Saltar al contenido →

Categoría: Usabilidad Web

INVENES: el «contradiseño» de una bases de datos

La dependencia de la profesión bibliotecaria/documentalista de la informática es un hecho, desde los primeros catálogos informatizados, individualizados para cada biblioteca, a los catálogos en línea y los colectivos; y desde las bases de datos bibliográficas en CD-ROM, a las ahora también en línea. De esta forma, la eficiencia y eficacia de nuestro trabajo se ven condicionadas en gran medida por el diseño de estos instrumentos imprescindibles para cualquier profesional; desde luego, no quito, ni la responsabilidad de cada cuál, ni su mérito, a la hora de lidiar con semejantes instrumentos.

Sin embargo, tal parece que la importancia de esta herramienta y su incuestionable interacción con sus usuarios -sin entrar en detalles de si se trata de un usuario "profesional", un bibliotecario o documentalista, o un "consultor", lector o investigador-, han pasado totalmente desapercibidas para la gran mayoría de diseñadores. Al menos, a esa conclusión he llegado tras intentar consultar la nueva base de datos de la Oficina Española de Patentes y Marcas sobre invenciones y diseños en español: INVENES.

Cada cierto tiempo, las instituciones públicas (principalmente, en el caso de catálogos de bibliotecas) y las privadas, dan un lavado de cara a su imagen y, por ende, a su catálogo, implementando lo que todos esperaríamos fueran mejoras. Estas "mejoras", en la mayoría de las ocasiones, no suelen ser tales, o al menos no suelen ser demasiado aceptadas y la nueva versión tiene muchas veces más detractores que la precedente. Aquí tengo que reconocer que a nuestros profesionales no suele gustarles demasiado los cambios.

En el caso de la Oficina Española de Patentes y Marcas, el cambio no ha sido de imagen, sino exclusivamente de su base de datos de patentes españolas; pero para el cambio que han hecho ¡que me quedo como estoy!

La nueva base de datos INVENES, viene a sustituir a la anterior, OEPMPAT, que tampoco brillaba por la usabilidad de su diseño. Aquella presentaba una imagen bastante anticuada y una búsqueda en la que la consulta continua de la ayuda era casi imprescindible, pero, claro, para eso está la ayuda. A pesar de ésta, que nos aleccionaba sobre qué buscar y cómo, la vieja OEPMPAT respondía el 50% de las veces con incomprensibles mensajes de error en la estrategia de búsqueda, que ninguna ayuda podía solucionar. O, tal vez, torpe que es una.

Pero ahora la nueva base de datos de patentes INVENES -que muy amablemente nos invita la Oficina de Patentes a "consultar por nosotros mismos"-, ha hecho que añore la anterior, con sus errores de búsqueda y sus deficiencias. Desde el primer momento en que hay que intuir que la manera de entrar en la base de datos es pinchar en la "V" del final de la página, en vez de en el enlace que hay justo al lado, ya podemos deducir que la usabilidad no era una de las prioridades de su diseñador. A partir de aquí, la odisea se prolonga durante todo el proceso de búsqueda: qué pasos hay que dar para realizar la búsqueda, qué quiere decir cada icono (¡gracias por los textos que los acompañan!), cómo obtener los documentos en pdf, cómo obtener un listado de documentos con su referencia y su resumen… Y claro, en esta ocasión la ayuda te descubre funcionalidades e iconos que, al menos en mi pantalla, jamás se ven reflejados.

Resultado de búsqueda en la web de Invenes

Es posible que el rechazo en mis primeros contactos con esta base de datos se deba a que, siguiendo la tónica profesional, tampoco me gusten los cambios. O que mi conocida actitud crítica me predisponga contra este nuevo diseño. Pero creo que los problemas que plantea su uso para cualquiera que no sea experto en la consulta de bases de datos y sus intríngulis, hará que más de uno decida desistir del intento y patentar lo patentado.

Mi lucha con esta base de datos, me ha recordado un artículo de Carina Farreras, publicado en el diario La Vanguardia en 1994, titulado "Las empresas europeas pierden unos 3,4 billones en investigar innovaciones ya patentadas". Farreras llamaba la atención en su artículo sobre las pérdidas en tiempo, dinero y recursos humanos que se producían por investigaciones que no eran novedosas, y cómo la Oficina Europea de Patentes intentaba minimizar estas pérdidas con su entonces nueva base de datos de patentes en CD-ROM, entre otros servicios. Este artículo citado por P. Escorsa y R. Maspons en su libro De la Vigilancia Tecnológica a la Inteligencia Competitiva, dejaba muy claro el concepto de Vigilancia Tecnológica y su importancia en el desarrollo tecnológico de una empresa, de una industria o incluso de un país.

