasado mes de enero su despedida de su blog ComuniSfera – Ojo que también dispone del blog Comunicación e Imagen situado en La Coctelera – después de cinco años en activo. Aunque Daniel siempre deja la puerta abierta al retorno, lo cierto es que su autor argumentaba que buscaba nuevos espacios de la comunicación con su “comunidad” con la firme convicción de desplazarse allí donde se encontrase. En el texto donde hacía recopilación de los hechos más destacados durante los cinco años que ha mantenido su actividad bloguera, podíamos deducir un cierto regusto amargo y un poco frustrado, de lo que debería haber sido el blog y lo que no ha llegado a ser.

Desde que leí el texto, no he podido dejar de reflexionar sobre el adiós que he vivido de muchos bloguers. Algunos que me impactaron especialmente, pero siendo plenamente consciente de que esto es precisamente ley de vida. No podemos negar que cinco años es mucho tiempo, un marco temporal excepcional que muy pocos confiábamos en sobrepasar, puede que ni imaginábamos, cuando comenzamos a postear. Este año, dentro de este blog, también celebraremos nuestro quinto aniversario y los razonamientos evocados por Daniel también me hacen reconsiderar el camino realizado aunque sea de forma anticipada.

No hace falta indicaros que la reflexión de una persona con su espacio de publicación digital no es algo nuevo para mi, ya que he dejado muchos textos tratando de reflejar la experiencia que he sentido a la hora de mantener este blog. Hoy estoy hablando de textos como Mientras escribo, Punto y aparte, El síndrome del blogger quemado o Achaques de bloguer, donde reflejo con mejor o peor fortuna cierta frustración de aquel que se encuentra en la encrucijada, altos en el camino que nos invitan ha abandonarlo definitivamente, pero que finalmente se resuelven por la necesidad de comunicar, razonar y aprender.

Por otro lado, qué duda cabe que la experiencia es un grado. Si en nuestro tercer aniversario, os confesábamos que seguíamos adelante por vosotros, por los que día a día os agregáis a nuestro feed, por aquellos que en silencio nos seguís tímidamente y por las ocasiones que os acercáis a nosotros y nos confesáis que lo que hacemos, al menos, lo hacemos bien; este año me proponía ir a ciegas, sin fijarme ningún objetivo concreto aunque siendo consciente de que cada vez la tarea es más ardua mientras otras obligaciones se imponen frente a los entretenimientos que uno pudiese disfrutar.

Otro de los factores decisivos en el desgaste de los blogs profesionales personales, se debe a que la Blogosfera ha hecho madurar a los medios de comunicación en Internet, forzándoles a abrirse, a tratar de construir sus comunidades, a mostrarse ágiles cuando salta la noticia. El seguimiento de la actualidad les impone un proceso de actualización constante, por otro lado, las reflexiones, y no necesariamente irreflexiones, se multiplican en múltiples espacios, llevándote a la conclusión que tus aportaciones son más bien pocas, mientras que los espacios comunicativos, sociales si se quiere, se multiplican dejando el blog como un reducto de aquel tiempo pasado que fue mejor.

Sí, hoy más que nunca, los bloguers pueden sentir cómo su dedicación está cada día más injustificada. Mientras las audiencias no crecen, desplazándose hacia las redes sociales, robando tiempo de navegación, a la vez que los comentarios desaparecen, olvidándose un poco de lo que fue La Conversación; los bloguers individuales que mantienen sus blogs en búsqueda de nuevos espacios de reflexión de forma independiente pueden sentirse un poco desvalidos, considerando ¿dónde está mi gente?

Puede ser que el mayor pecado de los blogs haya sido no haber sabido fijar la red social que se entrelaza en el día a día, como han sabido realizar otros servicios de la Web 2.0 y es posible que, hoy en día, ésta sea la mayor de sus flaquezas, el no haber sabido representar las redes sociales que los bloguers construían.

Nuevos bloguers, viejos errores

Me comienza a dar la impresión que la biblioblogosfera se comienza a mover de nuevo, nuevos blogs se abren tanto por parte de instituciones que se tratan de amoldar a la Biblioteca 2.0 como por particulares que desean comenzar con su tarea de personal branding. Lo cierto es que después de malos augurios que por supuesto tenían sus razones de peso en su atrevimiento de cómo se desarrollarían los acontecimientos, aparentemente la biblioblogosfera reverdece, confío que tomando el impulso que se merece.

Este texto no persigue señalar las políticas editoriales que cada uno debería adoptar en su blog, por supuesto que las metas y los objetivos a alcanzar son puntos que cada uno se traza y evalúa cada cierto tiempo, pero considero necesario resaltar aquí dos errores de peso que he venido comprobando y que se presentan con cierta reincidencia:

