Saltar al contenido →

Mes: noviembre 2008

Citas al libro /29

“En la biblioteca universal (Internet), ningún libro será una isla”
Kevin Kelly

“Escribir es una forma de hablar sin ser interrumpido”
Jules Renard

“Sin los escritores, aun los actos más laudables son de un día”
José Martínez Ruíz, Azorín

“A medida que el escritor va madurando lee menos y escribe más”
Camilo José Cela

“En el fondo, vea usted, […] el mundo está hecho para ir a parar a un buen libro”
Stéphane Mallarmé

“¡La carne es triste, sí!, y ya he leído todos los libros”
Stéphane Mallarmé

“El lenguaje no vive de sus propias leyes, pues, de otro modo, los gramáticos dominarían el mundo”
Ernst Jünger

Comentarios cerrados

Sobre la duplicación de contenidos de tu web

Estos últimos días he estado enfrascado en un debate completamente apasionante, muy instructivo, a la vez que divertido, sobre la redifusión de los contenidos de un blog. Desde luego que el tema nos dio para mucho y bien podrían publicarse aquí algunos argumentos interesantes que se pronunciaron, pero aquí nos conformaremos con incidir sobre el tema que nos preocupaba cuando descubrimos la redifusión de los contenidos de nuestro blog: Su duplicación y su posible incidencia en Google.

Los bloguers, al igual que todos los autores, somos especialmente sensibles cuando se encuentran su trabajo en otros sitios web, sean cuales sean las características de los mismos. Aunque muchos adoptan licencias Creative Commons para tratar de fijar sus políticas a la hora de transmitir sus obras, podemos decir que estas licencias son un tanto flexibles y su aplicación depende del momento y las circunstancias del momento. Así, en este misma bitácora, disponemos de una licencia Creative Commons que permite copiar, distribuir y comunicar públicamente la obra; y hacer obras derivadas siempre que se reconozca los créditos de la misma de manera especificada por el autor. Además, al reutilizar o distribuir la obra, tiene que dejar bien claro los términos de la licencia de esta obra, mientras que alguna de estas condiciones puede no aplicarse si no se obtiene el permiso del titular de los derechos de autor y nada en esta licencia menoscaba o restringe los derechos morales del autor.

De hecho, apoyándose en nuestra licencia, ya os contamos el hecho de que Wikilearning estaba redifundiendo nuestros contenidos, algo que nos parecía correcto, sin embargo, el debate que anteriormente os citaba se debía a que un sitio web esta redistribuyendo nuestros contenidos de forma completa y sin nuestro permiso gracias a nuestros feeds. Antes de avanzar, debemos señalaros que el arte del plagio en la Web se denomina Web Scraping y hay formas más o menos graves de esta actividad. No hace rebuscar mucho para encontrar muchos ejemplos en la Blogosfera y os cito algunos a modo de introducción El plagio en los blogs, a modo de actuación Qué hacer cuando duplican nuestro contenido o Qué hacer y cómo enterarte cuando te copian contenido, o a modo de venganza, El increíble caso del blog menguante. Estrictamente, nosotros no nos encontrábamos en un caso de plagio, pero había otros elementos que nos preocupaban.

En general, los bloguers no están para muchas batallas y se conforman con que les reconozcan el trabajo mediante un enlace, en nuestro caso, a pesar de que tenemos los feeds preparados para evitar situaciones desagradables y en este caso de redifusión se nos reconocía el trabajo, queríamos ir un poco más allá. Fundamentalmente, no nos gustaba que se redistribuyese nuestro trabajo de forma indiscriminada y a través de textos completos para evitar la duplicación de nuestros contenidos en la Web porque todos sabemos que Google puede llegar a penalizarnos.

Siempre he considerado que el diálogo siempre es más ilustrativo, así que nos inclinamos por él. Huelga decir que no siempre podemos ser escuchados y siempre quedan otras herramientas para evitar este tipo de situaciones, pero las considero bastante desagradables y yo trataría de no usarlas, porque al final las víctimas son nuestros lectores y, por extensión, nosotros mismos.