Evidentemente, estas cuestiones nimias no se tienen en cuenta en ciertos ambientes. Pero no voy a echar más leña al fuego, que cada cual vea y opine. Lo que está claro, es que esta situación nos beneficia a los documentalistas: si hacen el proceso de búsqueda incomprensible, los profesionales tendremos campo para desplegar nuestras habilidades y no nos quedaremos sin trabajo.

También podría hablar largo y tendido sobre el diseño de las Intranets, pero ¿para qué deprimirnos?

17 comentarios

Cambio de formato, cambio de nombre: del DOGV al DOCV

“Año nuevo, vida nueva”. Eso es al menos, lo que deben haber pensado las autoridades de la Comunidad Valenciana al esperar al cambio de año para hacer efectivo el cambio de nombre del boletín oficial de esta comunidad autónoma (“de ésta, nuestra comunidad”, si me permitís la broma).

Este cambio de denominación de “Diario Oficial de la Generalitat Valenciana” (DOGV) a “Diario Oficial de la Comunidad Valenciana” (DOCV), ha provocado la disconformidad del propio organismo jurídico consultivo de la Comunidad, ya que entra en conflicto con el recientemente aprobado Estatuto de Autonomía. Pero, a la mayoría, estas discrepancias políticas no nos preocupan demasiado y, para nosotros, seguramente seguirá siendo el “doj” (no hay otra forma de pronunciarlo); al igual que el DOUE (Diario Oficial de la Unión Europea), no ha dejado de ser el DOCE (Diario Oficial de la Comunidad Europea) para muchos.

Tengo que reconocer que el cambio de nombre, y su consiguiente polémica, me pasaron totalmente desapercibidos en su momento, seguramente debido a mi costumbre de leer ciertos artículos “en diagonal”, cuando anunciaron a bombo y platillo algo que me parecía mucho más importante: la desaparición del diario en su edición en papel. De momento, el Diario de Sesiones de los Plenos de Les Corts Valencianes va a seguir el mismo camino, respecto a la desaparición de su formato en papel, y ya veremos quién es el siguiente.

Pero no son las cuestiones semánticas ni menos las políticas las que quiero analizar aquí, sino los cambios más drásticos que ha sufrido este boletín oficial al comenzar el nuevo año ya con su versión digital definitiva.

6 comentarios

El modelo de plano esquemático: ideas para un buen diseño web

Toda ciudad desconocida implica un reto de orientación, tanto en lo que se refiere a la utilización de medios de transporte como al mero desplazamiento por sus calles. Acostumbrada a la simplicidad del metro de Valencia, que apenas cuenta con 4 líneas (eso sí, con ramales y terminaciones distintas en una misma línea), la complicación de un trazado de metro como el de Madrid conlleva una gran dificultad.

Sin embargo, en mi reciente visita a Madrid para acudir a las Jornadas de Fesabid, pude constatar que la dificultad no era tal una vez captado el concepto general y comprendido las indicaciones básicas que ofrece su plano y la señalización que se puede encontrar en sus estaciones. Entonces recordé haber leído la revolución que implicó este tipo de plano de metro esquemático cuando en 1931 fue diseñado por Harry Beck para representar la estructura del metro de Londres.

5 comentarios

¡Manda webs! (O cómo llegar a la conclusión que Macromedia Flash salvará a los medios de comunicación de su crisis)

La noticia «El futuro, según Le Monde» no debería impactarme de tal grado puesto que los medios de comunicación la recibieron a través de agencia y la mayoría de ellos la transmitieron tal cual. Me gustaría creer que simplemente el redactor estaba cansado o, tal vez, no supiese muy bien qué diablos estaba haciendo allí, que se tratase de un usuario con un perfil bajo de informática o que tal vez la traducción al francés no fuese demasiado buena. Sin embargo, me temo que en esta ocasión no será así, que Fogel trataba de ser sincero.

Trabajo en un medio de comunicación y trato de estar muy al tanto de qué se mueve en ellos. Qué movimientos entre grupos se producen, los problemas, las compras, los fracasos, las nuevas apuestas… Pero me interesan sobremanera los movimientos que realizan los medios en Internet puesto que son ellos unos de los mayores productores de información de la Red. Critiqué mucho los pasos que dio El País cuando cerró completamente su web al hacerla de pago, consideré interesante que El Mundo mantuviese una parte de su sitio web abierto, aunque se le critique que más parece un puesto de feria con tanto banner publicitario y con una calidad informativa ínfima puesto que la mayoría de sus contenidos son un volcado de lo que se recibe por agencias; o que La Vanguardia cerrase su sitio a suscripción gratuita como el modelo americano del New York Times; además de muchas otros temas que no mencionaré aquí para no abotargaros con tanta referencia cruzada.

