Saltar al contenido →

Mes: febrero 2006

A la biblioteca no se acude a ver pornografía

The Washington Post recogía el pasado 17 de febrero un incidente sucedido el 9 en la biblioteca pública de Little Falls en Bethesda (Washington), cuando dos agentes de la división de seguridad del Departamento Homeland Security del Condado de Montgomery (Un cuerpo de seguridad del Estado de EEUU que patrulla edificios públicos en la lucha contra el terrorismo) entraron en la biblioteca advirtiendo que estaba prohibido el visionado de pornografía a través de los ordenadores de la misma.

Cuando uno de los usuarios advirtió a los agentes que no tenían competencia para realizar tales aseveraciones, le replicaron que se marchase fuera de la biblioteca. Por supuesto que el bibliotecario intervino y los tres acabaron discutiendo dentro del área de trabajo de la biblioteca hasta que la policía intervino. La conclusión a la que llegaron es que el cuerpo del Departamento Homeland Security no tenía competencias sobre la aplicación de leyes de decencia que regulan la pornografía. Finalmente, las autoridades del Departamento condenaron el hecho y los dos agentes han sido reasignados tras el incidente bibliotecario.

También lo comenta Jorge Cortell

5 comentarios

El lado oscuro de la Blogosfera (I) — Spam Blogs: ¿La blogosfera se contrae?

Huelga decir que uno de los mayores problemas ante los que se enfrenta cada bloguer son los spammers y su infinidad de falsos comentarios que nos dejan ya sea manualmente o mediante bots. Más allá de ser un problema constante, según una bitácora se va haciendo veterana, el problema se va acrecentando hasta tal punto que la tarea diaria de ir borrando uno a uno cada falso comentario se hace un tanto tediosa. Desde luego que dejar nuestro blog a la suerte del spamming no es un acierto, ya que estos falsos comentarios lo ensucian la bitácora y, si ya de por sí resultan desagradables para nuestros visitantes, los buscadores bien pueden llegar a penalizarnos en su justo derecho puesto que es nuestra responsabilidad adecentar nuestras bitácoras. Estos falsos comentarios son verdaders quebraderos de cabeza que pueden llegar a extremos insoportables e incluso obligar a los propios bloguers se ven obligados a disculparse ante sus lectores ante tal desaguisado.

Sin embargo, el problema del spam en la blogosfera va mucho más allá de los casos individuales reflejados en los comentarios de cada weblog. Los propios buscadores han desarrollado herramientas en su lucha contra los blogs cuyo objetivo final es el spamming per se. David Sifry, el máximo responsable de Technorati (uno de los más importantes motores de búsqueda en blogs), realizaba la distinción entre dos tipos de falsos blogs: los Spam Blogs (Splogs) y los Fake Blogs (Flogs).

4 comentarios

Algunos blogs que me han influido y ayudado

No es necesario afirmar aquí que no soy del gusto de una de las actividades que más agradan en la blogosfera: Los memes. Los memes suelen ser pequeñas confesiones que los bloguers realizan por invitación, y aunque tampoco es obligatorio recoger el guante, si no contestas sueles quedar en mal lugar y pasar por ser un tanto anti-social. Sobre tipologías de memes, hay de todo tipo y gustos (Os incluyo algunos recientes), así disponemos de algunos relativos a navegadores, musicales, alrededor de un número e incluso sexuales.

En cualquier caso, uno de aquellos memes que se inició estas pasadas navidades que me comprometí a recoger, aunque nadie me invitó a contestar, fue el de los blogs que me han influido y ayudado. Este podría parecer ser un texto de compromiso, ya que deberíamos intentar incluir al máximo número de blogs, sin embargo me parece que voy a pasar de nuevo por huraño y me quedaré con un puñado de ellos.