De forma específica, recientemente Google editó una guía muy básica para editores web, Optimización para Motores de Búsqueda – Guía de Google para Principiantes, en la que se nos da algunos consejos sobre la duplicidad de contenidos. Así, en el texto se nos indica como consejo:

Crea contenido único y original. Nuevo contenido no sólo hará que tus usuarios actuales vuelvan a tu sitio web, sino que además atraerá nuevas visitas. Evita:

  • rehacer (o copiar) contenido que ya existe, pues aportará muy poco valor añadido a los usuarios
  • tener versiones duplicadas o muy parecidas en tu sitio web (más en contenido duplicado)

Ofrece contenido y servicios exclusivos. Plantéate crear un servicio nuevo y útil y que ningún otro sitio web ofrece. Podrías incluso escribir un artículo de investigación, publicar una exclusiva o sacar provecho de las cualidades de tus usuarios. Puede que otros sitios web tengan falta de recursos o pericia para hacer estas cosas.

Es decir, el contenido original es lo que hace que tus visitantes te lean, te sigan y se suscriban a tus feeds, si pueden encontrarlo por otras vías de forma sistemática, pueden dejar de visitarte. Por otro lado, en la página dedicada al Contenido Duplicado en Google (inglés), se nos señala:

Syndicate carefully: If you syndicate your content on other sites, Google will always show the version we think is most appropriate for users in each given search, which may or may not be the version you’d prefer. However, it is helpful to ensure that each site on which your content is syndicated includes a link back to your original article. You can also ask those who use your syndicated material to block the version on their sites with robots.txt.

Por lo tanto, hay que tener mucho cuidado a la hora de sindicar los contenidos hacia otros sitios web, porque dependiendo de la búsqueda Google podría indicar una página web u otra, y aunque Google considera que un enlace de retorno es suficiente, también señala la necesidad de bloquear los robots hacia las páginas sindicadas para que el contenido no aparezca duplicado.

Finalmente y para vuestra información, os comentaré que diálogo hubo y cada cual expuso sus puntos de vista de forma completamente cordial y razonada. Desgraciadamente, ninguno pudo llevarse el gato al agua y quedó bastante claro que nuestras posturas divergían, pero que se respetaban por lo que esta vez nuestro punto de vista fue respetado sin palabras altisonantes, algo, al fin y al cabo, completamente esperable entre colegas.

Un comentario

El libro ante la cultura de lo audiovisual

A raíz del artículo publicado hoy en el diario El País, El videojuego es parte de mi escuela, os dejo un texto de Vicente Verdú que es bastante probable que encontréis interesante relacionado con la lectura y la cultura de lo audiovisual.

Hace relativamente poco los educadores más finos, ajenos al fenómeno audiovisual, continuaban diciendo que con «cultura» se podía ir a todas partes, pero sinceramente su cultura procedía casi en exclusiva de los libros. Según su parecer, había tantos libros por leer y tanta ciencia escrita que dentro de las bibliotecas se encerraba todo, y las librerías, como sucursales del templo, eran sagradas; los libreros, pequeños sacerdotes, y los escritores, profetas. Esa fue nuestra fe. La cultura culta reproducía los caracteres de la devoción, el sacrificio, la tenacidad, la meditación, el éxtasis tal como se demostró en el fervoroso centenraio del Quijote, reproducción fidedigna de un Año Santo donde mediante el texto se alcanzaba el jubileo.

Nuestros antepasados más egregios lo fueron gracias a los libros y nosotros crecimos desde la página impresa y con la página impresa. ¿La radio? ¿La televisión? ¿La fotografía? ¿El cine, incluso? Estos medios (hoy llamados «de comunicación» más que de cultura) constituían elementos del entretenimiento, no fuentes del saber, en sentido estricto. El saber -una vez más- se hallaba guardado en los libros y aspirar a más significaba servirse más de ellos, fuera en un convento o en una prisión, en una buhardilla o bajo un almendro.

