El Documentalista Enredado

Infonomía, Innovación, Análisis y Nuevas Tecnologías

Bibliogsfera, biblioblogosfera, biblogsfera… ¿Quién le pone el cascabel al gato?

Hace ya un año, los bibliobloguers consideraron que era el momento de bautizar a la criatura que se estaba formando lentamente, pero que a todas luces había nacido para quedarse. Partiendo de un término ya establecido, la blogosfera, se detuvieron un instante para ser, por una vez, un poco formales, así que dejando de lado la aparente frivolidad de lo que anteriormente había sido denominaco como blogs bibliodocumentaloides, creyeron que podrían llegar a un consenso sobre el término que podría llegar a agrupar lo que era conocidos como blogs de Biblioteconomía y Documentación partiendo de Biblioblogosphere.

Blogs y biblioblogs

Si partimos de una definición de lo que es un blog, algo que no es siempre sencillo y parece un tanto ajeno al consenso, podríamos considerar que un blog es casi cualquier cosa:

La definición operativa de blog adoptada para este trabajo es el de «página creada por uno o varios autores, generalmente mediante una herramienta sistematizada de gestión de contenidos (Content Management System, o CMS), actualizada con gran frecuencia, presentada habitualmente en tono informal y orden cronológico inverso, con abundancia de hipervínculos a otros blogs y páginas, persistencia como vínculos permanentes para cada entrada realizada, y posibilidad de introducir comentarios por parte de los visitantes, moderados o no por el/los propietarios de la página».

Empero, atendiendo a esta definición, una de las más vastas posibles, Microsiervos, uno de los mayores blogs de la blogosfera, no dispone la posibilidad de realizar comentarios y no por ello deja de ser considerado como un blog. Por lo que si un blog tiene que tener comentarios, elemento de participación para sus visitantes, por naturaleza, aunque no los tenga y sigue siendo considerado un blog, ¿cuantas definiciones de blogs incompletas e imperfectas podríamos encontrarnos? Abordando el tema que nos ocupa, si no nos ponemos de acuerdo qué es un blog, ¿cómo lo vamos a hacer con un biblioblog?

Porque podríamos considerar que un biblioblog es un weblog sobre Biblioteconomía y Documentación, pero los tiempos que corren un biblioblog podría ser cualquier cosa. Así, Trucos de Google, considerado la bitácora que inauguró la blogosfera sobre Biblioteconomía y Documentación, estaba dedicado a Google y mantenido por un documentalista, puede que para demostrar que los tiempos cambiaban y la recuperación de la información se marchaba hacia otros evidentes derroteros. Se ensayaron análisis de la biblioblogosfera, más o menos correctos, más o menos felices; que demostraron que aquellos que mantenían su bitácora debían sentirse necesariamente miembros de una comunidad para considerarse dentro de ella. Un argumentario un tanto complejo en su concepción, pero necesario para entender la esencia biblioblog. Es decir, al igual que sucede con los blogs (sabemos que es un blog al leerlo), otro tanto sucedería con los biblioblogs, se sienten partícipes de la comunidad y así lo transmiten.

¿Qué es un biblioblog? Un blog, ya de por sí difícil de definir, en el que se tratan temas diversos como recuperación de la información, información empresarial, archivística, biblioteconomía, bibliotecas escolares, bibliotecas digitales, documentación, bibliometría, edición de libros, futuro del libro, open access, web 2.0, vigilancia tecnológica, usabilidad… Temas tan amplios y complejos que son difíciles de acotar dentro de la biblioteconomía y documentación, pero que hacemos y consideramos dentro de lo que podría ser denominada la biblioblogosfera.

