Saltar al contenido →

Mes: enero 2008

La necesidad de normalizar tu firma a la hora de publicar

Como autor neófito en esto de publicar textos en "formato atómico", me he dado cuenta de tres cosas:

  1. Es difícil que te publiquen una idea.
  2. Es difícil escribir para una publicación impresa.
  3. Es difícil que acierten con tu nombre.

Porque de mis dos paupérrimos textos publicados, no parece que nadie acierte con el nombre del autor. Si tenemos presente que los documentalistas y los bibliotecarios han sido los primeros en tratar de formalizar y normalizar la forma en que los autores publican sus textos, en mi caso, como diría Álvaro Roldán, en casa del herrero, cuchillo de palo.

Como autor, he sido un poco dejado en cuanto a mi firma. El primero de ellos, Los bibliotecarios sin Gutenberg, lo firmé como Marcos Ros junto con la dirección de este blog porque así ha sido siempre como he firmado mis textos considerando innecesario el apellido materno. Sin embargo, pronto me percaté de mi error y ante la segunda oportunidad que tuve de publicar, el texto era La Web 2.0 más productiva, ya me decanté por el nombre completo Marcos Ros Martín. Así pues tenemos dos variaciones de firmas en dos artículos para una misma persona.

Sin embargo, he asistido sorprendido a la vez que un poco divertido cómo he sido rebautizado en distintas ocasiones. La primera vez que detecté el error fue en el blog DosPuntoCero, haciendo referencia al número especial sobre la Web 2.0 de la revista Educación y Biblioteca, entonces me llamaron Marcos Ros García.

Obviamente, este desliz no tiene la menor importancia, pero el cariz cambia cuando en Dialnet mi nombre es, en realidad, Marcos Ros Martínez.

Donde tampoco sucedería nada, si no fuese porque se asigna a Marcos Ros Sempere, que ha publicado otro texto, un artículo mío.

Así pues, me encuentro con dos artículos publicados en los que se me referencia con tres nombres diferentes, lo cual me lleva a considerar seriamente la normalización de mi firma, tal y como se recomendaba en el último número de El Profesional de la Información dentro del texto Normalización de la información: la aportación de IraLIS, por lo que me he dado de alta. Las razones (aunque se intuyen):

Los autores que firman con todo su nombre oficial (tal como figura en su DNI, pasaporte, carnet de conducir, tarjeta de la Seguridad Social, etc.) se encuentran a menudo con la desagradable sorpresa de que sus trabajos publicados en revistas aparecen referenciados en los buscadores, en los depósitos OAI y en las bases de datos internacionales de diferentes formas –según lo haya interpretado el productor de la base de datos o recurso de que se trate-, por lo que recopilar su bibliografía personal es en ocasiones muy difícil.

El hecho de que una firma esté compuesta por muchos elementos contribuye, además, a que el autor firme sus trabajos de distintas formas.

Así pues, ya soy Marcos Ros-Martín, incluso dentro de este blog, por si algún otro día publicamos algo de interés. ¿Próximo paso?, ahora que también he corregido mi ficha en eLis. ¿Una ficha en el directorio Exit? No, creo que todavía no somos dignos.

Actualización (30/1/2008): Parece que tras la publicación de este post los bibliotecarios se han puesto manos a la obra y han arreglado el desaguisado. ¡Muchas gracias!

Un comentario

La Web 2.0 más productiva

Gracias a Dídac Margaix, que ha tenido la amabilidad de escanearme mi propio artículo, os puedo dejar aquí, para descargar, mi contribución al número 161 de la revista Educación y Biblioteca dedicado a la Web 2.0 publicado el pasado mes de septiembre de 2007.

Mi texto llevaba por título La Web 2.0 más productiva y trataba de reflejar distintas herramientas que podemos aplicar para el desempeño de nuestras tareas laborales diarias como profesionales de la información. Espero que os resulte interesante.

