Saltar al contenido →

Mes: abril 2006

Qué es fuente de información en Internet

Puede llegar a suceder que un profesor de secundaria descubra que los trabajos sobre la lectura del libro Lazarillo de Tormes de sus alumnos son en su mayor parte clones los unos de los otros. Y no es que los estudiantes se hayan lanzado a la desventura de copiarse los unos a los otros, ya se trate mediante a el cada vez más decayente mercadeo de disquetes, correos electrónicos o la más actual puesta en común en el Messenger; simplemente sucedió que teclearon la misma frase en el mismo buscador y acudieron a la misma fuente sin contemplar otras alternativas.

Desde luego que la reiterada torpeza cometida por los jóvenes al no contrastar y enriquecer sus fuentes no es del todo culpa suya, ya que los buscadores de Internet son una herramienta universal, rápida y en muchas ocasiones eficaces; pero en general el ser humano gusta de dejarlo todo para el último momento por lo que la visita a una biblioteca y sus diversas fuentes queda casi descartado cuando el trabajo hay que entregarlo para el día siguiente. Sin embargo, la utilización de Internet como una fuente de información para ciertos trabajos constituye un arma de doble filo y debemos ser cuidadosos a la hora de escoger qué documentos nos son útiles y cuáles no.

Como es bien sabido, la fiabilidad y el rigor de las fuentes de Internet deben ser tenidas en cuenta a la hora de citarlas y la red de redes no es una excepción, así que María Rubio Lacoba nos ofrece en el libro Teoría y Práctica de la Documentación Informativa (ISBN: 84-344-1293-4) algunas pistas para poder identificar lo que puede ser considerado como fuente, o no, en Internet.

7 comentarios

Grouñidos en la biblioteca

Enrique Ventura y Miguel Ángel Nieto son los dibujantes de Grouñidos en el Desierto, serie aparecida por primera vez en 1980, que se publica semanalmente en la revista cómica El Jueves. Al contrario de lo que pueda parecer, el personaje no es Groucho Marx, si no Julius un personaje que se parece mucho a Groucho, o viceversa.

En esta ocasión, Julius visita una biblioteca con un punto un tanto surrealista.

 

Groucho visita una biblioteca

4 comentarios

El cementerio de los libros olvidados

Este lugar [El cementerio de los libros olvidados] es un misterio, Daniel, es un santuario. Cada libro, cada uno que ves, tiene alma. El alma de quien lo escribió, y el alma de quienes lo leyeron y vivieron y soñaron con él. Cada vez que un libro cambia de manos, cada vez que alguien desliza la mirada por sus páginas, su espíritu crece y se hace fuerte. Hace ya muchos años, cuando mi padre me trajo por primera vez aquí, este lugar ya era viejo. Quizá tan viejo como la misma ciudad. Nadie sabe a ciencia cierta desde cuándo existe, o quiénes lo crearon. Te diré lo que mi padre me dijo a mí. Cuando una biblioteca desaparece, cuando una librería cierra sus puertas, cuando un libro se pierde en el olvido, los que conocemos este lugar, los guardianes, nos aseguramos de que llegue aquí. En este lugar, los libros que ya nadie recuerda, los libros que se han perdido en el tiempo viven para siempre, esperando llegar algún día a las manos de un nuevo lector, de un nuevo espíritu. En la tienda nosotros los vendemos y los compramos, pero en realidad los libros no tienen dueño. Cada libro que ves aquí ha sido el mejor amigo de alguien. Ahora sólo nos tienen a nosotros, Daniel.

RUIZ ZAFÓN, Carlos. La sombra del viento. Barcelona: Círculo de lectores, 2002. pp. 9-10

Hoy se celebra el día del libro, así que ya sabéis lo que tenéis que hacer. ¡Comprad uno (o dos)!

19 comentarios

Google Scholar, ¿a hombros de gigantes?

No me hizo falta acudir a Google Dirson, un blog especializado en todo lo relativo a Google, para descubrir que el buscador específico de artículos científicos, llamado Google Scholar en su versión anglosajona, de la empresa de California se encontraba disponible en español. Lo curioso es que, al llevarlo al castellano, sus responsables han decidido rebautizarlo con el nombre de Google Académico, por lo que tiene cierta lógica que el lema de la versión inglesa (Stand on the shoulders of giants), tuviese que ser o bien traducido o bien eliminado. Parece ser que la traducción ha sido la elección que se ha adoptado, por lo que el lema del Google Académico queda como "A hombros de gigantes".

Esta anécdota no tuviese la menor importancia, si no fuese porque Standing on the shoulders of giants es una frase frecuentemente atribuida a Isaac Newton (If I have seen a little further it is by standing on the shoulders of Giants) que en realidad tiene precedentes anteriores. De hecho, la frase es una metáfora de enanos mirando encaramados a los hombros de un gigante de forma que ellos puede ver más allá y a una mayor distancia. Sin embargo, el primer antecedente de la metáfora se atribuye a Bernard of Chartres que la utilizó en el siglo XII y que posteriormente utilizarían Didacus Stella, Robert Burton y George Herbert antes que Newton y, consecuentemente, que se hiciese famosa.

