Saltar al contenido →

Mes: noviembre 2004

¿El Eurovoc como arma arrojadiza?

Me ha sorprendido una Carta al Director publicada hoy en la edición de la Comunidad Valenciana de El País. En ella, se defiende una edición del Tesauro Eurovoc para el mantenimiento retroactivo de la cooficialidad de la lengua valenciana en la UE. Lo reproducimos por su interés.

Killlilea reconoce el valenciano

Desde el 13 de mayo de 1991, la UE reconoce la denominación del idioma valenciano. En esa fecha el Consell firmó un convenio con la Oficina de Publicaciones de las Comunidades Europeas para traducir en lengua valenciana la segunda edición del documento Tesauro Eurovoc, un indizador o indexador plurilingüe de conceptos. Convenio rubricado por Lucien Emringer como director de esta insititución europea u organismo oficial que autoriza las publicaciones en las lenguas oficiales de los Estados y Regiones y el entonces consejero de Administración Pública Emèrit Bono. Curioso: en Madrid y Valencia gobernaba el PSOE y en Barcelona CiU. Entonces no hubo problema y ahora todo son zancadillas para el valenciano.

En dicho aucerdo no intervino el Gobierno y ni siquiera protestó Catalunya, al contrario que ahora; lo que demuestra que en el tema de la traducción de la Constitución Europea y sus derivaciones la Generalitat es la única institución que tiene competencias, derecho y potestad por lo que no tienen fundamento ni argumento las injerencias, amenazas y quejas de otra autonomía como es Catalunya. Cinco años después, el convenio fue renovado entre la Generalitait y la Oficina de Publicaciones de la Ue. En este caso fue el popular José Joaquín Ripoll el encargado de suscribir el acuerdo.
[…]

Josep Esteve Rico (Elche)

Por si alguien tiene curiosidad sobre la problemática de la lengua de este lado del Mediterráneo, El Mundo publicó un artículo muy interesante.

Comentarios cerrados

Rita Hayworth y la redención de Shawshank

Acabamos con Stephen King, en realidad, buscaba este relato cuando encontré el de Policía de la Biblioteca. Dos al precio de uno. Sinceramente, después de releérmelo os recomiendo que veáis, cosa que ya habréis hecho, la película Cadena Perpetua. Desde luego que la película es superior tanto en la trama como en drama del hombre inocente condenado injustamente.

Pero mientras, un extracto del libro referida a la biblioteca de la prisión donde la historia toma lugar:

7 comentarios

Biblioteca y teatro: la simbiosis perfecta

En la Comunidad Valenciana estamos de enhorabuena. Gracias a un acuerdo entre la Dirección General del Libro y Bibliotecas y Teatres de la Generalitat Valenciana, todos los usuarios de biblioteca poseedores del carnet único de la Red Electrónica de Lectura Pública Valenciana pueden acceder a un descuento del 25 % sobre el precio de las entradas en las salas gestionadas por la Generalitat Valenciana.

En el caso de Valencia, este descuento se aplica en 6 salas: Teatre Principal, Teatre Rialto, Teatre Talía, Sala Matilde Salvador, L’Altre Espai y Sala Moratín. En Alicante, tan sólo en el Teatre Arniches.

Con esta medida la Generalitat Valenciana seguramente pretende incentivar tanto el uso de la biblioteca pública como la asistencia al teatro, que en los últimos años está en perpetua crisis.

Pero lo que más me gusta de este acuerdo entre bibliotecas públicas y teatros es su carácter “democratizador”. Normalmente los descuentos en el teatro siempre han estado dirigidos a sectores específicos de la población: estudiantes y jubilados. Pero, gracias a esta medida, es la primera vez que todos podemos acceder a ese descuento, tan sólo con tener un carnet de biblioteca que puede obtener todo el mundo.

Ahora, el usuario de las bibliotecas públicas valencianas tiene la excusa perfecta para ir al teatro, y el amante del teatro, para hacerse usuario de una biblioteca.

¿A qué estás esperando?

4 comentarios

Desmitificando a Google

Hace unas pocas semanas que escribí un par de artículos en los que trataba de desgranar mi punto de vista sobre la forma de actuar de Google Inc a lo largo de su historia. En estos artículos, trataba de trazar la historia de Google corriendo paralela a la historia de la Red y su supervivencia dentro de la llamada burbuja tecnológica, además de las nuevas novedades que había aportado Google a terrenos que no eran estrictamente suyos. Sin embargo, y a raíz de la publicación de la nueva aplicación de Google, Google Desktop Search, y las discusiones surgidas en la Red a partir de ésta me he estado informando y recuperando información que prácticamente tenía olvidada.

Los rumores de personas que denunciaban que se habían instalado la aplicación para la búsqueda dentro del PC y que se habían encontrado con la sorpresa, si tenían instalado un firewall, de que Desktop Search transmitía información a Google, ¿se trataba de spyware?. Minid, uno de los bloggers más influyentes de la blogosfera hispana, desaconsejaba instalarlo por considerarlo spyware. La noticia corrió como la pólvora, algunos encontraron referencias a ficheros personales hasta dentro del propio Google. Imaginemos ahora que alguien está desarrollando una tesis, ¿qué le supone encontrarse con ficheros caché de word dentro de Google? ¿Sería una publicación previa considerada como un e-print?

5 comentarios

Para alcanzar la felicidad…

De vez en cuando surgen noticias sobre los riesgos para la salud que implican ciertos trabajos, los accidentes laborales más habituales o si “tal profesión” o “tal otra” tiene un factor de estrés o de depresión elevado. Y entonces me he preguntado cuáles serían las enfermedades más características que padecen los bibliotecarios y documentalistas, o qué lugar ocuparíamos en el ranking de estresados.

Respecto a algunas de las patologías que sufrimos los que nos dedicamos a esta profesión, están claras, o al menos para mí: las cervicales y la espalda destrozadas, de estar tantas horas delante de un ordenador, y la vista cansada al final del día, por la misma razón. Lo que no sabía, aunque me encanta mi profesión, es que el ejercicio de la biblioteconomía proporciona la felicidad.

Eso es, al menos, lo que opina Andrea Capdevila, un bibliotecario de un colegio del Condado de Orange, en California, que confiesa que la profesión de bibliotecario le ha proporcionado tantas satisfacciones que han hecho de él “el hombre más feliz del mundo”. Según sus declaraciones, lo que más le gusta de su profesión es ayudar a los estudiantes:

Me miro al espejo cuando llego a casa y sé que hice un buen trabajo. Para mí es el mejor trabajo en el mundo. Yo les enseño cómo encontrar lo que buscan.

De por sí, ya resulta curioso que entrevisten a un bibliotecario, más aún si no se trata del jefazo de una biblioteca universitaria o nacional, pero lo realmente curioso es que la entrevista esté enfocada a resaltar que esta profesión puede aportar muchas satisfacciones a quien la ejerce.

Si se trata de una campaña para promocionar la profesión de bibliotecario, no está mal. A mí, por lo menos, me ha convencido.

3 comentarios
Usamos Cookies - Utilizando este sitio o cerrando este mensaje aceptas nuestra política de Cookies.
Aceptar Cookies
x