En el contexto del anterior capitalismo de producción (con ahorro, aplazamientos, acumulación de capital, represión sexual) la lectura era esencial; servía para creerse rico sin gastar, viajero sin tomar el tren, adúltero sin escándalo social, hombre de letras como sinónimo de sabio, Pero ahora ese expediente ha terminado y no, obviamente, para perdición de la humanidad.

Antes la lectura lo enseñaba y lo curaba todo, nos engrandecía moralmente, nos humanizaba, nos abrillantaba y terminaba conduciéndonos, incluso, a la Revolución. La lectura fue para nosotros, los lectores de toda la vida, como el bálsamo de Fierabrás. La humanidad mejora, según la antigua ortodoxia educadora todavía en nómina, si lee. En ocasiones se mostró tolerancia hacia los que veían una televisión (documentales, telediarios, series históricas, debates), pero ¿cómo comparar cualquiera de esos pasati8empos con la incandescencia de las líneas de un libro?

El libro en la leyenda ilustrada es el viaje interior, la reflexión, la conciencia de sí, lo insigne, la libertad, la rebelión. Todo ello sin distinguir, frecuentemente, si se trata de un buen libro o no y por lo general refiriéndose a la novela sobre la que no han podido recaer mayores regalías.

A la población de un país se la tiene por ignorante si su mitad no lee ni un solo libro al año. Pero ¿cómo sostener esta simpleza en el complejísimo estadio audiovisual? Sólo los ciegos y los sordos culturales podrían hacerlo. En este supuesto, la fata de visión se junta con las pocas ganas de escuchar. De esta manera, el videojuego, por ejemplo, no importa cómo sea, siempre empobrece, pero el libro, no importa cómo sea, enriquece. Este simplismo que detesta lo que no conoce se cree, obviamente, representante de la cultura superior. Pero efectivamente no sabe. Quienes no hemos practicado con los videojuegos hemos supuesto que su dificultad residía en la rapidez de manipulación y la coordinación entre la vista y el moviviemnto de las manos. La verdad, sin embargo, para la mayor parte de los videojuegos, es que su interés y complejidad se encuentran en el desciframiento de las reglas, que van aprendiéndose a lo largo del proceso.

Leer un libro es siempre seguir una historia prefigurada mientras que el videojuego imita fielmente el avatar de la vida, con secuencias que se crean y conforman a partir de la acción del jugador. Por comparación al viedojuego, que requiere acción constante, el libro se presenta ante los nuevos consumidores jóvenes como un ocio demasiado pasivo y sumiso.

Con el videojuego son protagonistas de la intriga, del enredo, mientras que con el libro se sienten sólo contempladores de lo que vaya pasando. Indudablemente el libro posee ventajas superiores en cuanto potenciación de la imaginación y creación de universos interiores, contribuye a desarrollar la concentración y es, sin duda, el mejor medio para la transmisión de determinadas informaciones. Pero todas estas cualidades son, probablemente, las que inducen a rehuirlo en la cultura más veloz del consumo y las que, al cabo, sustituidas por las características del videojuego, están creando otra mentailidad y otras destrezas. Diferentes habilidades, en suma, para percibir y elaborar decisiones sobre una realidad diferente.

Los jóvenes descifran mejor la heterogeneidad de las grandes ciudades modernas, son menos capaces de leer un libro intrincado pero más raudos y perspicaces en la interpretación de superficies promiscuas, físicas y virtuales, o ambas a la vez. Los chicos, en fin, tal y como ha evolucionado el mundo, no pierden el tiempo en los videojuegos: ganan y pierden a la ver para acomodarse a la cultura que les corresponde.

