Saltar al contenido →

Mes: octubre 2006

El archivo real de Gondor

Fernando Siles ya publicó en su antiguo blog Barbol.com un texto sobre el Archivo de Gondor que afortunadamente rescató para Véase Además cuando el primero cerró. Personalmente, soy un tanto desconocedor del mundo de la Tierra Media más allá de los libros publicados por J.R.R. Tolkien o de las películas de Peter Jackson; por lo que si alguien tuviese alguna duda sobre este tema, os recomendaría que acudieseis antes a Fernando dejándome a mí un poco al lado puesto que sé poco más de lo que él escribió sobre este tema.

El objetivo de este texto es reseñar la recreación que se hizo en la primera parte de El Señor de los Anillos, La Comunidad del Anillo, de este archivo que, como se verá, posee el imaginario social que se tiene de los archivos. Es una lástima que en este mundo de fantasía los elfos no tengan archivos, o no se sepa de ellos, seguramente todo estaría bien iluminado y correctamente organizado. En fin, son elfos y es lo que se espera de ellos, ¿no? Entremos en materia.

2 comentarios

Secretos del Archivo Secreto Vaticano

[…]

Pese a lo de "Secreto" y a los enigmas históricos que custodia, el archivo, sostiene el prefecto, no es más que eso, un archivo. "Aquí no hay nada de conspiraciones a lo Código Da Vinci, que, permítame decirlo, me parece un libro pésimo. No se puede comparar con El nombre de la rosa. Es preocupante ver su influencia, observar cómo la gente puede creer en ese tipo de cosas". El Archivo Secreto Vaticano forma parte de ese imaginario de las conspiraciones y los misterios. ¿Es víctima de su propio mito? Hace unos años, en su terraza del cercano Trastevere, el escritor Peter Berling, pionero de la teoría del Grial como la sangre de Cristo, extendía su grueso dedo acusador hacia el Vaticano para señalar el lugar donde se ocultaban todas las respuestas a todas las preguntas. "No me importa el mito. Tenemos la consideración de los historiadores serios y el resto, la vulgar leyenda, no importa". Hombre, si cambiaran lo de Secreto. "No se puede, siempre se llamará Secreto, significa privado, reservado, porque es el archivo de la Santa Sede, el archivo del Papa".

Con sus 85 kilómetros lineales de documentos, el problema básico que tiene el Archivo Secreto es de espacio y ordenamiento. "Ése es nuestro reto, con nuestros escasos medios hacer que todo esté arreglado archivísticamente. Si no, los historiadores dirán que lo que no aparece lo hemos ocultado".

Tras la entrevista, Pagano accede a la petición, humilde por supuesto, de una somera visita a las salas de consulta del Archivo Secreto. El Archivo en sí, los fondos, se encuentra repartido en varios espacios de almacenamiento, entre ellos los locales subterráneos inaugurados en 1980 bajo el Cortile de la Pigna, sobre los que se desplazan cada día miles de turistas camino de los Museos Vaticanos. De las dos salas de estudio una está dedicada a la consulta informática -un acceso lleva hasta donde se encuentra el monumental índice- y la otra es donde los investigadores reciben los legajos en unas mesas de madera con atriles. El momento culminante del acceso al exclusivo Archivo es un anticlímax. El lugar, muy poco impresionante pese a todo, mezcla la funcionalidad con una cierta atmósfera monacal que seguramente haría felices a Borges o a Guillermo de Baskerville. Al entrar discretamente, los estudiosos alzan la cabeza y vuelven en seguida a lo suyo. La sala no está llena ni mucho menos.

[…]

Extraído de: ANTÓN, Jacinto. En busca de los secretos vaticanos. En: Diario El País. Sábado, 30 de septiembre de 2006, Madrid.

3 comentarios
Usamos Cookies - Utilizando este sitio o cerrando este mensaje aceptas nuestra política de Cookies.
Aceptar Cookies
x