El Documentalista Enredado

Infonomía, Innovación, Análisis y Nuevas Tecnologías

El bloqueo del bloguer

Usualmente, no soy de aquellos que sufre el miedo al papel en blanco. Ese mal que alguna vez atiere a los escritores profesionales (o no) que se descubren faltos de imaginación, mientras aguardan que su anhelada musa les haga una visita y les permita idear – junto con transmitir – mediante las palabras escritas una historia, una situación, una descripción… No, mi problema no es ese, puesto que hallo relativamente fácil llenar unas líneas, pero me ha sucedido que según voy avanzando en la redacción me invade el miedo y la inseguridad de los advenedizos, asustado de que a nadie le pueda interesar lo que tengo escrito o, mucho peor, que lo que diga sea algo completamente alejado a la realidad.

Comento esto porque ayer comencé dos textos bajo lo que yo denomino escritura automática que, por otro lado, es una forma de la que disponen los escritores bloqueados a la hora de iniciar un texto. La idea es sencilla, coges un papel y comienzas a escribir una sola frase o unos garabatos o unas líneas, con el firme propósito de escribir cualquier otra cosa. A partir de ahí, el solo acto de blandir el bolígrafo y el papel permite el surgimiento de la necesidad de transmitir ideas y de forma simple, pero automática, tu cerebro comienza a trabajar y por ende a escribir. Como bloguer, no puedo permitirme el lujo de escribir en lápiz y papel, puesto que posteriormente hay que transcribirlo absolutamente todo, lo que es una tarea tediosa, y desde luego que en la tarea de composición no se puede enlazar artículos de referencia; por lo que utilizo mi propia técnica para iniciar la escritura que se basa en tratar de lanzar las ideas sobre la pantalla en blanco hasta que, milagrosamente, se reorganizan y engarzan unas con otras otorgándose sentido por sí mismas. Desgraciadamente, esto no sucedió.

Ayer, tenía el firme propósito de escribir un texto sobre Google, no importaba cual de los dos temas que tengo en mente tratase, debía escribir mis ideas sobre ese buscador sucediese lo que sucediese. Pero, a pesar de lanzarme a la redacción de los dos textos, la tarea se me constituyó como imposible, porque las ideas no se enlazaban y el estilo me parecía completamente execrable. En fin que aquellos dos textos acabaron sepultados, borrados y olvidados, mientras me preguntaba porqué mis técnicas, aquellas que me habían servido durante los cuatro años que he publicado frecuentemente en este blog, no me habían servido en esa ocasión. ¿Qué me estaba pasando? ¿Acaso marcaría mi ocaso como bloguer? ¿Estaría viviendo mi decrepitud siendo plenamente consciente de ello?

En aquel momento, la desazón me inundó. Disponía de ideas y deseaba transmitirlas como en cualquier otro momento, pero me resultaba una tarea imposible. De hecho, interiormente creía que, tal como afirmo al principio del texto, lo más probable resutlase que las personas que las leyesen no les encontrarían ni el sentido ni el interés, ¿por qué debería preocuparme de ello? ¿Debería perseguirlas hasta extraerlas y conseguir plasmarlas hasta quedarme exhausto?

¿O más bien debería publicar un texto reflexivo cuando un bloguer se queda bloqueado y descubre que ha sufrido un gatillazo creativo?

Pero, ¿por qué cambiar la plantilla de un blog? (1) – Aspectos externos arrow-right
Next post

arrow-left ¿Qué está pasando con los bibliotecarios de Oviedo?
Previous post

  • Nicolás Robinson

    Jueves, 3 de abril de 2008 at 17:46 |

    Será un gatillazo creativo como bien dices ;). Pero no te obsesiones, ¡a ver si ahora vas a dejar de funcionar!

    Total, sólo se puede ver frustrado quien en una situación así tiene algo interesante que contar y no puede, lo preocupante sería lo contrario. Mientras haya cosas que contar e ideas, hay cuerda para rato.

    ¡Ánimo, que estamos esperando el post sobre Google!

  • mkl

    Jueves, 3 de abril de 2008 at 20:13 |

    Hoy me ha pasado lo mismo que a ti. He empezado a darle vueltas a un par de temas, he empezado a escribir… y eso no había quien lo digiriese. Lo más curioso es que he acabado escribiendo un post de encaje de reflexiones no tanto sobre el bloguear como sobre el rendimiento bajo la presión de tareas pesadas y uregentes. Esa sensación de creatividad bloqueada por la rutina…

    Vaya, que me alegro de no estar solo en esas ocasiones y espero que te sirva saber que el mal y la solución (parcial, eso sí) no es algo tan poco común. Claro que mal de muchos… 😉

    Como concluía yo en el post, pues para eso tambien sirve tener un blog ¿o no?

    Saludos, nos leemos.

  • Maria Elena Mateo

    Jueves, 3 de abril de 2008 at 21:01 |

    Veo que estás utilizando los mismos argumentos que suelo emplear yo para no escribir, como el de “a quién le importa este tema”, principalmente.
    Lo curioso es que tu hasta bloqueado escribes.
    ¡Increible!

    Animo, cuento contigo para mantener este blog.

  • Marcos Ros Martín

    Viernes, 4 de abril de 2008 at 08:00 |

    Jajaja

    Gracias por vuestro apoyo y como podéis imaginar no me obsesiono. De hecho, no puedo hacerlo y si me engancho a la hora de escribir, derivo mis pensamientos hacia un post-desahogo y vuelta a empezar.

    😉

  • Eva Sanagustín

    Viernes, 4 de abril de 2008 at 18:04 |

    De tanto en tanto es bueno un post-desahogo: confirma que hay una persona detrás del blog y no una “máquinaexplotablogs”.
    A seguir!

  • Pero, ¿por qué cambiar la plantilla de un blog? (y 2) – Aspectos internos » El Documentalista Enredado

    Martes, 8 de abril de 2008 at 20:51 |

    […] de HTML. Es cierto, los blogs son terriblemente sencillos de actualizar, si obviamos ciertos fallas psicológicas que pueden acechar al bloguer, sin embargo esto es completamente falso cuando hablamos de gestionar […]

Usamos Cookies - Utilizando este sitio o cerrando este mensaje aceptas nuestra política de Cookies.
Aceptar Cookies
x