VERDÚ, Vicente. Yo y tú, objetos de lujo. El personismo: La primera revolución cultural del siglo XXI. Barcelona: Debolsillo, 2007. Pág. 29-31

Comentarios cerrados

Googlelizados, 10 años del nacimiento de una revolución /y 3

A partir de mediados de 2006, Google apuesta decididamente en seguir ampliando sus fuentes de información y reforzando su modelo de negocio. El buscador prosigue en su barrera ascendente en la ampliación en las cuota de mercado de los buscadores, mientras que se va fijando otros objetivos en su consecución de “poder organizar la toda la información del mundo y hacerla accesible”. Así, lanza Google Video (2006) con el objetivo primero de permitir la localización de vídeos de distintas temáticas y después permitir que sus usuarios puedan subir sus materiales audiovisuales y puedan compartirlos. En esta ocasión, Google fracasa en su intento de instalar su pica en la Web 2.0, compitiendo con un servicio mucho más popular y atractivo que el suyo, aunque al final acabaría tirando de chequera y adquiriría YouTube, la considerada televisión del siglo XXI.

Por otro lado, apoyándose en su mayor, y más exitosa, fuente de ingresos el programa de referidos de Adsense, el cual constituye el 90% de sus ingresos, Google se dispone a reforzar su batalla contra el gigante de la informática hasta ese momento: Microsoft. El gigante de Redmond no había encontrado un rival tan admirable hasta la fecha, de hecho aquellos que habían tratado hacerle frente habían sucumbido ante sus agresivas políticas comerciales y su control absoluto sobre el mercado del PC de sobremesa.

El ejemplo paradigmático en la Red lo constituye Netscape, lanzadora del Netscape Navigator el primer navegador gráfico para Internet y predecesora de Mozilla Firefox, no pudo hacer frente a la política de Microsoft cuando ésta decidió regalar su navegador, Internet Explorer, frente a la comercialización que hacía Netscape del suyo.

Debemos señalar que Google no disponía de ningún control sobre la forma que sus usuarios acceden a la Web hasta hace bien poco. Sin embargo, era plenamente consciente de que esto era su principal debilidad. De hecho, se dispuso a rebajar este poder omnipresente de Redmond en los Pcs de los internautas de todo el mundo financiado proyecto alternativos. En un primer momento, apoyando económicamente a la Fundación Mozilla para que siguiese con el desarrollo de Firefox frente al Explorer que se quedó atascado durante cinco años sin ninguna mejora y, después, lanzado Chrome su propio navegador web que puede facilitarle su posición en un futuro. De este modo, nos queda claro que Google no parece dispuesta a que Microsoft se disponga a entrar en una guerra abierta contra ella disponiendo de toda la baraja y antes de que los de Redmond se decanten por una estrategia web nueva, en Mountain View ya miran hacia el futuro.

Un futuro que pasa, primero, por el desarrollo de un sistema operativo para dispositivos móviles completamente nuevo: Android. En un mundo, donde la ubicuidad y el acceso a Internet se realizará en cualquier momento y cualquier lugar, Google no parece proclive a dejar en manos de su competencia el nuevo acceso a la Red. Android, un tanto vapuleado tras su comercialización sobre todo en comparación al iPhone de Apple, constituye las esperanzas de un futuro prometedor y lleno de posibilidades, y Google también se encuentra posicionado en el control de esta infraestructura mediante su concurso en licencias de acceso WiFi en Estados Unidos.

Pero el control sobre los contenidos van más allá y Google parece de alguna manera querer posicionarse en todo aquello que pueda ser provechoso en un futuro. Así, por ejemplo, quiso enfrentarse a la Wikipedia con el desarrollo de Knol, otra enciclopedia participativa, pero que al contrario que la primera sí que retribuía a sus editores. Se dispone a ofrecer servicios avanzados a la Pymes mediante la creación de Google Sites (2008) dentro de los cuales las organizaciones dispondrán de sus pequeñas intranets, pero con servicios que bien pueden sobrepasar sus necesidades. Aunque es cierto que toda esta inmensa actividad, está comenzando a levantar muchas suspicacias. Sobremanera tras la adquisición de Doubleclic, una compañía de publicidad on-line, que complementaba perfectamente su programa de publicidad contextual Adsense y que, según algunos, supone un riesgo para el futuro del desarrollo de la actividad publicitaria en la Web. Asimismo, Google también se ha dispuesto a desarrollar herramientas gratuitas para la gestión de la publicidad dentro de los sitios web que no tiene que ser necesariamente gestionada por él (Google Ad Manager), aunque sin embargo puede aportarle datos e información sobre la actividad de sus usuarios, lo que no ha acabado de gustar.

