El Documentalista Enredado

Infonomía, Innovación, Análisis y Nuevas Tecnologías

Un lustro como documentalista informativo

Dedicado a Bárbara para que me haga caso, si quiere, puesto que no es baladí.

Alguien dijo que en esta profesión deberíamos estar preparados para casi todo y razonó que seguramente acabaríamos en cualquier tipo de empresa / institución para trabajar en el mejor de los casos. En el peor, iríamos saltando de una a otra, posiblemente sin mucha relación de la última con la anterior. Por supuesto que los hay que afirman que lo que deberíamos hacer es especializarnos, enfocar nuestra carrera hacia un objetivo y andar hacia él. Pero, desde mi punto de vista, y después de lo que he vivido, de lo que he visto y de lo que me han contado; me quedo con el primer razonamiento: Hay que saber un poco de todo para poder afrontar el futuro. Adaptabilidad lo llaman, por lo que pueda pasar o porque cerrarnos en cuanto a una opción no es lo más seguro teniendo presente la situación de nuestro mercado laboral.

Hace ya cinco años que acabé la diplomatura en Biblioteconomía y como muchos recién diplomados consideré que ya era hora de comenzar a buscar trabajo (relacionado con mi carrera, un trabajo relacionado con los fast food no cuenta) aunque aún me aguardase la titulación de Licenciado en Documentación por delante. Todos sabemos que el paso de la universidad al mundo laboral siempre es incierto, sin embargo en mi caso parte del camino ya estaba hecho. La razón es sencilla, puesto que nada más empezar mi tercer curso en la Universitat de València ya me había dedicado a enviar mi currículum a distintas empresas convenientemente seleccionadas. De octubre a mayo, nada supe de ninguna de ellas, pero cuando todo parecía perdido, cuando todo indicaba que trabajaría en una empresa que nada tenía que ver con el mundo de la información (¿Recambios de coches?), recibí una llamada de teléfono para realizar una entrevista de trabajo en una de aquellas empresas.

La entrevista se desarrolló de una forma bastante curiosa y de aquello tengo, y creo que de aquel año en particular, un grato recuerdo. Primero, acudí a la entrevista con una terrible infección de oídos que me producía un gran dolor, segundo llegué un poco pronto y el entrevistador todavía no había llegado después de comer, por lo que la tensa espera añadida a mis molestias aumentaba mi grado de nerviosismo. Claro que si acudes a una entrevista de trabajo en el primer medio de comunicación impreso, en cuanto a audiencia, de la Comunidad Valenciana no es para menos. Poco importa si casi no puedes abrir la mandíbula para articular palabra o que tus pensamientos se deriven hacia el dolor del oído izquierdo; afortunadamente, mi elemento son las entrevistas cara a cara, salí bastante satisfecho de ella y por lo visto fue muy bien.

Durante el mes de mayo, la mayoría de los estudiantes están preparando los exámenes de junio y yo no era una excepción, salvo por el hecho que a mí tan sólo me restaba uno, además de tener que presentar la memoria del Practicum obligatorio de la diplomatura. Todo aquello se trató en la entrevista y, posteriormente tras distintas conversaciones que tuve con mi entrevistador, se me ofreció un mes de prueba para ver cómo me adaptaba al funcionamiento de la empresa y darme la oportunidad de finalizar mis estudios (Cuestiones de categoría profesional, me temo). Es obvio que todo se desarrolló correctamente y otra de las anécdotas de aquel año pasa precisamente por la entrega de la memoria del Practicum. Aquella entrevista también la recuerdo especialmente, sobre todo por un comentario final que mi tutora me hizo: "Y a partir de ahora, os soltamos y debéis buscaros la vida"; a lo que yo le respondí: "Yo ya encontré trabajo" (El acento estaba en que había un contrato de por medio).