Bibliogsfera, biblioblogosfera, biblogsfera…

Javier Leiva lanzó el guante en la mesa de blogs del Fesabid, ¿por qué distintos términos para una misma cosa? Puede que la respuesta correcta hubiese consistido en un "a los bloguers nos encanta estar en desacuerdo". La historia de aquel intento que al principio del texto señalábamos derivó hacia dos posturas diferenciadas: A unos nos gusta biblioblogosfera, mientras que otros prefieren bibliogsfera. A los bloguers puede que nos sea indiferente cómo la denominamos, aunque como Jorge Franganillo apuntó en Santiago de Compostela, cómo se llama qué no es baladí si se va a estudiar. Por lo que establecer los términos y sus definiciones son condiciones sine qua non para el desarrollo de un corpus en la investigación.

Pero, ¿quién se atreve a poner el cascabel al gato?

Veinte años de la biblioteca del paciente del Hospital Clínico Universitario arrow-right
Siguiente entrada

arrow-left En la biblioteca secreta del Dr. Victor Frankenstein
Entrada anterior

  • Álvaro Roldán

    Jueves, 24 de mayo de 2007 at 08:57 |

    Yo, como ya sabes, prefiero biblioblogosfera.

    Por cierto, a ese gato no ha nacido ser capaz de ponerle el cascabel (salvo Javier, claro).

  • Marcos Ros

    Jueves, 24 de mayo de 2007 at 09:28 |

    A Puca (creo que es gata), la haría la mascota de la biblioblogosfera, sobre la terminología creo que las posiciones están claras e inamovibles, pero en el sector anglosajón le siguen buscando tres pies al gato y ya se han inventado “edubiblioblogosphere”, esto poco a poco se parece al alemán.

    😉

  • Javier Leiva

    Jueves, 24 de mayo de 2007 at 12:21 |

    En mi caso, también sabéis que me da lo mismo el tema del nombre. De hecho yo lo dije en Santiago para chinchar, que me parece más divertido que estas cuestiones terminológicas. 🙂

    Voy a preguntar a Puça qué piensa de todo esto. Como mascota igual acepta, pero lo del cascabel ya lo veo algo más difícil: una vez le puse un collar y no tardo ni dos días en destrozarlo. Eso sí, a mi me dejaría ponérselo que para eso soy “su madre”. 😉

  • Óscar

    Jueves, 24 de mayo de 2007 at 18:12 |

    Estas cosas de poner nombres o definir lo que es o no es pueden dar muchos dolores de cabeza. Qué complicaciones. Un saludo.

  • vane

    Jueves, 24 de mayo de 2007 at 18:18 |

    por dejar de nuevo mi opinión, mi voto también es por biblioblogosfera. Tampoco repetiré los motivos q estoy escaqueandome del curro para escribir este comentario 😛

    saludines

  • Javier Leiva

    Viernes, 25 de mayo de 2007 at 00:05 |

    ¿Te prohiben comentar en el curro?

  • Marcos Ros

    Viernes, 25 de mayo de 2007 at 08:58 |

    Interesante, las dos de deakialli tienes dos puntos de vista distintos: Catuxa defiende Bibliogsfera, mientras que Vane Biblioblogosfera.

    Es cierto, ser tan “académico” es un tanto aburrido y da dolor de cabeza, sobre todo porque las partes no se ponen nunca de acuerdo.

    Y Vane, ¿que te prohiben hacer blogging en Yahoo?

  • vane

    Lunes, 28 de mayo de 2007 at 20:31 |

    q vaaa, es q caundo estoy liadisima me siento culpable de eprder el tiempo!!!

    para mi bloguear es ocio…asi q desde el curro no debo hacerlo 😀

    limitacion autoimpuesta totalmente 🙂

    pd: ahora estoy en casa

  • Marcos Ros

    Martes, 29 de mayo de 2007 at 08:46 |

    Todos deberías ser tan profesionales como tú, Vane…

    :-S

    😛

  • Yavannna

    Martes, 29 de mayo de 2007 at 16:30 |

    Vale chicos…. estoy a punto de entregar un trabajo… jajaja y digo mmm voy a revisar la terminología para no dejar cabos sueltos… yo tengo escrito biblogsfera, podría ser bibliogsfera, biblioblogosfera…

    ¿Cual me recomendais dejar??? XD XD.

