Saltar al contenido →

Categoría: Tecnología

El software que no puede faltar en mi ordenador

A lo largo de mi experiencia como internauta, me he ido encontrando con pequeñas aplicaciones que aunque gratuitas o semigratuitas, me solucionaban pequeños problemas con los que me iba encontrando, a la vez que cubrían algunos que yo desconocía poseer. Incluso diré más, puesto que una vez que ocupaban una pequeña parte de mi disco duro, lo hacían también en una pequeña parte de mis necesidades como usuario.

Por ello, quiero realizar y ofrecer una pequeña recopilación del software gratuito, o en su defecto shareware, que yo considero una necesidad poseer y tener instalado en mi ordenador, en este caso un PC que corre en Windows. Por supuesto que se admiten reproches, pero la pregunta que me viene a la mente es: ¿Podríamos afirmar que se trata de software que todo Documentalista debería tener instalado en su ordenador?

No me aventuraría tanto, pero sí que lo considero como el software necesario para el internauta medio.

Navegador de Internet

Aunque debería promover aquí la utilización del navegador de Mozilla o del navegador Firefox, por cierto que cada vez que publican una nueva versión se superan a sí mismos, no lo voy a hacer. La razón es que si consideras que el Internet Explorer cubre tus necesidades, a pesar de ser un poco lento a la hora de cargar las páginas, puedo recomendarte la utilización de la aplicación de Avant Browser para sustituirlo.

Esta aplicación utiliza el núcleo del programa Internet Explorer, pero te ofrece una serie de ventajas añadidas que hicieron que yo no saltase a Mozilla a la hora de navegar por Internet. La principal es la navegación tabulada que todavía no incorpora Explorer, pero además una serie de opciones como un bloqueador de anuncios publicitarios, de pop-ups, la posibilidad de no cargar las imágenes y/o las animaciones en flash de los sitios que visites, de no reproducir los sonidos si tú no se lo permites, etc. Además, posibilita la realización de traducciones a distintos idiomas utilizando el traductor de Google. Por supuesto que está en español.

FTP

Otra de las herramientas que son completamente inherentes al internauta medio son los clientes FTP (File Transfer Protocol). Si posees una página web personal, creo que sentirás la necesidad de subir y bajar documentos a tu sitio web, incluso querrás poder administrarlo de una forma sencilla a la hora de crear y borrar directorios, por ejemplo. Desde que comencé a utilizar internet cuando fui administrador de la Revista Lletraferits, el programa WS_FTP había sido mi cliente preferido, sin embargo no me satisfacía completamente por la deficiente navegación entre los directorios de mi ordenador y de mi servidor.

La solución la encontré en Filezilla, que no tiene nada que ver con la fundación Mozilla, que es una solución de código abierto que supera a muchos clientes FTP que he probado. Este programa sólo se encuentra en inglés.

Firewall

Cuando nació el virus Blaster el verano de 2003, aquellos que ya teníamos una línea ADSL o nos conectábamos a través de una IP fija, descubrimos que éramos unos incautos. Claro que Microsoft también demostró que lo era dando tantas facilidades a los programadores de virus y tuvo que someter a sus usuarios a una reeducación intensiva. Afortunadamente, la solución ante este problema era relativamente sencilla y tan sólo teníamos que configurar el WXP para que protegiese nuestra conexión a Internet cerrando los puertos que no utilizasen los programas que estuviesen en ejecución.

Sin embargo, algunos quisimos dar un paso más y nos planteamos la instalación de un firewall para controlar los programas que accedían a Internet y la información que recibía nuestro ordenador. Uno de los mejores, y de los más sencillos de utilizar, es ZoneAlarm que dispone de una versión gratuita contanto sólo con el firewall y otra de pago con más soluciones como un bloqueador publicitario.

Zip y los archivos comprimidos

Cuando Microsoft publicó su nuevo sistema operativo Windows XP , instaló de forma predeterminada un sencillo compresor de archivos Zip para su explorador de sistema. De esta forma, el archiconocido Winzip descubría que su mercado se constreñía una vez más. Por supuesto que estos métodos de compresión no son los únicos. Existen una completa amalgama de programas que tratan de comprimir archivos y a la vez demostrar que su algoritmo de compresión es superior, como por ejemplo Winrar.