2 comentarios

Domain Hack, deconstruyendo el nombre de un dominio

Matt Mullenweg, fundador y desarrollador de WordPress, nos relataba en su blog esta misma semana que había cambiado de dominio. Una de las curiosidades que arguïa en su texto era la cantidad de errores que había detectado en textos periodísticos asignándole el dominio .COM cuando su blog disponía del domino . NET, por lo que, imagino que entre cansado y divertido, ha decidido abandonar su dirección web, que tenía desde hacía 6 años, "http://photomatt.net/", por un dominio adquirido en Trinidad y Tobago por lo que su nueva web es "http://ma.tt". A esto se le denomina Domain Hack y su definición nos dice que se trata de un dominio de internet que tiene forma de una palabra completa.

Antes que nada, hay que aclarar que un dominio de Internet es un nombre base que agrupa a un conjunto de equipos o dispositivos y que permite proporcionar nombres de equipo más fácilmente recordables en lugar de una dirección IP numérica. Es decir, cuando accedéis a la dirección "http://www.elpais.com" estáis solicitando datos a un ordenador (servidor) que dispone de un número identificativo único (Dirección IP), pero que ha sido renombrado de forma usable para los seres humanos, esto es elpais.com.

Existe una lista de dominios de Internet válidos que sirven para identificar (Más o menos) la localización geográfica o el propósito de el sitio web. Así, por ejemplo, los dominios .COM se trataría dominios genéricos de webs con fines comerciales y los .NET estarían dedicados para la infraestructura de red, por otro lado los .ES serían dominios de nivel superior geográfico que correspondería a páginas web españolas. Sin embargo, es bastante obvio que la disponibilidad de nombres para dominios es escasa, además de que se ha convertido en un negocio el registrar un dominio para después revenderlo al mejor postor.

Por ejemplo, imaginemos que queremos comprar el dominio Bonito. Si realizamos una búsqueda para su registro, descubriremos que Bonito tiene casi todos sus dominios genéricos ocupados (Bonito.com, Bonito.net, Bonito.es, Bonito.org), pero se da la circunstancia que queremos necesariamente que nuestra web se llame de esta forma. Podemos hacer dos cosas, la primera sería tratar de recomprar el dominio a su propietario o bien truncar el dominio hasta conseguir una denominación que nos guste. La idea (Domain Hack) es coger la palabra y descomponerla jugando con las distintas posibilidades que disponemos para truncarlo. Así, por ejemplo, Matt ha contratado el dominio MA en el país Trinidad y Tobago (.TT), lo que resulta es el dominio ma.tt (Se supone que muy fácil de recordar).  Por supuesto que tenemos más ejemplos, y más conocidos, como el de las webs del.icio.us o blo.gs.

Pero si no sabemos por dónde empezar, podemos utilizar la herramienta Domain Hacks que nos truncará la palabra que escojamos ofreciéndonos algunas sugerencias. De esta manera, para nuestra palabra "Bonito" dispondríamos de cuatro dominios para otros tantos países.

Domain Name Top-Level Domain
http://boni.to/ boni.to .to Tonga
http://bon.it/o/ bon.it .it Italy
http://bo.ni/to/ bo.ni .ni Nicaragua
http://x.bo/nito/ x.bo .bo Bolivia

Claro que esto tiene varios peros. El primero es encontrar una empresa registradora de dominios de confianza en los países señalados, mientras que el otro consistiría en que nuestros visitantes puede que se equivoquen a la hora de escribir nuestro dominio en su barra de direcciones del navegador (aquellos que no utilicen la caja de búsqueda de Google para tal fin). Es posible que se equivoquen a la hora de deletrearlo y que acaben en otra página web que no sea la nuestra, lo que, por otro lado, es bastante frecuente en páginas webs conocidas, como Google, y genera un tráfico de visitantes residual que se aprovechan un puñado de dominios para su propio beneficio. A esto se denomina Typosquatting.

3 comentarios

Moderación de los comentarios en los blogs: ¿Precaución o censura?

¿Sabes cómo se suicidaría un bloguer?
Se subiría a su ego y se lanzaría al vacío.

Hace ya un tiempo que escribimos un texto reclamando el desarrollo de la tarea que en blogging se denomina Comment Gardening que se trata ni más ni menos de cuidar los comentarios que recibes en tu blog. Hasta este momento, nunca habíamos borrado un comentario "serio", o pasarlo en moderación, aunque sí que habíamos hecho lo procedente con el spam o los hoygan que nada aportan. Sin embargo, ayer recibimos una denuncia y consideramos procedente tener que abandonarla en moderación no permitiendo su visionado.