Y qué decir del acuerdo de Yahoo-Microsoft-Google nunca cerrado y convertido en un auténtico culebrón. Tal vez la última oportunidad de la que dispone Microsoft de recuperar el terreno perdido en la Red, comprando e integrando Yahoo!, y la única amenaza que dispone Google a medio plazo de que su reinado en el medio de comunicación por excelencia del siglo XXI se vea amenazado. El cortejo de ambas para que Yahoo se aliase con una u otra ha dejado a este buscador un tanto desamparado en la situación económica actual, sin embargo suceda lo que suceda con Yahoo!, no cabe duda de que el futuro es de Google y nadie parece que esté en condiciones de hacer frente a su rodillo.

Comentarios cerrados

Googlelizados, 10 años del nacimiento de una revolución /2

Uno de los mayores problemas para una empresa que fundamenta su negocio en un buscador es tratar de lidiar su principal función, mostrar resultados relevantes, con sus ingresos, resultados derivados de la publicidad. La compañía de Mountain View siempre fue consciente de que si mezclaba los resultados pagados con los resultados que su algoritmo ofrecía, los usuarios comenzarían a buscar fuentes alternativas de consulta, por lo que su decisión fue no mezclar lo uno con lo otro.

Conscientes de que la compañía necesitaba encontrar una viabilidad económica para su expansión, en el año 2000, lanzaría Google Adwords, un sistema publicitario que coloca enlaces pagados según un sistema de puja de determinadas palabras clave dentro de la página de resultados, pero diferenciando claramente lo que son los resultados de la publicidad de forma clara y concisa. De esta forma, Google evitaba «contaminar» sus resultados con spam «autogestionado», mientras mantenía su reputación como un buscador que ofrecía los enlaces más relevantes frente a una ecuación de búsqueda determinada.

Hasta el año 2003, Google intentó generar un modelo de negocio viable mediante su sistema Adwords que a principios de 2002 realizaría mejoras a través la implantación del coste por clic (CPC) – En el modelo de CPC, el anunciante no paga en función de audiencia que ve un anuncio, sino en función del usuario que responde al anuncio, realizando un clic y manifestando así su interés en visitar la web del anunciante para saber más -. Sin embargo, no fue hasta 2003 cuando Google dio un salto en sus políticas publicitarias con el lanzamiento de Google Adsense que permitía a cualquier editor acceder a la red de anunciantes de Google mediante la inserción de un simple código en sus páginas web.

Es bastante significativo que hasta 2003, Google trató únicamente de lanzar buscadores paralelos a su buscador principal. De esta manera, Google lanzaría Google Images (2001), Google News y Froogle (Un buscador específico para productos de consumo en venta en la Web y rebautizado como Google Product Search) en 2002. Como se puede observar, todos ellos trataban de ser hubs, distribuidores de tráfico web, aunque pronto los responsables del buscador se percataron que para mejorar sus ingresos, donde había que trabajar y lanzar nuevos productos era en los servicios y en los contenidos propios. En esta dirección, en 2003 se lanzaría Google Print (2003) que evolucionaría hasta convertirse en un proyecto de digitalización de libros que traería no pocos quebraderos de cabeza a la compañía y se rebautizaría como Google Books; se adquiriría Blogger (2003) el gestor de blogs más popular del momento, Orkut (2004) una red social que es bastante popular en la comunidad brasileña aunque en el resto de países se ha visto desplazada por otras; y, la verdadera revolución, se lanzaría Gmail (2004) que adentraba al buscador en terrenos que desconocía y daba un completo golpe de efecto en la gestión de correos gratuitos enfrentándose a dos gigantes: Hotmail y Yahoo.

