El Documentalista Enredado

Infonomía, Innovación, Análisis y Nuevas Tecnologías

La búsqueda de empleo para los profesionales de la información no es sencilla teniendo presente el práctico desconocimiento que tiene la sociedad que tiene de nuestras funciones y posibilidades. Tanto es así que si acuden a los servicios de empleo de sus comunidades autónomas, en general, los funcionarios arquearán una ceja y les obsequiarán una sonrisa, mientras que sus terminales informáticos sólo ofrecen la posibilidad de encajar al Diplomado en Biblioteconomía o el Licenciado en Documentación bajo el epígrafe de “Artistas”. Por otro lado, atendiendo a una de las principales salidas profesionales de los bibliotecarios, los profesionales rebuscarán en los distintos boletines oficiales rastreando las distintas convocatorias de becas y oposiciones para peregrinar, uno tras otro, a las diversas oficinas de registro de las administraciones pertinentes con los papeles acreditativos correspondientes para confiar en su suerte.

Las universidades son otras de las grandes “agencias” de las que disponen los profesionales de la información a la hora de buscar su primer empleo o el segundo, ya que sus unidades de prácticas comienzan a abrir el difícil camino laboral de sus estudiantes. Al mismo tiempo, los profesores universitarios se preocuparán del mercado laboral de esta franja de especialidad profesional para encontrarse que, aunque hay muchas ofertas, la calidad de este trabajo es bastante mala.

Una vez agotadas, estas posibilidades, ¿dónde poder informarse sistemáticamente de las ofertas laborales adecuadas a nuestros perfiles? ¿A quién acudir más allá del chivatazo de nuestras amistades que en ocasiones son providenciales? Fundamentalmente, son varias las vías para estar al tanto de las ofertas laborales, así que permitidme que os recoja algunas de las opciones en una lista introductoria no exhaustiva:

¿Boicot a Google? arrow-right
Next post

arrow-left Casos de éxito de la Biblioteca 2.0: Library of Congress & Flickr
Previous post

  • Marcos Ros-Martín

    Miércoles, 17 de diciembre de 2008 at 12:30 |

    Se me olvidó incluir el fenómeno emergente de las redes sociales a las que ya dedicamos un pequeño estudio.

    ¿Alguien las ve como un lugar donde buscar empleo en nuestra profesión?

  • Maria Elena Mateo

    Miércoles, 17 de diciembre de 2008 at 19:56 |

    Siempre me ha parecido muy divertido que en el Sistema Nacional de Empleo estemos clasificados en el sector “Información y manifestaciones artísticas”: ¿Acróbatas de la información? ¿Bailarines con datos?…
    A la lista precedente de salidas laborales que ofrece Marcos, habría que añadir los contratos asociados a proyectos de investigación en universidades y organismos públicos que, aunque escasos, ofrecen un perfil documentalista o de gestión bastante interesante. Eso sí, difíciles de localizar y con pocas posibilidades reales de acceder a ellos, casi siempre.

    • Marcos Ros-Martín

      Jueves, 18 de diciembre de 2008 at 10:40 |

      ¡Es cierto! Se me olvidó incluir ese tipo de contratos… Contratos, contratos. Aunque en general salen publicadas las convocatorias en los boletines oficiales, más si son de I+D de instituciones oficiales y universidades.

      Desconocía la categoría, Maria Elena aunque algo de “Artistas” me sonaba…

      😀

  • El Bar de Yoriento (XXIII): blogs y enlaces de la semana (404) | Yoriento

    Lunes, 22 de diciembre de 2008 at 23:58 |

    […] línea asesora, pero desde el punto de vista de un documentalista enredado, MARCOS ROS-MARTÍN  aconseja sobre la búsqueda de empleo para bibliotecarios, aunque algunas reflexiones son generalizables a otros sectores profesionales. Tal vez algunas de […]

  • Patricia

    Viernes, 22 de mayo de 2009 at 22:00 |

    Es tan importante reconocer los perfiles donde debemos postularnos como la manera de hacerlo, conseguir trabajo en los últimos tiempos es cada vez más complicado.

Usamos Cookies - Utilizando este sitio o cerrando este mensaje aceptas nuestra política de Cookies.
Aceptar Cookies
x