El Documentalista Enredado

Infonomía, Innovación, Análisis y Nuevas Tecnologías

La biblioteca de los libros mal clasificados

Uno de los problemas más graves de los productos es que nos obligan a hacer clasificaciones estáticas y muy simplistas, como vimos en Wal-Mart. Esto significa que una cazadora puede estar en la sección "Americanas" o "Deportes", pero no en la sección "Vaqueros" o "Nailon". Por lo general, esto no representa un gran problema, ya que casi todas estas categorías son insignificantes para la mayoría de la gente (las economías del comercio minorista deben ignorar a los pocos compradores para los que estas categorías serían perfectas).

Como gerente de una tienda, uno tiene que prever dónde la mayoría de la gente espera encontrar una cazadora. De modo que, después de construir su tienda en torno a una clasificación preconcebida, sólo tiene que esperar que su distribución coincida con el punto de vista de la mayoría de la gente. Pero ¿qué pasa con los clientes que no piensan de esa manera? Uno espera que pidan ayuda.

Sin embargo, con la evolución del comercio minorista online, ha llegado a ser evidente que poder recategorizar y reordenar los productos al instante revela su verdadero valor. Para empezar, la tiendas online pueden hacer listas de productos y categorizarlos en cuantas secciones elijan. Esto atrae la atención de los compradores potenciales que no habrían encontrado el producto en la categoría de partida, y también estimula la demanda en las personas que ni siquiera estaban buscando el producto, pero fueron inducidas a comprar mediante una ingeniosa colocación.

La eficiencia y éxito del comercio minorista online han puesto en evidencia el coste de la inflexibilidad y la excesiva simplificación de las clasificaciones de las tiendas minoristas tradicionales. Tener altos precios o una selección limitada no es tan grave como ser incapaz de ayudar a la gente a encontrar lo que desea.

En el mundo de las ciencias de la información, la cuestión crucial de dónde poner las cosas se conoce como "problema ontológico". Ontología es un término que significa diferentes cosas en cada disciplina, pero para los bibliotecarios y los informáticos (y para los gerentes de tiendas, aunque no lo sepan) concierne a las maneras de organizar las cosas. El sistema de clasificación decimal de Dewey es un método para organizar los libros; la Encyclopædia Britannica es para organizar la información; la tabla periódica de los elementos un método para organizar la materia.

Todos estos métodos son eficaces. Sin embargo, como ha demostrado la era de Google, hemos comprendido en poco tiempo que estas metodologías para organizar el mundo son realmente limitadas.

Comencemos con el sistema de clasificación decimal de Dewey, que divide el mundo del conocimiento en diez grandes categorías:

  • 000 Ordenadores, información y referencias generales

  • 100 Filosofía y psicología

  • 200 Religión

  • 300 Ciencias sociales

  • 400 Lenguaje

  • 500 Ciencias y matemáticas

  • 600 Tecnología

  • 700 Arte y recreación

  • 800 Literatura

  • 900 Geografía e Historia

Hasta aquí parece razonable. Ahora pasemos al siguiente nivel de organización. El segundo dígito. Veámoslo en la categoría 200, Religión:

  • 200 Religión

  • 210 Filosofía y teoría de la religión

  • 220 Biblia

  • 230 Teología cristiana

  • 240 Moral cristiana y teología de la devoción

  • 250 Órdenes cristianas e iglesias locales

  • 260 Teología social y eclesiástica

  • 270 Historia del cristianismo y de las sectas cristianas

  • 280 Denominaciones cristianas

  • 290 Religión comparada y otras religiones

¿Se ve el problema? El islamismo, el judaísmo, el hinduismo, el taoísmo y todas las otras religiones del mundo, que representan la mayor parte de la población global, se han agrupado en un subconjunto de "otras religiones". Esta taxonomía dice más acerca de la cultura del siglo XIX en Estados Unidos, donde se desarrolló el sistema (y quizás acerca del propio autor, Melvil Dewey), que sobre el mundo de la fe.