Ante tamaño caos de opciones, yo sólo deseaba un programa gratuito que lo comprimiese y descomprimiese todo a la vez. Los anteriormente citados ni son gratuitos ni comprimen y descompriment todo, por lo que la solución que descubrí fue IzArc que se integra perfectamente en el sistema operativo y es completamente gratuito.

Blogs y alimentador de RSS

Ya nombré a w.bloggar en un anterior envío en este blog y, por lo tanto, no creo que haga falta que lo vuelva a recomendar, así que paso directamente a los alimentadores de feeds.

He probado algunos con concepciones diferentes (Abilon y Pluck) pero, definitivamente, me quedo con Sauce Reader. Éste utiliza la tecnología Framework .NET de Microsoft, sin embargo es el único que todavía no me ha dado ningún problema, incluso se ha demostrado más ágil a la hora de mostrar los últimos envíos en mi ordenador. La única pega, si puede considerarse de este modo, consiste en que es un poco lento a la hora de ejecutarse y cerrarse, en cualquier caso todavía no le he encontrado ninguna más.

Otras necesidades a título personal

Si queremos rizar aún más el rizo, podemos añadir unas funciones más funciones a nuestro sistema. El sistema operativo de Apple, Mac-OS, dispone de un software instalado por defecto que consiste en pegar post-it digitales en el escritorio del usuario. Lo cierto es que un documentalista siempre está realizando tareas sobre el ordenador mientras que sigilosamente se le acumulan otras, ¿por qué no pegar unos recordatorios en el escritorio por si la memoria nos falla? El software que yo utilizo es el ATnotes disponible en castellano.

Otra de las funciones que no están disponibles en MS Windows es el de la agenda. No todos disponemos de los recursos necesarios para poder disponer de un MS-Outlook para poder disfrutar de un calendario a modo de agenda y señalar los días más importantes del mes, además de poder acceder sin el menor esfuerzo a los meses que vinieron y se fueron. Rainlendar dispone de un gran estilo visual que puede cubrir las necesidades de aquellos que no disponemos de un estilo de vida de ejecutivo. Muy recomendable.

Y una función más, ¿cansado de que el programa de correo te ocupe espacio en la barra de tareas? Necesitas enviar un programa al Systray o área de notificación? 4t Tray es el programa que me solucionó poder disponer del iTunes, otro programa recomendable, en un espacio mínimo, además de tener el programa de correo siempre activo dispuesto a recibir e-mails en cualquier momento.

Un comentario

Urs Hozle (Google) y los documentalistas

De vez en cuando, cuando el tiempo y mi humor me lo permite, arreglo los muchos papeles que se van amontonando en mi mesa. Es curioso la cantidad de papel que uno puede coleccionar durante un año, que piensa que no podría tirar, pero finalmente siente que debe de hacerlo para salvaguardar una parte. ¿A qué me suena esto…?

En cualquier caso, de lo que nunca me desprendería es de mis viejas revistas del Ciberpaís. Para aquel que lo desconozca, a finales de 1999 y principios de 2000, el Diario El País decidió relanzar su suplemento Ciberpaís como una revista de tirada mensual. En un principio, aquella revista estaba impresa en lo que se conoce en el argot periodístico como formato tabloide. Es decir, que cuando la abrías tenía el tamaño de un periódico, pero era una revista con sus páginas satinadas y con un precio de 300 pesetas de las de entonces, 1’8 € de los de ahora. Obviamente, las primeras cartas al Director fueron para elogiar la apuesta editorial del grupo editorial del Diario y para criticar el tamaño tan poco manejable de la revista.

Yo me compré los tres primeros, pero al cuarto me negué a seguir comprándolo hasta que no le redujesen el tamaño. Algo que finalmente hicieron, aunque por lo visto, no fue suficiente para poder remontar la crisis publicitaria y aumentar las ventas. Hay que indicar que la publicidad se resintió tanto en los medios de comunicación como en las aventuras puntocom a lo largo de los años 2000-2002 y la revista, finalmente, desapareció de los kioscos. Sin embargo, los redactores tuvieron tiempo de dejarnos algunas perlas. Y una de ellas me la encontré hace algunos sábados, echando un vistazo a un artículo especial sobre Google.