Es probable que no sepáis qué hacíais o dónde estabais el 3 de julio de 2000, lunes, desde luego que la importancia de esta fecha es relativa, pero aquella fecha marca definitivamente el inicio de mi carrera como documentalista en un medio de comunicación. Así, partí de un contrato de seis meses que se prorrogó hasta alcanzar uno indefinido que se cruzó con una oferta en la delegación de Antena 3 en Valencia que finalmente rechacé para mi fortuna. Sobre lo que pueda contar de todo este tiempo, cinco años nada menos, es mucho. Pero esencialmente y sinceramente, la conclusión es que me he hecho viejo y puede que un poco pedante. Recuerdo perfectamente que cuando comencé como un becario más, me enfrentaba a las preguntas del resto de becados de una forma completamente distinta a lo que lo hago ahora. Todavía recuerdo como Luisa me pedía fotos de distintos pueblos en fiestas sin que hubiese demasiada fortuna.

Si antes me desquitaba con las cuestiones que me hacían los usuarios recién llegados, ahora simplemente emito una sonrisa de complacencia: "¿Estás seguro que quieres recuperar eso de esa manera?" O "¿Todo sobre esto? ¿Estás seguro?" Definitivamente, reconozco que es una falta mía y puede que grave, pero a estas alturas casi no puedo evitarlo, llamémoslo respuesta a la ingenuidad del usuario.

Desde luego que mucho he recorrido ya, aunque no lo suficiente, a mucha gente he conocido y de diversa índole, algunas me recordarán, otras simplemente me obviarán, pero yo todavía trato de recordarlas capturando el recuerdo. Anécdotas pueden haber muchas, como aquel que nos dejó tras permanecer tan sólo un día en la redacción, razones de atención dedicada hacia su persona arguyó.

Como podréis imaginar, los medios de comunicación son las herramientas ideales par ir marcando los pasos de la Historia. Algunos de esos momentos los he tenido trabajando, como el 11-S, ahora sí que recordaréis dónde os encontrabais, o el día que falleció el Papa. Sobre el 11 de septiembre de 2001, los ataques comenzaron a difundirse en los medios españoles a las 15h, yo entraba a trabajar a las 16h. Cuando llegué al periódico, la redacción estaba desierta, algo completamente inusual, pero es que todos se encontraban hipnotizados enfrente de un televisor que poseía un sub-director en su despacho. Desde luego que aquella tarde fue bastante larga para todos, mientras algunos transmitían sus miedos vaticinando el comienzo de una guerra sin saber muy bien contra quién.

Sobre la muerte del Papa, aparentemente fui el último en enterarme, lo cual es bastante gracioso cuando yo estaba trabajando dentro del diario. Si la noticia se difundió en torno las 21:30 21:40 de la noche, yo a las 22h me disponía a salir de trabajar hacia una cena con las amistades, mientras cruzaba la redacción un sub-director me preguntó:

– ¿A dónde crees que vas?

– Me iba ya, ¿por? – respondí.

– El Papa ha muerto.

Y aunque no era una noticia bomba, puesto que era obvio que el deterioro del Papa era irreversible, tenía sus consecuencias, así que permanecí en el periódico durante una hora y media más. Por supuesto que tuve que cenar casa, cosas del oficio me temo.

En cualquier caso y a pesar de todo, de los disgustos, de las discusiones, de las frustraciones y de las alegrías que van aparejadas con cualquier trabajo; os debo de decir que ha sido y es una experiencia muy grata y esun trabajo que no me canso de hacer. Trabajar en un medio de comunicación nos enfrenta al cambio continuo, a veces súbito, de las necesidades de los usuarios y desde luego que los materiales en cuanto a forma y contenido. Considero quees un verdadero reto para los documentalistas trabajar en un medio de comunicación y una verdadera oportunidad para cualquiera de nosotros la oportunidad de trabajar en ellos. Por supuesto que yo nunca dejé, ni he dejado, de estudiar por trabajar en el periódico, la obtención de la licenciatura en Documentación era un objetivo completamente secundario, que he aprendido mucho con mi trabajo en el periódico y fuera de él.