Lo cierto es que el sistema de clasificación decimal de Dewey en realidad no tiene nada que ver con el mundo del conocimiento, sino con el mundo de los libros. Clay Shirky, un destacado pensador que ha estudiado los efectos económicos y sociales de las tecnologías de Internet, explica:

Todo el esfuerzo se ha concentrado en optimizar le número de libros en el estante. La estructura de este esquema aparentemente se basa en los conceptos. Se ha organizado en categorías no superpuestas que llegan a ser más detalladas a mediad que bajan los niveles, se supone que determinado concepto en cuanto el esqueleto se asoma, y ese esqueleto, la estructura de soporte en torno a la cual se ha construido el sistema, está pensado para reducir al mínimo el tiempo de búsqueda en los estantes.

Desde luego, hemos progresado mucho desde el siglo XIX. Las bibliotecas desarrollaron catálogos mediante tarjetas que clasifican los libros en múltiples categorías: autores, títulos, palabras clave, temas alternativos. Finalmente, llegaron los catálogos digitales y la búsqueda de palabras clave que, al menos, permitieron encontrar búsqueda de palabras clave que, al menos, permitieron encontrar los libros. A pesar de todo, los libros físicos todavía están amontonados en los estantes de acuerdo con el sistema de clasificación decimal de Dewey. Esto significa que si bien ahora podemos localizar el libro que deseamos (aunque no compartamos el punto de vista victoriano de Melvil Dewey ), quizá no nos parezcan tan interesantes los libros que lo rodean.

Aun con el catálogo de tarjetas, los libros siguen siendo vulnerables a las leyes de la física. Consideremos lo que sucede cuando se pone un libro en un lugar indebido, huérfano en una categoría extraña. Es como si se hubiera evaporado. A menos que alguien lo descubra y lo vuelva a poner en su lugar correspondiente, ese libro se habrá perdido para el mundo (aunque todavía exita en alguna parte). Por eso, no sorprende que la semántica de las estanterías sea a menudo tan negativa. "Fecha de caducidad" [shelf life, lit., "vida en la estantería"] se refiere a la mortalidad de los productos perecederos, ya sea en sentido literal (por ejemplo, los plátanos cuando empiezan a oscurecerse) o en sentido figurado (como disfraces para el carnaval ofrecidos en septiembre). En el mundo del cine y la televisión, "archivo" [shelved, lit., "puesto en el estante"] significa cancelado o postergado. Los estantes son lugares donde las cosas van a morir.

Por otro lado, pensemos en un mundo de organizaciones ad hoc, dedicadas a cualquier cosa que parezca razonable y conveniente en ese momento. Obviamente, se parece más a un montón de cosas sobre una mesa que a una hilera de artículos colocados en riguroso orden en los estantes. Quizá parezca desordenado, pero sólo porque es un tipo diferente de organización: espontánea, contextual y fácilmente reorganizable en un contexto diferente. Esta imagen es semejante a la de la web, vista a través de las lentes de Google: un mundo de variedad infinita sin un orden predeterminado; un mundo de estructura dinámica, configurado de diferente manera para cada observador.

[…]

ANDERSON, Chris. La economía Long Tail: De los mercados de masas al triunfo de lo minoritario. Barcelona: Urano, 2007. pp. 205 – 209

La información quiere ser libre arrow-right
Next post

arrow-left En este Verano 2.0, nosotros nos quedamos en Myspace
Previous post

  • Yoriento

    Lunes, 20 de agosto de 2007 at 18:10 |

    Estoy trabajando en un modelo de “Gestión del Conocimiento en Orientación Profesional” (al final, muestro como ejemplo, las 10 categorias superiores). Intento encontrar ese equilibrio entre la clasificación de los estantes y la clasificación en la mesa. El esfuerzo en el tageo (delicious, google reader) ayuda a reordenar y relacionar etiquetas. Quiero conseguir una clasificacion que pueda adaptar, pero también que puede entender cada observador (orientadores, educadores, coachs, formadores, emprendedores…) 🙂

