Saltar al contenido →

5 cosas que probablemente no sabes de mi

Personalmente, no me gustan mucho los memes y no suelo responderlos a pesar de que es una de las actividades de obligado cumplimiento para los bloguers. Pero como es Navidad, la temática me gusta y se trata de Guillermo Carvajal el que me invita a realizarlo, pues me lanzo a ello invitando a Catuxa, Javi, Bárbol, Álvaro y Paco a que recojan el guante si quieren. No olvidéis que se trata de contar cinco cosas que los lectores pueden desconocer sobre vosotros. Las mías no son muy espectaculares:

  1. Cuando comencé la universidad, estudiaba Químicas, pero tras asistir a las asignaturas de Historia de la Química, primero, y sobre todo Documentación Química descubrí que mi verdadera vocación pasaba por la gestión de la información.

  2. Muchas buenas amistades surgieron de la etapa de la Diplomatura de Biblioteconomía y Documentación en la que disfruté mucho. Además de Maria Elena y Julio con los que comparto quebraderos de cabeza en la gestión de esta bitácora, aún tengo contacto con Josep, Francisco Javier, Lucas, David, Lluïsa, Àngels y Paco; y por supuesto que de vez en cuando se dejan caer por aquí.

  3. Dicen que escribo razonablemente bien y si en algún momento aprendí a ello fue en las clases de Inglés. Uno de las actividades de nuestros profesores es invitarnos a escribir textos, muchas veces mis odiadas cartas, pero yo siempre preferí los textos libres en los que te daban una frase y tenías que ir hilvanando una historia lentamente. Obviamente, en ocasiones, el vocabulario me fallaba y tenía que contar las cosas dando un rodeo, tal vez es por ello que me complico a la hora de redactar textos.

  4. Todavía escribo textos, historias y opiniones, pero el lugar en los que los publicaba se perdió en el olvido.

  5. Mi primer ordenador fue un IBM PS/1. Su precio aproximado fue de 200.000 pesetas (1200 €) de principios de los años 90. Se trataba de un ordenador con un monitor de 14 pulgadas a color, procesador Intel 286, 20 megabytes de disco duro y 640 kilobytes de memoria RAM. Su sistema operativo era el MS-DOS, cómo no, y la suite ofimática por entonces era el MS-Works cuyo editor de textos era una simple pantalla azul. Creo que simplemente a mi padre lo desquicié con todos mis experimentos.

Publicado en Enredando

4 comentarios

  1. […] Cinco cosas que probablemente no sepas de mí Desde hace tiempo soy lector asiduo (aunque más bien pasivo, pero esto ya está cambiando) de los blogs bibliotecoides. Gracias a ellos he aprendido y sigo aprendiendo un montón de cosas; y por ellos nació este blog, todavía en pañales. Sobre todo, precisamente, gracias a biblioblogueros como los que me acompañan en el envite que ha lanzado Marcos Ros. Es un honor, la verdad, aunque espero que no se me tache de intrusista 😉 . Nos pide que contemos cinco cosas que los lectores (pocos en mi caso) puedan desconocer sobre nosotros. Pensé responder a la invitación durante estos días de fiesta y fervor religioso que he pasado en Santander, pero con tanto trajín no pude hacer frente al compromiso. De nuevo en Pucela (se confirman los rumores: en Valladolid hace mucho frío), me pongo a ello: […]

Los comentarios están cerrados.

Usamos Cookies - Utilizando este sitio o cerrando este mensaje aceptas nuestra política de Cookies.
Aceptar Cookies
x