Ya son varios los distintos biblioblogs que han considerado la publicación de una nota legal sobre su uso por parte de los visitantes para evitarse estos malos tragos y, en ocasiones, sorprenden por la contundencia de ello (Por ejemplo, en Deakialli o en Documentación). Cuando una persona mantiene un blog, no cree que vaya a tener ningún problema fuera de la Red si es un poco cauto y publica con tiento, pero los comentarios recibidos ante un texto publicado son harina de otro costal y, aunque no los publiquemos nosotros, tenemos cierta responsabilidad subsidiaria sobre ellos y, para evitar algunos líos innecesarios, aquellos que consideremos incorrectos o no procedentes debemos evitar su publicación dentro de este sitio web. Por supuesto que todo lector está advertido de esta posibilidad justo debajo de las cajas de texto del formulario para publicar un comentario presente en todos los posts:

ATENCION – En ocasiones, los comentarios se moderan, lo que significa que si tu comentario no se publica inmediatamente, aunque lo normal es que sí que lo haga, es que es sospechoso de ser Spam. Pero no te preocupes, no hace falta que lo reenvíes, ni que escribas desconsolado por la pérdida de tu texto, seguramente aparecerá publicado en breve, en cuanto hayamos tenido tiempo de revisarlo.

Los autores de este blog no se responsabilizan de las opiniones y comentarios vertidos por los usuarios. Cualquier sugerencia será bien recibida.

Aunque advertimos que no nos responsabilizamos de vuestras opiniones, no podemos asegurar que la Justicia lo considere así y, por ello, a pesar de almacenar vuestras direcciones IPs, aquello que consideremos improcedente o incorrecto por su naturaleza deberá de ser necesariamente moderado.

Decimos esto porque recientemente un visitante dejó una denuncia en un texto que habíamos recogido sobre las deficiencias de la Biblioteca Valenciana. Esta noticia no era nuestra, se publicaba dentro de un medio de comunicación de la Comunidad Valenciana, pero por su interés la publicamos en esta bitácora. Lo que sucedió es que este visitante publicó un comentario refiriéndose a una situación de la que tenía conocimiento sobre un caso de mobbing, como él definió, en una biblioteca municipal cuyo municipio identificó claramente y que, según su versión, era un caso de favoritismo y enchufismo.

Por descontado que no dudamos de que el hecho sea verídico, pero no tenemos ni la capacidad ni los recursos para contrastar esa información que tal vez debería dirigir hacia otras instituciones u organismos. Desde nuestra posición es tremendamente complicado mantener publicada la denuncia que este visitante, que ni siquiera se identificó y publicó su comentario bajo seudónimo; y por ello debemos moderar el comentario y no publicarlo en este blog.

6 comentarios

¿Web 2.0? ¡Antiguo! En 2008 se habla de Redes Sociales

Qué crueldad esto de la obsolescencia programada de la terminología, cuando ya hemos leído, estudiado e incluso escrito, ingentes documentos sobre un término o un concepto nuevo – sí, hablo de la Web 2.0de repente se desvanece, parece aburrido y puede que incluso reiterativo. Pero la Web 2.0 ya tenía fecha de caducidad, sólo hay que ver el gráfico publicado el año pasado por Radar Networks con la evolución prevista de la web. Consultándolo a la Web 2.0 le quedan dos años, pero puede que no pase de éste.

Evolución prevista de la web

Porque si al principio fue la blogosfera, tampoco hace tanto cuando se empezaron a publicar libros sobre ella, para ser engullida en atención mediática por la Web 2.0, ahora todo nuevo proyecto en Internet debe llevar la etiqueta Red Social para resultar medianamente interesante y, por lo tanto, atraer inversores. Tanto es así que incluso los blogs más importantes están llevando a cabo distintas iniciativas para crear una Red Social en torno a sus comentaristas y su comunidad de lectores. Este es el caso, por ejemplo, de OpenID y la empresa de nanomedios Weblogs SL que decidió integrar este sistema de identificación abierto para todos sus blogs.