Aunque Google ha sido contemplado como un Gran Hermano del siglo XXI desde sus inicios,sobretodo por la caducidad de sus Cookies,  el lanzamiento de Gmail desató una grave polémica que comenzaría a socavar la imagen que se tenía de la compañía hasta ese momento, puesto Google deseaba rentabilizarlo incluyendo publicidad contextual Adsense. Para ello, el sistema necesariamente debía leer los mensajes de correo electrónico, lo que fue interpretado por muchos como una violación de la privacidad de sus usuarios. Ante esto Google arguyó que el sistema estaba completamente automatizado, por lo que nadie vería violentada su privacidad por la utilización del servicio de correo electrónico gratuito.

Gmail fue la punta de lanza de lo que devendría después puesto que, a partir de entonces, Google concentra sus esfuerzos en la generación de fuentes de información Google Maps (2005), compra de Writely (2006) un procesador de textos on-line que evolucionaría en Google Docs, Google Calendar (2006); así como la recogida de información por sus usuarios y personalización de servicios, Historial Web, Google Analytics, iGoogle o Google Bookmarks (2005), Google Reader (2005). Aunque también lanzaba buscadores mucho más específicos, como Google Blogsearch en clara competición con Technorati el referente entonces como buscador de la blogosfera, Google Patents o Google Finance (2006).

Comentarios cerrados

Los enlaces también son una estrategia de marketing en la Web

Uno de los aspectos más criticables a los medios de comunicación presentes en la Web es su reticencia a la hora de citar, a través de un enlace, los recursos de información sobre los que están tratando en una pieza de información. En muchas ocasiones, esta negación de la realidad sobre la que desarrollan su actividad ofrece que se den situaciones rocambolescas, puesto que un periodista puede estar recogiendo la información de un hecho noticioso de un sitio web y, aunque su dirección web se encuentre dentro del texto, no aparece enlazada. Esto supone más un inconveniente al lector que una utilidad para no perder tráfico, ya que esta actitud va en detrimento del prestigio del propio medio de comunicación.

El concepto de enlace puede que sea uno de los aspectos más maltratados dentro de la Web, lo cual no deja de ser un tanto contradictorio teniendo en cuenta la esencia misma de la World Wide Web diseñada por Tim Berners-Lee. En este sitio web, le hemos dedicado algunos textos específicos a los enlaces desde cómo enlazar correctamente, la decadencia del blogroll, su posible desvirtuación debido a las malas prácticas publicitarias o incluso por parte de Google y la implementación de su Autolink.

Hoy queremos introduciros el texto de Peter Da Vanzo, Linking Out Can Be A Valuable Marketing Strategy, desde el que se nos señala algunas de las razones por las cuales enlazar hacia otros sitios web es positivo para promocionar nuestras webs, así como darnos algunas estrategias y consejos de cómo hacerlo.