Es obvio que los blogs que son importantes e interesantes para mí, que visito muy frecuentemente, se encuentran en el blogroll de esta misma bitácora. Reiterar lo obvio, sería innecesario por tanto, pero no es del todo cierto. Por ejemplo, echo a faltar Periodistas 21 que por la profesión que desempeño suelo visitar frecuentemente y no se encuentra incluido. Eso sí, no falta Blogpocket que suele tratar temas sobre la Blogosfera y WordPress que me suelen poner al día de las corrientes que van surgiendo dentro de ella. Si sucede que a La locura de los blogs dentro de uno se le pasa algo por alto, siempre queda Mangas Verdes que es frecuente que sea el primero en lanzar alguna noticia interesante sobre WordPress (El sistema de gestión de contenidos de esta bitácora).

Pasando a ser reiterativo, ya que Microsiervos es muy citado, hemos adoptado en este blog muchas de las consideraciones y perspectivas que desde este sitio se han lanzado. Así, nos añadimos al wiki de las bitácoras que no incluyen publicidad y al wiki de los weblogs que ofrecen sus estadísticas públicas, ya que consideramos que la transparencia debería ser uno de los baluartes de la blogosfera.

Por otro lado, envidio el nivel de compromiso y constancia que el profesor Enrique Dans o las chicas de Deakialli Documental mantienen en sus respectivos blogs que parecen no poder agotarse nunca, así como los muy veteranos ya, Diego Martín Lafuente o, los más cercanos temáticamente, Javier Leiva o Fernando Siles (a.k.a. Bárbol) y su gente de Véase Además.

Y, sí, debemos nuestro punto crítico, nuestra mirada desengañada, aunque no decepcionada, de la blogosfera a Bicubic. Un blog que trata de poner los puntos sobre las íes dentro de ella que a pesar de que no comulgue necesariamente con todo lo que afirme Sam Regis, considero que es una bitácora completamente necesaria y de lectura obligatoria.

2 comentarios

Recogida de firmas por la lectura

Aunque es un tema muy recurrente, muchos humoristas gráficos acuden al chiste, que no deberíamos considerar en ningún caso fácil, de que en España no se lee o se lee poco, por lo que no veo porqué no deberíamos incluir este chiste aparecido en la revista Magazine del 12 de febrero de este año del Mago Asín. Aunque dispone de cierto transfondo político sobre la recogida de firmas que está realizando el Partido Popular contra la aprobación de la Reforma del Estatuto de Cataluña,  el personaje de Ortifus, del que ya recogimos otro chiste, acude en auxilio de aquellos que necesitan de su presencia con una mirada sarcástica.

En España, donde todo parece ser opinable, que nos agrada que nos ofrezcan todo bien masticado e incluso digerido, a veces olvidamos que debemos acudir a la fuente principal – al texto puro, aunque de vez en cuando un tanto duro para la mayoría de nosotros – para poder formarnos una opinión correcta de lo que se está tratando. La mirada de Ortifus es por lo tanto mordaz.

 

Mago Asín

Un comentario

Desayuno con diamantes en una biblioteca pública

Desayuno con diamantes es una película del director Blake Edwards que trata la relación que se establecerá entre dos personas aparentemente distintas, pero que no se atreven a tomar las riendas de sus vidas.  Audrey Hepburn interpreta el papel de  Holly Golightly, una mujer un tanto alocada que se codea con la alta sociedad de Nueva York que sólo parece preocuparse por los hombres según el tamaño de su cartera; por otro lado, George Peppard es Paul Varjak, un escritor que, a pesar de disponer de un libro publicado tiene completamente abandonada su faceta de narrador, es mantenido por una acaudalada mujer. Estos dos personajes entablarán una relación amistosa que se irá haciendo más próxima según avanza la película, Paul retomará su pluma precisamente gracias a la inspiración que su nueva amiga le aporta.

La película se desarrolla y una mañana Paul recibe un cheque de 50 dólares por parte de un editor como pago por uno de sus cuentos recién escritos. Ante su alegría, él y Holly se proponen hacer durante toda la mañana cosas que uno u otro no habían realizado antes en la ciudad. Por ejemplo, Holly apuesta por pasear por la ciudad de Nueva York por la mañana o entrar en Tiffany’s y comprar cualquier cosa con 10 dólares, mientras que Paul decide que acudan a la biblioteca pública.