Pero, ¿qué es eso de las redes sociales en Internet? Fundamentalmente, se trataría de páginas web donde se utiliza el alcance de Internet para facilitar la ampliación del círculo de contactos y poder compartir intereses, de la naturaleza que sean, con un gran número de personas sin ninguna limitación física o temporal. Las redes sociales parten de la teoría de los seis grados de separación, según la cual cualquier persona del planeta está conectada a otra por sólo seis pasos entre gente que se conoce.

De esta forma, si los blogs han permitido la creación de un universo en la Red donde cada internauta publica su diario personal, sus ideas sobre su profesión o su particular ‘visión del mundo’, las redes sociales fomentan la posibilidad de estrechar vínculos desconocidos y dispersos, crear un espacio para compartir conocimiento, intereses o aficiones. Principalmente, hay tres tipos de redes sociales:

  • Comunicación que nos ayudan a poner en común conocimientos y experiencias.
  • Comunidad que nos permiten encontrar e integrar comunidades.
  • Cooperación que nos facilitan hacer cosas junto a otras personas.

En The Social Software Weblog disponemos de un listado de distintas web con objetivos muy variopintos como redes sociales, aunque son en inglés. En España, disponemos de Xing, que compró eConozco, y Neurona, aunque obviamente las más conocidas son Facebook, LinkedIn o MySpace todas en inglés. Pero mientras ya se comienza a estudiar el posible futuro y evolución de esta nueva idea, las redes sociales permiten por un lado estudiar a los internautas desde un punto sociológico, a la vez que se puede segmentar el mercado y enviar a estos usuarios publicidad de productos específicos según sus intereses. Por supuesto que llegados a este punto entramos en el debate de la privacidad del usuario y qué hacen estas empresas con los datos aportados por los internautas, pero eso ya es otra historia.

3 comentarios

Porqué los profesionales de una organización deberían bloguear

Una de las excusas principales que arguyen los bloguers cuando empieza a decaer su productividad en su bitácora es la falta de tiempo debido a que sus tareas laborales los mantienen tremendamente ocupados. El resultado más probable, pasado un tiempo, es la muerte del weblog y, en el mejor de los casos, la despedida del bloguer de su audiencia.

Siempre me ha parecido curioso que, por un lado, se prediquen las bonanzas de bloguear de un modo profesional, pero que, en cuanto caemos en las redes corporativas, nuestra capacidad de proactiva se desvanezca, así como nuestra necesidad de comunicarnos con el resto de miembros de nuestra profesión. Si una organización nos escoge para incorporarnos con ellos por ser bloguers, por aportar un elemento que destaca sobre el resto de candidatos, por sabernos posicionar dentro del mercado laboral como personas que despuntan, que son participativas y activas; no debemos permitirnos abandonar nuestras tareas en la blogosfera por la rutina laboral.

Por ello, considero que las organizaciones deberían pagar a los bloguers por actualizar sus blogs y además evaluarlos por su rendimiento dentro de la blogosfera como un objetivo más del puesto de trabajo. Y digo bien pagar porque se debería permitir el mantenimiento de las bitácoras dentro de las horas del trabajo como si fuese una tarea diaria, ya que de esta forma se corroboraría que siguen siendo los profesionales que contrataron, que saben mantenerse actualizados, que son personas que piensan, disponen de ideas y siguen despuntando en su área de trabajo. Si enumerásemos las razones de porqué debemos tener un blog profesional, bien podríamos tornarlas hacia nuestras organizaciones, a saber:

  1. Demuestra sus conocimientos.
  2. Demuestra su capacidad de aprendizaje.
  3. El simple hecho de ser bloguer demuestra la pasión por su profesión.
  4. Tomarse la molestia por escribir sin ánimo de lucro también demuestra su capacidad de trabajo.
  5. Expone rasgos importantes de su personalidad.
  6. Demuestra sus habilidades literarias.
  7. Fortalece y demuestra su capacidad de comunicación.
  8. Demuestra su experiencia, incluso para los que no la tienen, ya que es un indicativo de su iniciativa y su capacidad de investigación, lo que, en el fondo, es clave para cualquier trabajo.
  9. Gana prestigio dentro de su sector.
  10. Y, sobre todo, destacar.

