El Documentalista Enredado

Infonomía, Innovación, Análisis y Nuevas Tecnologías

¡Que no cunda el pánico! El servidor está caído

Toda persona que gestiona un sitio web se ha enfrentado a la situación, que invariablemente de la empresa con la que tiene contratado el servicio de alojamiento más tarde o temprano se da, de introducir la dirección URL de su dominio, darle al “Intro” y que no pase nada. Bueno, sí, que el navegador de un error tipo “El sitio web es inalcanzable”. Es entonces cuando dependiendo de si el sitio web se encuentra alojado en un servidor compartido o dedicado, al administrador de la web le entra la preocupación o simplemente piensa para sí mismo “Ya pasará”.

En el primer caso, si es compartido, en general, se trata de webs con bajo tráfico y es bastante frecuente que se dé la situación de encontrarse el servidor caído. Si el servidor es dedicado, es bastante probable que la página web soporte bastante tráfico y se desee que la web se encuentre disponible las 24 horas del día. En realidad, miento, esto es cierto a medias. Todos los administradores se ponen nerviosos, aunque algunos lo llevan mejor que otros, mientras un frío pensamiento atraviesa sus mentes: ¿Qué estará pasando en aquellos ordenadores remotos que no sirven las páginas web?

En ocasiones, ese “corte” en el servicio se trata de que un servidor ha dejado de funcionar por la razón que sea. En otras, es  nuestro proveedor de acceso el que decide suspender nuestra cuenta debido a que hemos sobrepasado la cantidad de datos que habíamos contratado. Este último caso es el más descorazonador de todos porque demasiado frecuentemente la suspensión de cuentas suceden sin previo aviso. Así, la suspensión te deja un tanto desamparado e intentando entender qué sucede, hasta que abres tu cuenta de correo electrónico y allí tienes el mensaje explicativo, aunque no te den otra opción a pagar más y contratar una tarifa superior.

Es entonces cuando el administrador debe tomar una decisión, mientras recibe algún correo de los visitantes habituales de su sitio web preguntándole o avisándole de que aquello no funciona. El administrador no dispone de muchas alternativa, salvo buscar otra opción más económica en otro proveedor (con el esfuerzo de migración que esto supone), pagar una tarifa superior mediante sus recursos propios económicos al alojamiento que lo ha suspendido o confiar que los fieles le ayuden a salir del atolladero y poder afrontar el pago (No sería la primera vez que sucede).

Sin embargo, no hay nada peor para la reputación de un sitio web que un visitante se encuentre constantemente con el servidor inactivo y la información que necesita sin poder ser recuperable. Si hablamos de un sitio web de referencia la coyuntura se torna en dramática, y si ya damos el siguiente paso y nos referimos a una web profesional que se financia a través de su publicidad contextual, afiliaciones y patrocinios, ya es insostenible.

Lo peor de todo es que esta realidad es obviada y, en más de una ocasión, en sitios webs donde jamás debería suceder. De hecho, en diversas ocasiones, he intentado acceder a un sitio web de un medio de comunicación que ante los picos de tráfico que suceden entre las 8 y las 10 a.m. se encuentra colapsada y sin poder gestionar tal cantidad de tráfico… Y esto sucede durante los últimos meses. Pero esto no es lo peor que me he encontrado, en ocasiones, visitándola a las 9:15 a.m. continuaba sirviendo los contenidos del día anterior, cuando la franja de mayor actividad de los medios es precisamente a esa hora. En ese sitio web, obviamente, parece no cundir el pánico.

La Innovación Abierta (Open Innovation) /1 arrow-right
Next post

arrow-left El mal sueldo del blogger
Previous post

  • Julián Marquina

    Viernes, 23 de julio de 2010 at 08:13 |

    ¡Cuanta razón tienes Marcos!… aún recuerdo el periodo de inactividad de RecBib porque nuestro proveedor (en EEUU) decidió echarnos del alojamiento y estuvimos 12 días sin web… o algún pico temporal… cuando ves eso no te queda otra: te pones nervioso… 🙂

  • Marcos Ros-Martín

    Viernes, 23 de julio de 2010 at 08:52 |

    Jajaja

    Hombre, he escrito el post medio inspirado en la experiencia propia y lo visto. Y el RecBib es una de mis fuentes principales en este texto. Seguí con mucho interés lo acontecido entonces y creo que solventaste bastante bien la crisis.

    😉

    A nosotros cuando empezamos con Dreamhost se nos caía el servidor bastante, con tan mala suerte que si era en fin de semana hasta el lunes siguiente no disponíamos de servicio.

    😕

    Al final, pasábamos un poco y hasta que no llegaba el lunes no nos preocupábamos en exceso, pero bueno esto te va curtiendo poco a poco.

  • omar

    Viernes, 22 de octubre de 2010 at 16:53 |

    pero dime una cosa, cual es el mejor servidor o la que da menos problemas?. mencioname algunos de ellos sus pros y contras. gracias

Usamos Cookies - Utilizando este sitio o cerrando este mensaje aceptas nuestra política de Cookies.
Aceptar Cookies
x