    1. ADMINISTRACION, DERECHOS/ FUNCIONARIOS, NORMATIVAS- NORMATIVA, LEYES, DERECHO, OBLIGACIONES/ IGUALDAD, DEPENDENCIA, EXCLUSION (Gitanos, Menores, Discapacitados)
    2. EMPLEO, TRABAJO, RRHH, LABORAL/ BUSQUEDA-DE-EMPLEO, OFERTAS, OFERTA, DESEMPLEO, INSERCIÓN, NETWORKING, FORMACION, CARRERA, PROFESIONES, OCUPACIONES, EMPLEABILIDAD, COMPETENCIAS, SELECCIÓN, PERSONAL, MERCADO, TEMPORALIDAD, ESTABILIDAD, PRECARIEDAD, TELETRABAJO, MOVILIDAD, SALARIO, INCENTIVOS, RENDIMIENTO, COMPAÑEROS, OFICINA, JEFES, LIDERAZGO
    3. EDUCACIÓN, FORMACION/ ESCUELA UNIVERSIDAD, ESTUDIANTES, FP, ESO, BACHILLERATO
    4. ORIENTACION, SERVICIOS, METODOLOGIA/ INFORMACIÓN, COACHING, FORMACION, SELECCIÓN, INTERMEDIACIÓN, CONSULTORIA, CONSULTORAS, GESTORIA, CALIDAD, PREVENCION, MANAGEMENT, CONOCIMIENTO,
    5. PSICOLOGIA, AUTOAYUDA, CIENCIA, CONDUCTA/ COGNITIVA, CONDUCTUAL/ ANALISIS, CONDUCTISMO, PSICOTERAPIAS, ACT, PAF, PSICORIENTACION/ AUTOCONTROL, PROCRASTINACION, MOTIVACIÓN, FELICIDAD, OPTIMISMO-PESIMISMO, ANIMACIÓN, AMOR, SUERTE, HUMILDAD, BIENESTAR, CONFIANZA, INTELIGENCIA, IE (Inteligencia emocional),
    6. EMPRESA, EMPRENDEDORES, GESTIÓN/ ECONOMIA, DINERO/ DESARROLLO, LOCAL GESTORIA, FISCAL, NOMINAS, CONTABILIDAD
    7. RECURSOS, ORIENTABITS/ HUMOR, DIDÁCTICA, ENTRETENIMIENTO, CURIOSIDADES, ARTE, DISEÑO, ESTILO, IMAGEN
    8. SOCIEDAD: OCIO, PAREJA, RELACIONES, TIEMPO, TENDENCIAS, FUTURO, ESTILO DE VIDA, INSULTOS
    9. TERCERSECTOR: ONG, SOLIDARIDAD, ASOCIACIONES, FUNDACIONES, COOPERACION
    10. TICS, CONOCIMIENTO, INTERNET/ WEB 2.0, INFORMATICA/ SINDICACION, BLOGOSFERA/ MAPAS

  • El semanal de anotaciones (verano 07, 10º domingo) » los sueños de la razón

    Domingo, 26 de agosto de 2007 at 13:46 |

    […] A veces parece que esto del etiquetaje y la clasificación se haya inventado con la web 2.0. La folcsonomía no es “el sistema”. En el mundo sometido a las leyes de la física, las estanterías dan cabida a los libros según criterios centenarios ¿Bastan diez categorías para clasificar el mundo? Nos lo explica El Documentalista Enredado en su entrada La biblioteca de los libros mal clasificados. […]

  • Honorio Penadés

    Miércoles, 5 de septiembre de 2007 at 14:13 |

    El comienzo del post me ha recordado que desde hace años tengo el proyecto de escribir un artículo (no daría para un libro) sobre bibliotecas y supermercados, propiniendo que aprendamos técnicas de gestión de ítems en las estanterías: qué colocar en los extremos de las mismas como oferta, qué productos a la altura de la mirada, o más arriba o más abajo, en qué orden, qué productos de última hora ofrecer junto a la caja registradora… Lo digo en serio, cualquier día me pongo con ello. Hasta ahora he tratado el tema con coña y mala leche (para que veas que llevo tiempo pensando en ello)
    en http://www.lacoctelera.com/invectiva/post/2006/03/29/la-madalena
    pero prometo hacerlo más en serio en cuanto pueda, y te citaré. De nada.
    Salud.

  • roderika rivero

    Martes, 13 de noviembre de 2007 at 19:44 |

    Hola estoy estudiando 6 grado y me mandan a investigar sobre el metodo de Dewey podrias ayudarme y ser mas preciso sobre este metodo con respecto a emplearlo en una biblioteca. gracias

  • roderika rivero

    Martes, 13 de noviembre de 2007 at 19:46 |

    necesito de una manera mas sencilla de que se trata el metodo Dewey para emplearlo en una biblioteca

Usamos Cookies - Utilizando este sitio o cerrando este mensaje aceptas nuestra política de Cookies.
Aceptar Cookies
x