Permitidme ahora una guinda como colofón a este texto. Este dibujo está dedicado de Ortifus a sus compañeros del diario Levante en un suplemento extra que se editó en mayo de 1987. Puede que los documentalistas informativos todavía desprendamos en este dibujo los tópicos de guardianes de la documentación, sin embargo merece la pena:

También podéis echar un vistazo a la viñeta que publicó Forges el 4 de julio en El País sobre el mundo de los becarios.

Over The Hedge: Estoy en la biblioteca arrow-right
Siguiente entrada

arrow-left La Ley de Archivos de la Comunidad Valenciana
Entrada anterior

  • Maria Elena Mateo

    Miércoles, 6 de julio de 2005 at 16:26 |

    Enhorabuena Marcos por tus 5 años trabajando en el mismo sitio y en un trabajo que te gusta.
    Cómo sabes yo en ese tiempo he ido de trabajo en trabajo y de beca en beca, y todavía sigo circulando. ¡Pero todo llega en esta vida! (o eso espero)

  • Marcos Ros

    Miércoles, 6 de julio de 2005 at 17:28 |

    Bueno, ya sabes que siempre ando metido en fregaos y eso que éste iba a ser una especie de año sabático. Primero deberíamos tratar de aprender lo que significan los términos para después poder aplicarlos.

    En cualquier caso, suerte con tu entrevista de trabajo.

  • Bárbara

    Jueves, 7 de julio de 2005 at 01:56 |

    Gracias Marcos,

    Supongo que todo esto es por la conversación que mantuvimos el otro día 🙂

    Por cierto, ¿qué tal tus oídos?..

  • Yavannna

    Jueves, 7 de julio de 2005 at 12:04 |

    Van dos, no me deja comentar….

    Marcos, me alegro de que lleves tanto tiempo en un trabajo que te gusta.

    Por mi parte, llevo tres años de beca en beca (más algún tiempo de prácticas y trabajillos sin importancia), y aquí estoy, en la biblioteca en la que ya llevo casi dos años y en la que se termina la beca en diciembre, sin ninguna posibilidad de quedarme (Hoy se lo he tenido qu comunicar a una investigadora que me tiene por su documentalista particular y no la ha sentado nada bien 😉 )

    Sobre la viñeta de Forges… cuando llegué a mi casa la encontré tamaño DIN A – 4 en mi escritorio, ahora cuelga a mi espada, justo debajo del cuadrante de vacaciones del personal de la biblioteca 😛

  • Marcos Ros

    Jueves, 7 de julio de 2005 at 12:29 |

    jajaja

    Bárbara, lo cierto es que tenía este post en la recámara, pero no había forma de materializarlo, pero cuando me contaste que definitivamente te habían cogido dije: “Esto me viene perfectamente bien para encauzarlo”. Así que finalmente lo resolví.

    😛

    Yavannna imagino que tienes la suerte que tienen muchos de los documentalistas. A pesar de que las estadísticas dicen que somos una de las carreras con mayor índice de ocupación laboral, habría que detenerse para fijarnos la calidad de los contratos. Yo desde luego tuve bastante suerte, aunque podría puntualizar como en todos los trabajos, seguramente también la tendréis.

    Forges, a veces, como todos los humoristas gráficos tiene sus momentos y es genial.

    ¡Ánimo!

  • Catuxa

    Jueves, 7 de julio de 2005 at 14:20 |

    Bueno yo también voy a tirar de las historias de la abuela 🙂 ( a falta de nietos a quien contarle mis andanzas)…

    En segundo de diplomatura, tuve la suerte de poder disfrutar 4 meses de practicas en un medio de comunicación, en mi caso La Voz de Galicia, el periódico de mayor tirada de la comunidad.

    El ambiente era estupendo, tanto en la redacción, como ifnografía y documentación. Hice un poquito de todo y sobre todo archivo fotográfico y búsquedas concretas para especiales de los domingos.