«[…]

Tras recibir premios y laureles en la Universidad de Michigan, (Larry) Page emigró a Stanford para seguir un doctorado en Ciencias de la Computación. Sergey Brin nació en Moscú, pero se ganó los laureles matemáticos en la Universidad de Maryland. Para su doctorado también eligió Stanford. Allí se encontraron los dos. Finales de 1995. Page de 22 años; Brin, de 21. Larry me pareció detestable, recordó posteriormente Brin. No paraba de hacer bobadas. Pero los dos coincidían en una cosa, recuerda Brin: Los buscadores de Internet de entonces eran absurdos. Clasificaban las páginas según las veces que se repetía en el texto la palabra que querías buscar. Su doctorado versaba sobre el abstracto tema de Nuevas vías de buscar información en Internet. Por entonces, Yahoo! (1994) era un directorio de páginas editado manualmente. Altavista (1995) había abierto camino con la búsqeuda automática, pero era tan exhaustiva como poco práctica.

Los buscadores bajaban todas las páginas. Miles. Entonces se elegía entre las que contenían todas las palabras de la consulta, las que iban en el titular o las que se repetían mucho. Altavista era interesante para los documentalistas, pero no para los internautas. El que habla es […] el vicepresidente Urs Hozle […]. El problema es que Internet crece cada vez más y la elección es difícil.

[…]»

MARTÍN, Javier. Googlandia. Ciberpaís nº 17, Diciembre 2000. p. 26

3 comentarios

w.bloggar

Disculpad mi candidez, acabo de estrenar blog, como sabéis, y no llevo mucho tiempo en el gremio; por lo que no es infrecuente que me lleve alguna que otra grata sorpresa. El hecho es que acabo de descubrir una pequeña aplicación que me evitará trabajar sobre la fría Textarea de WordPress o sobre Microsoft Word si estoy off-line, lo siento todavía no utilizo OpenOffice, o sobre el editor HTML que alguna vez he utilizado para la maquetación.

El software se llama w.bloggar – Universal XML-RPC Weblog Interface, una de sus principales características es que trabaja desde los distintos y más importantes sistemas de gestión de contenidos. Por citar, citaré los más conocidos que están aceptados:

El desventaja más grave que yo le veo es que no es un editor puro WYSIWYG, y para los poco informáticos les costará un poco poder leer los galimatías que se forman con tantas etiquetas. Pero, al menos, para los que no tenemos una conexión permanente a Internet no nos viene mal.

La parte más positiva es su sencilla interfaz y configuración, además de que al estar traducido en castellano le da un punto a su favor, además del plug-in del iTunes.

¿Alguien más que lo utilice? Claro que sí, por ejemplo MiniD que ya reseñó en su blog sus primeras experiencias con este software. Y tal como él afirma, también podéis echarle un vistazo a Zempt que con una interfaz más refinada, no es tan completo.

[Escuchando: Loco de Andrés Calamaro]

Un comentario

¿Huida generalizada de Movable Type?

La nueva versión de MT , la versión 3, ya está en la calle. Por lo que he visto en la blogosfera, seguramente no será actualizada por los bloggers que utilizan este popular sistema, aunque no alcanzo a entenderlo. Tal y como se relataba en eCuaderno, muchos bloggers están migrando a WordPress, que es el sistema que actualmente utilizamos nosotros, ante el cambio de sistemas de licencia en MT3. Los desarrolladores de este sistema han pasado de una licencia gratuita en las anteriores versiones, si no se utilizaba el sistema para propósitos comerciales, por licencia gratuita pero con posibilidades disminuídas o el pago de 69’95 $ en su licencia más sencilla.

Según la página de descarga, la versión gratuita de MT3 es completamente funcional, pero tiene las limitaciones de:

  • Sin soporte de ayuda
  • Sin acceso al servicio de instalación
  • No más de un autor y tres weblogs
  • No se promocianará el weblog a través de la lista de Recently
    Updated
  • Sin utilización comercial del weblog
  • Uso opcional del servicio de autentificación TypeKey

¿Convencido? Pues te puedes descargar MT3 en su versión gratuita en esta página.

Nosotros, de momento, continuamos con WordPress.

 

2 comentarios
Usamos Cookies - Utilizando este sitio o cerrando este mensaje aceptas nuestra política de Cookies.
Aceptar Cookies
x