  1. Estoy aquí. Enlazando a un sitio web externos, estás señalando al autor de ese sitio tu presencia. En general, los webmasters realizan retroenlaces a los sitios que los enlazan, además de que ofreces razones por las que ser enlazado (Contenidos, tráfico, influencia, etcétera).
  2. Convertirse en un concentrador. Tener miedo a que los lectores se marchen de tu sitio web es un poco ridículo. Tenemos que tener presente que Google es un enorme concentrador que distribuye el tráfico de la Web. Además, tenemos que ser conscientes de que nadie dispone de todas las respuestas, pero si ofreces la suficiente información y despiertas el suficiente interés, podrás comprobar cómo los tiempos medios de permanencia dentro de tu web aumentan. Además, enlazando obtienes autoridad en un sentido amplio, ofreciendo recursos de información que traten con mayor profundidad el tema sobre el que gire tu página web.
  3. El contrapunto. Si todo el mundo dentro de tu nicho temático se encuentra diciendo lo mismo, ¿por qué no posicionarse de forma más equidistante? De esta forma, se puede crear un debate fructífero, además de que enlazando y creando feedback se alimenta el tráfico de tu web. No importa si el enlace es positivo o negativo, al fin de cuentas un enlace es un enalce.
  4. Alabanza. Alabar a alguien siempre despierta interés recíproco, por lo que se puede obtener enlaces simplemente felicitando a alguien.
  5. Dar antes de pedir. Hay que tratar de ser generosos antes de pedir a alguien un favor (en forma de retroenlace), porque si no la petición podrá encontrarse vacía de interés para la otra persona.
  6. Ego. Muchas personas personas se buscan en Google simplemente para ver qué se dice de ellos o qué hay en Internet sobre ellos, es lo que se denomina «egobúsquedas». Por supuesto que también pueden, si se da el caso, comprobar hacia dónde van los enlaces que sus nombres contengan lo que puede ser positivo para tu sitio web.
  7. Controversias. No hay nada que venda más que la controversia, especialmente si es personal; por lo que esto puede ser aprovechado en ciertos temas. Sin embargo, hay que ser cauteloso ya que también podemos socavar nuestra autoridad y destruir los puentes que ya teníamos construidos si no tenemos un poco de cuidado y respeto.
  8. Investigaciones académicas. Enlazar a textos académicos provoca un aumento en la percepción de autoridad. Por otro lado, este tipo de información suele formar parte de la Web profunda y no es fácil que las arañas de los buscadores lleguen hasta ella. Además, el que se enlace desde nuestra web facilita el trabajo de los buscadores y nos convierte en un concentrador y referente en la temática de nuestro interés.
  9. No ser atipico. Si alguna vez habéis visto un grafo que ha tratado de realizar un mapa del web, habréis comprobado que en general la web no se comporta como un universo de planetas flotando en el espacio. Si no que la Red se supone una amalgama de lugares interconectados entre sí, con enlaces hacia dentro pero también hacia a fuera, comportándose como autoridades y concentradores con enlaces fluyendo hacia dentro y hacia fuera de los sitios web.
3 comentarios

Web 2.0: ¿Crisis? ¿Qué crisis?

«La Web 2.0 es una tendencia muy potente y creo que la recesión le afectará muy poco. Todos queremos estar conectados, tener redes más amplias al margen de lo que ocurra en la economía. Un puñado de empresas saldrá perfectamente adelante, y otras, más obsoletas, van a dejar el negocio.»
Tim O’Reilly sobre la crisis económica y la Web 2.0

Hace unos meses, me aventuraba a realizar una reflexión sobre los efectos que la crisis económica podría llegar a tener sobre la Blogosfera (1234). Aunque en ese momento, dentro del texto, me centraba en los modelos de negocio que se habían ido adoptando dentro del mundo de los blogs y los efectos que la crisis podía y ya se encontraba acarreando, es el momento de ir un poco más allá y contemplar qué esta sucediendo en el resto de la Web 2.0.

Permitidme la irreverencia de que, al menos, me parezca curioso que los gurús de la Web 2.0 consideren que esta crisis económica va a afectar bien poco a la Web 2.0, como si la economía real y la tecnológica dispusiesen de caminos separados y que en ningún momento se encontrasen, como he llegado a leer. No cabe duda de que el concepto de la Web 2.0, social y participativa, permanecerá aunque es bastante obvio que algunos de estos negocios nacidos y crecidos al calor de las inversiones facilitadas por el dinero barato y fácil de obtener van a pasar por serias dificultades. Que Tim O’Reilly considere que ahora se va a demostrar cuáles de estos proyectos son los realmente viables para seguir funcionando, es como afirmar que hay que esperar para descubrir qué bancos están saneados y no infectados por las hipotecas tóxicas o subprime., es decir casi nada Obviamente, las empresas más fuertes y con un modelo de negocio de verdad sobrevivirán, mientras que otras no lo harán. La pregunta es: ¿cuáles?