    Me tocó la época del submarino ruso Kursk y no veais la de fotos e historia de catastrofes similares que me tuve que masticar…

    Cono anécdota muy cultural (mucho, abtenganse los frivolos) la noche que Ismael (noseque) ganó la final de Gran Hermano, nos pasamos hasta las tantas esperando que foto se enviaba a la rotativa, hasta que se supo quien era el ganador de los finalistas.

    Una bonita época… lo peor, currar a turnos y los fines de semana!

  • Yavannna

    Jueves, 7 de julio de 2005 at 18:04 |

    Bueno hoy me llegaba una carta después de escribir el comentario en la que daban más plazo aún (hasta abril) para quedarme, lo que me viene muy bien, la verdad (acabaría justo antes de exámenes) y no tendría que preocuparme tanto por los exámenes / ir a entrevistas.

    Yo también me quiero poner de abuelilla, así que comentaré que con anterioridad estuve en una ONG, lo cual me hizo mucha ilusión al principio, pero resultó ser un completo desastre.

    el día 1 de enero la única persona que quedaba allí trabajando era yo, el resto a la calle, me trataron fatal, me prometieron un equipo y nada, tuve que encargarme yo solita de informatizar / organizar el archivo, la videoteca, la biblioteca y la fototeca además de realizar labores de documentación.

    Como dato curioso, pilló la guerra de por medio y estaba yo en mi mundo metida en EFE en vez de catalogando y llegó la jefa, lo quité disimuladamente y me dijo: Ni se te ocurra, quiero que me cuentes todo lo que está pasando y que conectes con una emisora de Internet 😀 😀

  • Marcos Ros

    Jueves, 7 de julio de 2005 at 20:22 |

    Jejeje, trabajar en un periódico tiene sus inconvenientes, por supuesto. Por ejemplo, en un periódico se trabaja 362 días al año, puesto que tan sólo hay tres días en los que no se publica.

    Yo he trabajado muchos Años nuevos y Navidades. Me he tragado muchas Fallas trabajando, pero insisto es lo que tiene. ¿Trabajar en fin de semana? Por supuesto, es un inconveniente puesto que casi funcionas al contrario de toda la sociedad. Sin embargo, siempre puede ser peor.

    Desde luego que tiene sus ventajas, los periodistas están un poco locos casi todos y la verdad es que es un trabajo muy divertido.

    Y para Yavannna, ya sabes que solemos ser el último departamento que recibe inversiones, somos expertos en hacer juegos malabares con cualquier cosa que se nos ponga al alcance aunque no debería ser así.

    Salut!

  • Maria Elena Mateo

    Jueves, 7 de julio de 2005 at 20:49 |

    Pues yo tampoco voy a ser la excepción.

    El Practicum de la diplomatura lo hice en el centro de documentación de Radio Televisión Valenciana (C9) y, como estaba en audiovisual, me tragué todos los “brutos” de medio ambiente habidos y por haber.
    El trabajo era tan creativo como: “01’50” cabra montesa saltando, 02’30” cabra montesa, 03’58” excremento de cabra montesa…”. Así cintas y cintas sobre cabras montesas, halcones, murciélagos (tan monos ellos).
    Por suerte, al final me pasaron a indizar informativos y era muy interesante. Pero entonces, se acabó lo que se daba.

  • Catuxa

    Jueves, 7 de julio de 2005 at 22:03 |

    Pos voy a seguir contando historias para no dormir, Maria Elena me ha picado 😉
    Yo hice el practicum en la Compañía de Radio Televisión Galega, y de aquel tiempò solo recuerdo como divertido el compartir mesa y tapita de boquerones con el presentador famosete de turno.
    El trabajo era horrible, todo el día viendo brutos y como tu dices, minutado!, mortal…
    El tema que me toco: los Thyssen y Borjita y nuestro querido ex presidente de la Xunta, Manuel Fraga… (sin comentarios) de lo mejor vaya

  • Julio Ruiz

    Viernes, 8 de julio de 2005 at 15:51 |

    Vaya, vaya Catuxa. Eso me recuerda mi practicum en RTVV, donde como dices, lo más destacado era almorzar con famosillos alrededor o charlar con alguno. Recuerdo que mi primer bruto fue del festival erotico de Barcelona. Y el minutado era una pesadilla.