3 comentarios

Cómo enlazar correctamente

<a href=»http://www.ejemplo.com»>Ejemplo</a>

Sí, cualquier diseñador e internauta medio se habrá percatado de que se trata del código en HTML que nos permite enlazar hacia un recurso. El código es sencillo, ¿no? De acuerdo, pero cómo lo hacemos usable.

No nos llevemos a engaño, a veces las pequeñas cosas, las que parecen más simples, son las que realmente importan. La utilización escogida de palabras clave para enlazar los textos es algo que es realmente capital tanto para nosotros como para aquel que recibe el enlace. Cualquier administrador de contenidos debería ser consciente de que la selección de una serie de palabras mágicas que enlazarán a los contenidos de otra página o de otro sitio web son determinantes para la valoración de ese recurso.

Pongamos un ejemplo sencillo. Imaginemos que nuestro sitio web dispone de una sección denominada Últimas noticias. Es obvio que el texto del enlace ayuda al visitante a identificar someramente el contenido del recurso de ante mano, sin embargo resulta insuficiente. Imaginemos ahora que el enlace apunta a un artículo que trata sobre “Incendio en la Biblioteca Nacional”. Si para llamar al recurso utilizamos el epígrafe Últimas noticas es más que probable que el usuario pase de largo, puesto que tiene menor factor de impacto que el titular del artículo propiamente dicho.

Y no sólo la utilización de uno o de otro es importante para los visitantes, sino que los buscadores también utilizan los enlaces y cómo se utilizan para dar peso a unas páginas sobre otras. Además, la utilización del titular permitirá al recurso escalar posiciones en los resultados de las búsquedas de los internautas.

Pero, si lo que deseas es embarcarte dentro de una campaña de enlaces verdaderamente efectivos, lo que deberás tener presente es saber escoger perfectamente y con sumo cuidado las frases con palabras clave e incorporarlas a los títulos de los artículos y a los enlaces que utilizarás. Incluso deberás plantearte el hecho de tener que tratar de influenciar a los webmaster que te enlacen para que corrijan sus enlaces si crees que lo hacen incorrectamente.

Título del texto

Incluir palabras clave en el texto resulta muy atractivo para los visitantes y es fundamental dentro de una táctica de marketing para el impacto dentro de los buscadores. Debes de escoger los títulos para tratar de influenciar en la elección de las palabras que un webmaster escogerá para enlazarte.

Esto se debe a que si tu título tiene significado y es útil, otro webmaster tratará de copiártelo, o al menos editarlo lo menos posible, de forma que se ahorra el problema de tener que crear uno nuevo con un contenido más aproximado a lo que quiere transmitir.

Texto del enlace

Podemos tratar dos tipos de enlaces: Internos y los externos. Para algunos buscadores como Google ambos son importantes por lo que vamos a tratar ambos.

Los enlaces internos, los que realizas dentro de tu sitio web, están bajo tu control, así que dispones de oportunidades de usar palabras claves para enriquecerlo. Todavía hay mucha gente que por pereza utiliza frases como “Inicio” o “Leer más”, sin embargo lo recomendable es tratar de evitar estas palabras y usar frases para enriquecer lo más posible el enlace.

Otra buena táctica es introducir cierta variedad lexicográfica dentro del texto que utilizarás para crear tus enlaces. El hecho de escribir con cierta riqueza en el vocabulario de tus artículos, además de decir lo mismo matizándolo desde distintos puntos de vista, atrapará al lector. La variedad en el vocabulario dentro del texto del enlace proveerá de información añadida a los motores de búsqueda.

En cuanto a los enlaces externos, que son los enlaces que recibes a través de otros sitios web, puedes llegar a creer que te encuentras a merced de lo que decidan los webmaster de las páginas que te enlazan, algo que es cierto en parte, aunque existen distintas situaciones en las cuales puedes controlar los enlaces que recibes. Por ejemplo, disponemos de dos:

  • Enlaces recíprocos entre una página web y la tuya, donde puedes pedir que te enlacen de una determinada forma.
  • Listado de directorios donde existe un control editorial y puedes especificar exactamente el texto con el que deseas ser enlazado
7 comentarios
Usamos Cookies - Utilizando este sitio o cerrando este mensaje aceptas nuestra política de Cookies.
Aceptar Cookies
x