    Que en el fondo da igual, pero más que nada que está bien eso de presentar trabajos cuya terminología esté aceptada y tal 😛

  • Marcos Ros

    Martes, 29 de mayo de 2007 at 16:38 |

    Bueno, podrías echarle un vistazo a esto:

    http://http://www.documentalistaenredado.net/494/la-importancia-del-numero-de-referencias-en-google/

    Y mirar el número de referencias de cada término y decidirte por uno.

    Podrías también tomar una decisión por ti misma, anunciar que vas a utilizar un término y sólo uno.

    E incluso podrías tomar de base lo que se utiliza en otros países, ya sabes que los anglosajones utilizan biblioblogosphere.

    O simplemente no tomar partido y utilizar la fórmula “blogs de biblioteconomía y documentación”. La decisión es tuya Yav.

    😉

  • Javier

    Miércoles, 30 de mayo de 2007 at 12:24 |

    Es una pena, Vanesa, que lo pases mal en tu trabajo.

  • vane

    Miércoles, 30 de mayo de 2007 at 12:27 |

    mslgr

    lo paso demasiado bien, ese es el problema 😛

  • Yavannna

    Jueves, 31 de mayo de 2007 at 16:07 |

    Biblogsfera, he optado por el pero trankilidad que hablaré también de la dificultad de ponerle el cascabel al gato 😉

    Marcos… te considero intrinsicamente responsable de la tala de montones de árboles… (estoy rodeada de papeles con artículos tuyos) y lo de rodeada es literal XD XD

  • Marcos Ros

    Viernes, 1 de junio de 2007 at 15:19 |

    Bueno, bueno, espero que me pases tu trabajito para que le eche un vistazo, estoy intrigado.

    😀

    Mucha suerte y espero que no te arañe demasiado este gato malcriado que tenemos.

    😛

  • DosPuntoCero » El artículo en EPI. Concepto de Web 2.0 y Biblioteca 2.0

    Viernes, 1 de junio de 2007 at 16:23 |

    […] Información 16-2 a E-LIS. El número de la revista generó cierto debate en la biblioblogosfera (o como prefiráis llamarla). Aquellos que aun no lo hayáis leído, aquí lo […]

  • Jorge Franganillo

    Lunes, 4 de junio de 2007 at 22:00 |

    Las reglas para la correcta formación de vocablos en español se decantarían por la propuesta biblioblogosfera. Sin embargo, es innecesario condensar el concepto de la blogofera bibliotecaria en una sola palabra (como tampoco se ha condensado biblioteconomía y documentación), especialmente si ha de resultar en nombres impronunciables y cercanos a la ciencia ficción. Tengo la impresión de que hay un temor a simplificar la jerga técnica porque la sencillez resulta demasiado llana, demasiado poco técnica. Y no debería ser así; esa mentalidad está ampliando aún más la brecha digital.

  • Marcos Ros

    Martes, 5 de junio de 2007 at 08:51 |

    Gracias Jorge por tu punto de vista. Yo estoy a favor de utilizar la forma más correcta y clara, en vez de buscarle tres pies al gato. Aunque tienes razón, no por ser más complejo a la hora de pronunciar tiene que ser más “cool”. Tal vez, blogs de biblioteconomía y documentación sería una de las apuestas para la sencillez.

  • xavier

    Jueves, 14 de junio de 2007 at 16:49 |

    A mi me gusta Biblioblogía , aunque no sé si la cosa va por ahí.
    Aunque Biblióbloga-o suenan raro.
    También suenan raro Bibliobloguería, Biblioblogteca, Biblioblografía, etc.

Usamos Cookies - Utilizando este sitio o cerrando este mensaje aceptas nuestra política de Cookies.
Aceptar Cookies
x