  • Marcos Ros

    Viernes, 8 de julio de 2005 at 15:55 |

    Jajajaja, julio ¿quién dijo que ser documentalista era TAN aburrido?

  • Maria Elena Mateo

    Viernes, 8 de julio de 2005 at 21:04 |

    Jajaja, Julio. Eso no me lo habías contado.
    Cuando me pasaste el relevo en RTVV no me explicaste nada de “esa parte” del trabajo. Me dejaste tan sólo con los “brutos” de medio ambiente.

  • El Documentalista Enredado » Over The Hedge: Estoy en la biblioteca

    Viernes, 8 de julio de 2005 at 21:59 |

    […] de verano en la Biblioteca del Queen Mary 2 no estaría mal, y lo que cuentan algunos sobre su experiencia como documentalistas no tiene desperdicio. En cualquier caso, éste tr […]

  • Josep

    Miércoles, 13 de julio de 2005 at 09:58 |

    Pues como ex-competidor tuyo (durante un tiempo coincidimos como documentalistas en dos periódicos tradicionalmente anatemas) sólo puedo constatar un: ¡Ya te digo!
    Ese fué mi segundo curro serio en el área y durante un par de años me estuve pegando con todo periodista que se acercaba.
    Yo siempre recordaré como gran lección aprendida lo de “el usuario nunca tiene la razón…y si es periodista, mucho menos” La escena más repetida durante ese tiempo fué:
    Periodista preguntón: La segunda semana de julio, creo que era el domingo día 28, publiqué un artículo sobre motos de agua con el título “velocidad sobre las olas”. Anda: búscamelo que quiero hacer algo parecido para el final del verano
    Yo: Ok
    —–
    Tras 117 consultas, hora y media de tiempo invertido, 23 bajadas a la hemeroteca y un par de intentor (fallidos) de suicidio descubro que:
    1.- El artículo se escribió un 2 de octubre
    2.- De hace 4 años
    3.- El artículo era sobre la vigilancia de las playas y, en una esquina abajo a la derecha tenía el artículo de marras
    4.- Por supuesto lo de la “velocidad sobre las olas” aparece en el segundo párrafo…eso si: resaltado
    —–
    En fin: al menos cuando salí ya sabía qué hacer con las cuestiones de los usuarios. Decir que si a todo y hacer lo que me diera la gana^_^
    Grandes recuerdos y grandes personas; y aunque el 11-S me tocará en cambio de turno y no pudiera ni comer ese día realmente estábamos en una posición envidiable (y fuímos testigos de cosas ‘extrañas’ como ciertas desapariciones de teletipos por la cara)

    Pero me quedo también con tu primera frase: “Alguien dijo que en esta profesión deberíamos estar preparados para casi todo”
    Pues tenía razón: tanto en ese tipo de empleos como para elaborar tu vida profesional en general.

    Ale, a cuidarse

  • Marcos Ros

    Miércoles, 13 de julio de 2005 at 22:59 |

    Bueno, creo que no me sorprende que en todos los sitios sea de la misma forma. Los mismos lapsus, las mismas peticiones un tanto absurdas… pero bueno, siempre puedes sonreír de forma sarcástica.

    Y sí, yo también me he partido los cuernos por alguna de aquellas peticiones un tanto absurdas que finalmente se publicaron dos años antes de lo que me afirmaba el periodista.

