El Documentalista Enredado

Infonomía, Innovación, Análisis y Nuevas Tecnologías

Bibliotecarios, documentalistas… ¿Infonomistas?

Hoy nos encontramos en TekaTeka, esperamos que el artículo sea de vuestro interés.

Gracias a Yavannna por las facilidades que nos ha dado. ¡Y suerte con su blog!


TEXTO ÍNTEGRO PUBLICADO EN TEKATEKA

Como ya escribí en un envío a Deakialli, es difícil, al menos para mí, escribir en un blog ajeno. Sin embargo, en el caso de TekaTeka, la temática del envió surgió prácticamente solo. Ante todo y, antes que nada, quiero agradecer a Yavannna su hospitalidad y facilidades a la hora de publicar en su blog y que está invitada cuando quiera a publicar en el Documentalista Enredado.

En esta ocasión, sencillamente, deseo retomar una discusión que abrió la profesora Moreno dentro de su blog Notas de Clase, que por otro lado es profesora de Yavannna. En su envío, trataba de hacer reflexionar a sus alumnos si realmente los documentalistas necesitamos una marca para tratar de hacernos un hueco en la Sociedad de la Información. Ese debate me pareció sumamente interesante y creo que no se ha entrado completamente en él.

Consideremos, en primera instancia, las raíces de las palabras Archivero y Bibliotecario. Una persona de a pie, desconocedora de la Documentación como ciencia, ligará estas dos palabras con las instituciones donde se desarrollan sus cometidos. Es decir, unirá el archivero con el archivo, ya sea municipal o privado, y al bibliotecario, obviamente, con la biblioteca. La raigambre de estas profesiones en la Sociedad es muy amplia, de siglos, por no decir de algunos milenos. Sin embargo, el término Documentalista es relativamente reciente y la reacción de la persona desconocedora de las Ciencias de la Documentación será diferente.

Paul Outlet publicó su libro Traité de documentation en 1934. Los documentalistas tan sólo han dispuesto de 70 años para demostrar sus cometidos a la Sociedad. Sin embargo, el desempeño de las tareas de los documentalistas están más cerca de los centros de investigación que de la propia Sociedad. Es decir, un bibliotecario o un archivero tienen más contacto con la gente de a pie. Aquí debemos añadir que la palabra “Documentalista” aporta un nuevo punto de vista a la profesión de los gestores de la información, puesto que hace ya referencia al soporte, alejándonos completamente del lugar donde la información está contenida, al contrario de los Bibliotecarios y los Archiveros.

Otro de los problemas que nos aporta la palabra “Documentalista” es su polisemia. Nos encontramos que un Documentalista puede tratarse de un gestor de la información a la vez que un realizador de documentales cinematográficos o televisivos. Obviamente, la segunda acepción es la que más extendida y tiene más aceptación dentro de la Sociedad; por lo que si una persona se declara Documentalista, puede que el interlocutor considere la segunda opción por desconocimiento de la primera.

Sin embargo, el documentalista ya ha dejado de tener tiempo para tratar de ajustar su rol dentro de la sociedad puesto que el documento ha dejado de tener un soporte físico de distribución. Internet está cambiando el concepto de distribución de la información. Alfons Cornellá ya trató de desligar a los profesionales de la información (Bibliotecarios y documentalistas) de los elementos tangibles (lugares y papeles) creando para ello la palabra Infonomía (Info: Información y Nomía: Pseudodesinencia griega, ley, ciencia) y sus derivados como infonomista. Sin embargo, el desconocimiento de la existencia misma palabra dentro de los propios documentalistas, dificulta su aceptación y su difusión.

Los archiveros, los bibliotecarios, los documentalistas y, claro, los infonomistas están dejando de ser personas que manejan estrictamente documentos. Son profesionales que manejan información y deben de administrarla, sin embargo, hasta ese momento la información tan sólo podía se transmitida a través de un soporte, soportes que hoy lentamente desaparecen y son reemplazados por otros.

Mi sugerencia, puesto que este envío se reduce a una sugerencia, es que los documentalistas y los bibliotecarios vayamos un paso más allá de la búsqueda de raíces griegas para tratar de definir nuestra profesión de una forma clara, además de tratar considerar que si vamos a realizar un cambio significativo dentro de la definición de nuestra profesión lo hagamos de una forma absoluta. Si dentro de los roles a desempeñar por un documentalista ya pasan por la gestión de intangibles, del conocimiento, arquitectura de la información, evaluación de recursos de información dentro del ámbito empresarial, gestión de la información en las organizaciones, creación de contenidos para webs, etc; debemos de considerar la utilización del lenguaje universal de este siglo, es decir el inglés, para crear un nuevo término que se ajuste mejor a las reglas del mercado y del marketing actuales.

Si hoy en día los contables, los que se dedican a la Contabilidad, término completamente aceptado y de larga tradición en el castellano, se denominan en estos momentos Account Manager o Key Account Manager por osmosis de la lengua inglesa ¿por qué deberíamos nosotros retrotraernos al griego? ¿No sería más cool y más vendible denominarnos Information Managers que infonomistas? Puesto que el soporte ha muerto, puesto que las bibliotecas se convierten lentamente en puntos de acceso públicos a la Red, aunque el libro nunca morirá, ¿por qué evitar la evidencia?

Obviamente, se admiten propuestas.

Biblioteca y teatro: la simbiosis perfecta arrow-right
Next post

arrow-left Desmitificando a Google
Previous post

  • Yavannna

    Viernes, 12 de noviembre de 2004 at 14:53 |

    Gracias a vos, es todo un honor tenerle hospedado en TekaTeka

  • No me llames bibliotecario, llámame… » El Documentalista Enredado

    Domingo, 26 de marzo de 2006 at 18:35 |

    […] En España, todavía existe un surtido muy pobre a la hora de denominar a un profesional de la información más allá de los consabidos bibliotecario, documentalista o archivero – El éxito de Infonomista todavía no está muy claro -, aunque no sucede así en los países anglosajones. Inspirada en el artículo de The New York Times, la bibliotecaria de Colorado, además de escritora, Michelle Mach comenzó a realizar una compilación de todos los nombres que se utilizaron en distintas ofertas de trabajo para bibliotecas y / o centros de información en Estados Unidos, publicándolas en su sitio web que actualmente no está accesible a no ser que acudamos a Archive.org. […]

  • Manuel Moreta

    Domingo, 23 de julio de 2006 at 19:29 |

    Saludos:
    Creo que la palabra Gestor de Información existe y deberia ser usada con mayor frecuencia para ser aplicada a los trabajadores de todo tipo de información.

    Un saludo.

  • ¿Qué es la Infonomía? » El Documentalista Enredado

    Sábado, 15 de septiembre de 2007 at 13:55 |

    […] es una disciplina en crecimiento. Quizás todavía nadie se llama a sí mismo infonomista, pero hay miles, millones de personas que dedican muchas horas de su jornada justamente a eso, a […]

  • La economía de la información » El Documentalista Enredado

    Miércoles, 28 de noviembre de 2007 at 09:08 |

    […] infonomista que se precie no puede obviar la creación de una nueva disciplina dentro de la Ciencia […]

Usamos Cookies - Utilizando este sitio o cerrando este mensaje aceptas nuestra política de Cookies.
Aceptar Cookies
x