  1. Sobre la configuración de los feeds. Aunque parezca lo contrario, obtener un lector fiel es tremendamente complicado. En un lugar donde la competencia está a un solo clic, que una persona de forma consciente decida seguir nuestros textos a través de la sindicación de contenidos es un punto a favor de nuestra tarea diaria y debemos cuidar qué hacemos con nuestros feeds y cómo los configuramos. Lo primero que desea un lector es no tener que seguir enlaces, es decir, no quiere consultar un feed a través de su agregador para descubrir que tiene que desplazarse hacia el sitio web para acabar leyendo su contenido completo. Sí, ofrecer los contenidos capados en nuestra sindicación puede suponer un aumento momentáneo de nuestras visitas, pero lo que nosotros buscamos con los feeds es la fidelización. Nuestros lectores no disponen del tiempo ni de los deseos para ir saltando desde el agregador hacia nuestra web y, por ello, una de las razones por las que perdemos potenciales lectores es precisamente no ofrecer los feeds con los contenidos completos. En otro ámbito, se situarían los grandes blogs o los feeds de los medios de comunicación donde la actualización es constante, dependiendo de los casos, aquí sí que podría estar justificado ofrecer los contenidos capados precisamente por la ingente cantidad de contenidos a publicar. En definitiva, si ya has convencido a un internauta para que te siga, preocúpate de cuidarlo más allá de aumentar el tamaño de tus logs.
  2. Promoción de los contenidos más allá del blog. Vale, tienes un blog, ahora lo que deseas son visitas, ¿cuál es la mejor manera de promocionar tus contenidos? Desde mi punto de vista, y mucho más dentro de nuestro ámbito temático, la constancia y la paciencia. Si las demuestras – junto con unos buenos contenidos, claro-, si tus seguidores saben qué se van a encontrar cada vez que saben de una actualización, seguramente no se irán.
    La utilización de otro tipo de herramientas como la promoción social de noticias, en nuestra área temática tenemos el caso de Documenea, también puede ser interesante, aunque cuidado si eres muy insistente y no sabes seleccionar adecuadamente los contenidos que quieres promocionar, porque los administradores te podrían considerar como spammer y podrías ser baneado. Por otro lado, y desgraciadamente, la utilización de listas de distribución por correo electrónico para la promoción de blogs está sufriendo ciertos abusos. de un tiempo a esta parte Por supuesto que está bien promocionar el lanzamiento de un blog, está bien comentar algún artículo del que nos sintamos especialmente orgullosos, pero no podemos caer en las prácticas de spammer de que en cada actualización debamos de dar aviso en las listas. Además, si lo hacemos, tampoco considero correcto hacer llegar un extracto del contenido y un enlace hacia la información completa, porque los usuarios de estas listas están dados de alta en una lista de distribución, no se han agregado a tus contenidos. Pueden llegar a aceptar que les remitas tus noticias si las consideras muy relevantes, pero si lo haces envíaselas enteras y no les hagas seguir enlaces.

El bloguer que no leía blogs

En los inicios de año siempre se trazan buenos propósitos para el año viniente, dejar de fumar, adelgazar o ser menos sedentarios son los más frecuentes, deseos que sufren una segunda revisión tras el verano… Por supuesto que las buenas intenciones se suelen agotar tras el paso de los meses y el bucle se debe reiniciar necesariamente al año siguiente tratando de demostrarnos nuestra fuerza de voluntad. Es probable que como soy bastante escéptico sobre las buenas intenciones, o tal vez se deba a que me conozco en demasía, nunca me he aventurado a establecerme objetivos para los años recién estrenados; y aunque yo no lo haga, no quiere decir que dentro de este blog sí haya algunas que se pronuncien sobre ello.

En cualquier caso, la sobrecarga de información es algo que todos hemos sufrido antes o después. Personalmente, pasé de leer más de 200 blogs a tener que ir reduciendo aquella cantidad de forma abrupta, escogiendo los esenciales, aquellos que me aportasen mayor valor en el día a día. Sin embargo, debemos que tener presente que el RSS, la sindicación de contenidos, ya no es patrimonio exclusivo de los weblogs y ha sido adoptado tanto por revistas científicas, de divulgación o por medios de comunicación. Digo esto porque, a pesar de reiniciar mis suscripciones, limitándolas a 20, a lo largo del tiempo han ido creciendo lentamente, sin apenas percatarme y situar mis sitios agregados a un número cercano a la cincuentena.

La infoxicación no es patrimonio de documentalistas, por supuesto, en más de una ocasión podemos encontrarnos con personas que se declaran agotadas ante tal volumen de información. De hecho, en ocasiones, las herramientas creadas para combatirla producen el efecto contrario justo cuando se popularizan, pero afortunadamente la desuscripción es mucho más sencilla que tener que ir mandando correos o recordando contraseñas.

En cualquier caso, quiero traeros aquí el caso de un emprendedor que ha decidido dejar de leer blogs, convencido de que tiene que acercarse a sus usuarios, viendo el mundo bajo su prisma, más allá -o más acá- de las visión endogámica de los bloguers. Me refiero a Fernando Plaza, bien conocido en la Blogosfera hispana por su proyecto Compareblogs.

En el texto 2009 el año en que dejé de leer blogs, Fernando nos descubre su hartazgo sobre las temáticas que machaconamente tratan los bloguers, su lejanía de las verdaderas inquietudes de la persona de apie, o tal y como dirían en Microsiervos, del Mundo Real™™. Es posible que Fernando tenga razón, los usuarios de sus sitios web disponen de otras inquietudes, de otras necesidades informativas, de otro tipo de productos más ajustados a sus conocimientos. Sin embargo, hay que tener cuidado. No hay que replegarse sobre las necesidades informativas de otros, está bien diseñar productos que les agraden, que para ellos sean una completa necesidad y escucharles. Pero la Vigilancia de lo que hacen otros también es necesario para estar al día y no caer en el conformismo. No sea que, por inmovilismo, el queso se lo lleven otros.

Vaya por delante que la decisión de Fernando me parece correcta, él cree en ella y no trato de cuestionarla. Lo que quiero decir es que estoy convencido de que Fernando tratará de llevar su buen propósito anual a rajatabla, pero al mismo tiempo sé que sus fuentes de información irán aumentando lentamente, para posteriormente descubrirse en la misma situación -o similar- que a finales de 2008. Por supuesto que no hace falta decir que Fernando dispone de un blog, que por supuesto tengo suscrito, y no lo va a abandonar, y yo tampoco voy a dejar de leerle, y él tampoco podrá dejar de leer blogs.

Usamos Cookies - Utilizando este sitio o cerrando este mensaje aceptas nuestra política de Cookies.
Aceptar Cookies
x