    Pero…

  • Teresa Pérez

    Martes, 26 de julio de 2005 at 18:15 |

    Buf, el otro día llamarón de admnistración para preguntarme los años de experiencia que tengo y pude decir 8! No he tenido un trabajo continuado, y como casi todos, he tenido que aprender sobre muchas cosas.
    Ahora trabajo para la Administración Pública, y como tantos soy bibliotecaria, documentalista, archivera, informática…
    Desde que empecé a trabajar aquí he pasado por un traslado por ruina del edificio, un traslado por falta de espacio y ando organizando un tercer traslado por una plaga bibliófaga.
    He reciclado unas 40 toneladas de papel que tenían almacenadas en una nave que no se había limpiado en 12 años y al cuidado de un personaje conocido como “El Jety” que guardaba en el archivo gasolina y cohetes…
    Las consultas de los usuarios también son surrealistas. Imaginad encontrar un expediente con la única pista de una fotografía aérea en blanco y negro y un punto kilométrico marcado.
    Desde luego yo tampoco me aburro.

  • Documentalista Enredado

    Miércoles, 27 de julio de 2005 at 23:08 |

    Las condiciones nefastas dentro de los archivos son nefastas. Ya lo denunciamos aquí, pero es que todavía hay mucho más

  • El Documentalista Enredado » Breve historia de la gestión de la documentación en los medios de comunicación (3) - Las carpetas del cortar y pegar (1954-1972)

    Miércoles, 17 de agosto de 2005 at 10:10 |

    […] Un lustro como documentalista informativo Las nuevas funciones del documentalista de prensa – 1 – 2 – 3 – […]

  • El Documentalista Enredado » Breve historia de la gestión de la documentación en los medios de comunicación (4) - Microfilmación y las bases de datos referenciales (1972-1982)

    Jueves, 25 de agosto de 2005 at 17:11 |

    […] lustro como documentalista informativo Las nuevas funciones del documentalista de prensa – 1 – 2 -3 […]

  • El Documentalista Enredado » Breve historia de la gestión de la documentación en los medios de comunicación (6) - Texto completo e interconexión de sistemas (1993- 1998) y Bibliografía

    Sábado, 10 de septiembre de 2005 at 12:12 |

    […] Un lustro como documentalista informativo Las nuevas funciones del documentalista de prensa – 1 – 2 – 3 – […]

  • El Documentalista Enredado » Breve historia de la gestión de la documentación en los medios de comunicación (5) - Los CD-ROM y las bases de datos a texto completo (1982-1992)

    Miércoles, 1 de febrero de 2006 at 17:48 |

    […] Un lustro como documentalista informativo Las nuevas funciones del documentalista de prensa – 1 – 2 – 3 – — prensa, documentacion, medios comunicacion […]

  • paulina

    Martes, 6 de marzo de 2007 at 13:27 |

    Hola marcos, me presento soy una estudiante de Biblioteconomía de la Universidad de Granada,este es mi último año en la diplomatura y como tal se me presenta la pregunta de… ¿que voy hacer después de terminar este ciclo? seguir estudiando o entrar en el "duro mercado laboral", pues bien el hecho es que lo más probable es que siga estudiando la licenciatura en audiovisuales, me gustan los medios de comunicación desde niña el entrar en esta página y ver personas que plasman sus experiencias siempre es un gran gusto leerlas porque quieras o no nos orientan un poco a los "ingenuos usuarios que somos algunos", bueno sólo decirte que me ha encantado tu texto y que espero entrar la proxima vez y encontrarme alguna experiencia más salud22

  • Marcos Ros

    Jueves, 8 de marzo de 2007 at 08:40 |

    Experiencias las hay y muchas. Sin embargo, como podrás entender, es difícil relatarlas en un foro público como es éste. Así que las mejores me las tengo que guardar, al igual que algunos puntos de vista.

    Trabajar siempre es divertido si pensamos en positivo y queremos estar contínuamente aprendiendo que es de lo que se trata.

    Gracias por tu comentario.

Usamos Cookies - Utilizando este sitio o cerrando este mensaje aceptas nuestra política de Cookies.
Aceptar Cookies
x