Si somos profesionales que se dedican a la investigación, presentando proyectos, buscando alianzas, cerrando contratos o, incluso, a la docencia; mantener un blog puede bien revertir hacia nuestra organización ya que ante todo somos personas que estamos formamos parte de ella, aportamos intangibles y valor añadido a la vez que se demuestra que nuestra organización cuenta con verdaderos profesionales, está abierta y preparada a los cambios constantes que se producen en los mercados y en la sociedad. Por ello, creo que mantener un blog profesional sigue siendo una buena idea, incluso después de conseguir y firmar el contrato del soñado puesto fijo.

3 comentarios

Todo bloguer tiene que ser un poco SEO (Algunos consejos)

Un bloguer cuando decide escribir lo hace para ser leído, es decir, desea que sus ideas transciendan un poco más allá de su círculo de allegados y recibir de esta forma visitas en su bitácora. Al principio, dependiendo de la tipología del blog, puede querer que se trate de un puñado de visitantes para, posteriormente, ir un poco más allá. Obviamente, una de las fuentes principales de tráfico en Internet son los buscadores, Google fundamentalmente, así que los bloguers pronto decidimos comenzar  a trabajar para que Google nos sitúe en los primeros puestos de los resultados, para ser encontrados.

Esta pequeña actividad, que la mayoría de bloguers laboriosos realizamos casi sin percatarnos, aunque es práctica frecuente en Internet, se denomina "Posicionamiento en Buscadores" o, según su denominación anglosajona más conocida, Search Engine Optimization (SEO). Fundamentalmente, los SEOs deben preocuparse de:

  • Conseguir que otras webs de temática relacionada enlacen con tu web.
  • Darse de alta en directorios web importantes.
  • Crear contenidos con textos que contienen frases con que buscan los usuarios web los servicios y/o productos de este sitio.
  • Hacer nuestra web lo más accesible posible.
  • Crear títulos únicos y descripciones pertinentes del contenido de cada página.
  • Enlazar internamente las páginas de nuestro sitio de manera ordenada y clara.
  • Actualizar la página con contenido original de calidad.
  • Intercambio de contenido.

Por supuesto que estas técnicas son muy básicas e incluso los buscadores nos ofrecen algunos consejos para el posicionamiento de nuestras webs, por ejemplo ésta es la página de Google, pero debemos de advertir que las actividades de los SEO pueden variar a lo largo del tiempo debido, fundamentalmente, a los cambios que realizan los buscadores para mejorar sus algoritmos y de esta manera sus resultados. Estos cambios en los algoritmos no son conocidos por todos, ni mucho menos, así que los SEOs deben hacer sus cábalas y desplegar una serie de actividades para adaptarse a los continuos cambios en los algoritmos de los buscadores e incluso a las evoluciones propias de la Red. Así, para este año recién comenzado, los SEO tienen algunos nuevos retos a los que enfrentarse:

Afortunadamente, para aquellos que utilizamos WordPress como gestor de contenidos, podemos utilizar alguno de los muchos plugins SEO existentes para mejorar nuestro posicionamiento de forma automática si no deseamos realizar muchas de estas tareas, aunque siempre tenemos que tener presentes algunos consejos para nuestra labor de mantenimiento de nuestras bitácoras:

  • ‘Humaniza’ tus permalinks: unos enlaces permanentes que aporten información fácilmente reconocible por el ser humano (palabras, fechas…).
  • Elimina las ‘www’ de tu dominio preferido: el dominio preferido es aquel que reconocen los buscadores como el principal.
  • Crear y remitir sitemaps.
  • Añade metatags al header.
  • Ofrece buenas páginas de impresión.
  • Genera etiquetas en los contenidos: muchos buscadores y, en especial Technorati, dan prioridad a las etiquetas (tags) y construyen sobre ellas búsquedas especializadas.

Por cierto, ¿quién dijo que mantener un blog iba a ser una tarea sencilla?

7 comentarios
Usamos Cookies - Utilizando este sitio o cerrando este mensaje aceptas nuestra política de Cookies.
Aceptar Cookies
x