Pero, por lo visto, la idea de los enanos y los gigantes gusta mucho en el mundo anglosajón, así las monedas de dos libras esterlinas tienen la frase grabada en sus cantos como homenaje al físico. Por otro lado, la cita ha sido utilizada en la música en diversas ocasiones. Primero, por el grupo estadounidense R.E.M., que en la canción King of Birds utiliza la rima "standing on the shoulders of giants / leaves me cold", y segundo por el grupo británico Oasis que la utilizó para bautizar su tercer disco, Standing on the Shoulder of Giants, lanzado en febrero de 2000.

Así pues, Google quiere ver más allá de lo obvio de Internet, de la información que los medios de comunicación publican, la que subimos diariamente las personas o las empresas. Google tiene un proyecto mucho más ambicioso que todo eso, quiere encaramarse a los hombros de los científicos y de los académicos, quiere hacer de esta información (libros, tesis, publicaciones, resúmenes o informes especializados) un aparte para poder ver más allá. Ahora en castellano, claro.

5 comentarios

Este bibliotecario es un monstruo

Bien sabemos que los biblotecarios nunca han tenido una buena imagen en la sociedad. Por ejemplo, Calvin & Hobbes ya mostraban su alarma ante el riesgo de tortura cuando descubrieron que se les había olvidado que tenían que devolver un libro a la biblioteca, pero que un bibliotecario llegase a ser realmente un ser monstruoso, a no ser que fuese en una película de vampiros, creo que jamás se había dado hasta este momento.

R.L. Stine es un conocido escritor de literatura de terror infantil que ha escrito distintas series destinadas a horquillas de edades adolescentes y pre-adolescentes. Entre las editadas en España, nos encontramos con Pesadillas, Escalofríos o la Calle del Terror, cuyo éxito sorprendió a la propia editorial antes de que se comenzase a editar otro de los éxitos editoriales juveniles más importantes de los últimos años y que todavía no ha llegado a su final: Harry Potter.

Ante tanto niño enganchado a la lectura, que nadie criticó ni yo tampoco por supuesto, los investigadores trataron de buscar explicaciones al éxito de este tipo de literatura y llegaron a una conclusión sorprendente: Simplemente, se trataba de escribir una y otra vez el mismo tipo de libro. Y digo sorprendentemente porque esta situación no difiere en exceso de la literatura adulta en la que los escritores suelen repetir los mismos esquemas y patrones buscando la satisfacción de cierto tipo de público.

4 comentarios

“The Search”: Un libro sobre Google

La cita que inaugura el primer capítulo del libro de John Battelle, The Database of Intentions, es un avance de lo que vendrá después. Relatar la historia del buscador que revolucionó Internet nada más aparecer, cuya primera publicidad fue el boca a boca de los entusiastas que descubrían su efectividad, no debe ser nada sencilla. Y es que Google es, a día de hoy, sinónimo de buscar información en Internet y tener la certeza de encontrarla

El buscador es el lugar desde el cual se trata de forjar una nueva forma de hacer negocios, con mayor o menor fortuna, una nueva filosofía por y para la Red que trata de ser resumida en una sola frase Don’t be evil (No seas malo). La cita, que es la siguiente, nos abre el apetito conscientes de que nos estamos sumergiendo en una historia fascinante que actualmente se está escribiendo y que este libro refleja su punto álgido:

The library of Alexandria was the first time humanity attempted to bring the sum total of human knowledge together in one place at one time. Our latest attempt? Google.

Brewster Kahle, entrepreneur and founder, the Internet Archive

6 comentarios

Y, además, fueron bibliotecarios…

En el blog La Imagen Social del Bibliotecario, que por otro lado ha comenzado su andadura con fuerza, nos ofrecen una serie de textos encuadrados bajo el epígrafe "Célebres, pero por otra cosa". Dentro de ella, nos recogen algunos personajes famosos, sean reales o de ficción, que además fueron o intentaron llegar a ser bibliotecarios.

Una lectura más que recomendable, a la par que curiosa. De momento, el texto está dividido en 8 entregas, aunque es probable que su autor las aumente con el tiempo:

  1. Arlo Guthrie, Lao-Tse, Georges Perec, Mike Tyson, Stephen King
  2. Giacomo Casanova, Papa Pío XI, Mao Tse-tung, Benjamin Franklin, Inmaculada Contreras 
  3. Jorge Luis Borges, Batgirl, Hector Berlioz, Laura Bush, Robert Burton
  4. Gloria Fuertes, August Strindberg, Bud Spencer, David Hume, John Edgar Hoover 
  5. Papa Nicolás V, Anti-Papa Anastasio el Bibliotecario, Abadesa Santa Matilde de Hackeborn, La Puta Bibliotecaria
  6. Jacob Grimm y Wilhelm Grimm, Golda Meir, Alexander Solzhenitsyn, Pío Moa
  7. Johann Wolfgang von Goethe, Bibliotecario de la Universidad Invisible, José Martínez Ruiz "Azorín", Hilda Guevara, Reinaldo Arenas
  8. Benito Arias Montano, Georges Bataille, Johann Christian Friedrich Hölderlin, Marcel Duchamp, Mateo Morral
Comentarios cerrados
Usamos Cookies - Utilizando este sitio o cerrando este mensaje aceptas nuestra política de Cookies.
Aceptar Cookies
x