Allí, ante los armarios de fichas catalográficas buscan en el catálogo de autoridades y encuentran el registro del libro de Paul Nueve Vidas y decide pedirlo en préstamo para regocijo de Holly. Extrayendo todo el cajón del armario y depositándolo sobre un mostrador, rellena una petición y la entregan. En la siguiente escena, ambos están sentados pacientemente, esperando su turno hasta que su número se ilumina en un panel y los dos se acercan al mostrador donde una bibliotecaria les atiende ofreciéndoles el libro.

Holly con jolgorio le informa a la bibliotecaria que tiene en frente al autor del libro que van a tomar prestado, mientras que ésta le recrimina que no haga tanto ruido. Mientras Paul, animado por Holly, decide escribir una dedicatoria en la portada del libro, la bibliotecaria un tanto sorprendida ante un comportamiento tan estrafalario no se percata de lo que el hombre se encuentra haciendo hasta que ya es tarde. Alarmada, le indica que está dañando una propiedad pública que podría ser denunciable. Finalmente, el libro se queda en la biblioteca y, en su marcha, Holly sentencia que en Tiffany’s son más simpáticos que en las bibliotecas públicas.

3 comentarios

Proyecto de ley de creación del Colegio Oficial de Bibliotecarios y Documentalistas de la Comunidad Valenciana

Gracias a Catuxa que nos mantiene informados de lo que ocurre en nuestra propia casa, nos enteramos de que el gobierno valenciano ha aprobado el proyecto de ley de creación del Colegio Oficial de Bibliotecarios y Documentalistas de la Comunidad Valenciana, que posteriormente será remitido a las Cortes Valencianas.

Cuando nos lo hayamos mirado bien a fondo, ya comentaremos que hay de bueno o malo en este proyecto. Y también os mantendremos informados de su evolución.

8 comentarios

DE BENE DISPONENDA BIBLIOTHECA

Esta va a ser, espero, la última vez que haga referencia al estupendo libro de Francisco Mendoza Díaz-Maroto, La Pasión por los Libros, que nos sirve como una somera, pero muy interesante, introducción a la Bibliofilia. Como nos podemos imaginar, los amantes de los libros, además de tener ingentes cantidades de ellos, también gustan de tenerlos organizados, así que deben de desarrollar técnicas para catalogarlos y clasificarlos. Los bibliotecarios hemos desarrollado estas técnicas que estudiamos bajo el nombre de Biblioteconomía, pero los bibliófilos deben de tratar de solucionar sus problemas por ellos mismos y Mendoza Díaz-Maroto aporta algunas ideas. Es ahí de donde extraigo sus ideas y sus conclusiones, robándole el título de un breve apartado, que sin embargo encontraréis al menos curioso. Debo de señalar que el libro está escrito en un lenguaje ameno y divertido, alejándose de la seriedad, así que no os asustéis si os escandaliza algo de lo que vais a leer.

Como es bastante obvio que a los bibliófilos les gusta tener su colección ordenada, no dudan en aprender un poco de, al menos, latín para manejarse con los nombres antiguos y, de esta forma, poder manejar los lugares de impresión de los ejemplares. Algunos tratan de ir un poco más allá e incluso aprenden a catalogar por sí mismos. A pesar de que el autor aconseja acudir a los manuales destinados a los bibliotecarios, no dejar de observar que esas Reglas de Catalogación que nosotros debemos seguir a pies juntillas, no son del acomodo de los bibliófilos y mucho menos las normas destinadas a la catalogación de los incunables y los libros antiguos, es decir, las ISBD (A). De esta forma, el autor señala algunos de los fallos más evidentes de esta normativa como relegar a nota la secuencia de signaturas, o llamar hojas a los folios o incluso abreviar hoja en hoj.

2 comentarios
Usamos Cookies - Utilizando este sitio o cerrando este mensaje aceptas nuestra política de Cookies.
Aceptar Cookies
x