Pero a pesar de esto, también me parece muy interesante que se afirme que la Web 2.0 se encuentra ante una falta de ideas y de conceptos nuevos, ya que ante la celebración de la Web 2.0 Summit en San Francisco parece ser que las discusiones, los debates y las nuevas ideas van a transcurrir por otros derroteros que no son exactamente la Web Participativa. Claro que hay quien considera que la Web 2.0 nunca llegó a existir, una entelequia fruto del marketing que se empaquetó para la venta de un nuevo producto y el relanzamiento de las empresas un tanto tocadas en su imagen por la burbuja tecnológica. El marketing era sencillo antes de la burbuja tecnológica Web 1.0, después Web 2.0, perfecto para la búsqueda de nueva financiación, negocios y nuevas tecnologías. Sin embargo, las empresas se engrasan con dinero y cuando hay falta de él, no es fácil que los proyectos web se mantengan solos.

Esto nos conduce al listado que se nos ofrece dentro del sitio News.com con 11 compañias bien conocidas de la Web 2.0 que se encuentran en dificultades económicas y que van a tener que buscarse financiación para seguir funcionando. Curiosamente, entre ellas, nos encontramos algunas bien conocidas como Twitter, Second Life, Skype, Netvibes o MySpace y, como si nos encontrásemos en el año 2000 justo al borde de la explosión de la Burbuja.com, se les echa en cara que se hayan preocupado más por la búsqueda de tráfico, puesto que las inversiones dependían de ello, que por la búsqueda de un modelo de negocio viable. Pero la Web 2.0 nos trae un nuevo concepto, maravilloso, de la recapitalización consorciada: «Tú haces todo el trabajo, yo me llevo el dinero… Y si hay pérdidas me ayudas a reflotar el negocio»

Ante, la falta de financiación actual, que tanto está castigando a las empresas no tecnológicas, las tecnológicas se están resintiendo por la falta de caja para seguir funcionando y en la Web Social se puede llegar a echar mano de nuevos modelos de financiación de auxilio solicitando dinero a sus usuarios mediante la modalidad de donaciones. Hoy, podemos encontrarnos con dos ejemplos: Mobuzz y la Wikipedia.

Mobuzz es un ejemplo español, se trata de una empresa que trata de rentabilizar el negocio de los videoblogs y que se encontró recientemente con una falta de financiación que le iba a impedir seguir funcionando. Ante esto, comienza una campaña de marketing viral mediante la cual solicitaba donaciones de 5 euros a sus seguidores hasta alcanzar la cifra de 120.000 € dándose el plazo de una semana para ello. Finalmente, se salva pero no por la generosidad de sus fieles (Consigue un cuarto del dinero solicitado), sino porque consigue una nueva ronda de financiación tras el ruido mediático generado. Por supuesto que esta acción levanta no pocas suspicacias sobre qué se va a hacer con el dinero de los donativos, en qué situación dentro de la empresa quedan los donantes, si se lo reintegrarían una vez mejore la situación de la empresa, si tendrían participaciones dentro de ella, etc.

Pero esta modalidad de financiación ya fue explorada por otros proyectos de la Web 2.0 como la Wikipedia e insisten en él. Así, actualmente, la Wikipedia necesita 6 millones de dólares para seguir funcionando, aunque las críticas no se han hecho esperar y teniendo en cuenta los distintos problemas que el proyecto ha tenido a lo largo de este tiempo a los usuarios no les van a faltar razones para poner en solfa su gestión y dirección. La  pregunta es: ¿veremos muchos más proyectos bajo esta situación?

4 comentarios
Usamos Cookies - Utilizando este sitio o cerrando este mensaje aceptas nuestra política de Cookies.
Aceptar Cookies
x