El Documentalista Enredado

Infonomía, Innovación, Análisis y Nuevas Tecnologías

Catalogar vs. indexar

Uno de los mayores pecados que puede realizar un documentalista o un bibliotecario es pronunciar la palabra tabú: NO. “No está, no existe o no se puede hacer” son frases que en algunas ocasiones lanzamos casi de forma automática casi sin percatarnos bajo la presión de una consulta de información de un usuario urgido por la necesidad, casi sin tiempo para realizar una segunda reflexión. Tal vez deberíamos adoptar una actitud mucho más positiva, o idealista según se mire, como hacen los informáticos, siempre dispuestos a decir que sí y para posteriormente convertirlo en un “ya veremos”. Es posible que esa negatividad manifiesta surja de los documentalistas porque somos capaces de situarnos en el lado del usuario, conscientes de la problemática que éste se va a encontrar cuando comience a utilizar una aplicación, una página web, una interfaz que ataca una base de datos. Es por ello que siempre estamos dispuestos a situar un “pero”, cuando consideramos que el bosque es mucho más extenso de lo que creen nuestros amigos, los informáticos, en un momento. Así pues, deberíamos cambiar nuestra actitud, colocar siempre el SÍ ante cualquier otra consideración y luego ya nos preocuparemos de cómo salimos del entuerto, simplemente a modo de supervivencia.

Digo esto porque recientemente, revisando una de las revistas informáticas más populares de España, me encontraba con una columna de opinión de un informático que atacaba la catalogación, las folksonomías y por extensión la documentación en un entorno donde Google podía hallarlo todo. Concretamente, a modo ilustrativo, nuestro informático consideraba que no necesitaba clasificar los correos que le llegaban, puesto que utilizando una serie de palabras clave podía localizar el email perdido en la avalancha de su buzón. Al mismo tiempo, creía que el etiquetado social, el tagging, era una actividad prescindible puesto que el superalgoritmo googleliano bien podría resolvernos la papeleta sin necesidad de andar perdiendo el tiempo en la gestión de la información personal.

Qué crueldad. En diez años, Google nos ha jubilado. Nos hemos convertido en prescindibles, en una figura cómica al lado de la compleja programación desarrollada desde Mountain View, creo que es el momento de acabar con esta farsa… En realidad, somos unos tecnófobos redomados, realicémonos un harakiri colectivo y entonemos un mea culpa. Somos unos obsoletos digitales

Sin embargo, no estamos más lejos de la realidad. Por ejemplo, seguramente nuestros lectores dispondrán de una cantidad mayor de ejemplos, me pregunto, ¿ha intentado recuperar información de una base de datos de un medio de comunicación? ¿Ha utilizado los sistemas de búsqueda en los archivos que los medios de comunicación disponen en sus webs? ¿Ha utilizado a Google para ello? ¿Cuáles han sido los resultados? Yo se lo diré, la experiencia manda: O sabe lo que busca, colocando específicamente las palabras mágicas publicadas en el texto que busca o difícilmente va a encontrar lo que desea. O lo ha leído previamente, o va a ser complicado encontrar nada y simplemente el silencio será estruendoso.

Hay que tener en cuenta que el trabajo que se realiza desde la parte humana en la descripción de la información, ya se trate de palabras clave, pequeños resúmenes o el control del vocabulario, es valor añadido a la información. Es relativamente sencillo perderse dentro de una base de datos documental en la que se vuelcan diariamente informaciones sin el menor control del vocabulario. Si se trabaja dentro de un medio de comunicación, lo primero que se aprende es que los propios periodistas utilzan conceptos y palabras distintas enfocados en un mismo tema, que una noticia seguimiento de una información anterior no tiene porqué necesariamente hacer referencia directa a la previa y a la hora de recuperar ambas la desambiguación es completamente necesaria.

Porque el informático podrá considerar que es posible indexar toda la información que se produce diariamente en un medio de comunicación impreso, sin embargo lo que los documentalistas ponemos sobre la mesa son las dificultades a la hora de recuperación, ordenación de resultados y pertinencia de los mismos. Sin embargo, a veces nos quedamos en un NO y una sonrisa, lo que no es suficientemente significativo para nuestro interlocutor y no aportamos valor añadido a la discusión. Sí, es cierto, el motor de búsqueda recuperará información si colocamos las palabras mágicas, las que conocemos que el texto contenía, aunque no siempre las conoceremos de antemano. Dispondremos en nuestra cabeza de conceptos y sinónimos, el rico lenguaje natural, sin embargo no siempre podremos atacar una base de datos con ellos y recuperar información, no recuperaríamos nada y será entonces cuando algo realmente no exista, a pesar de que realmente no lo habremos recuperado.

Descontextualizados en Menéame arrow-right
Siguiente entrada

arrow-left Cómo pasar por 2.0, cuando no se llega a 1.0
Entrada anterior

  • Catalogar vs. indexar

    Domingo, 5 de octubre de 2008 at 12:21 |

    […] Catalogar vs. indexarwww.documentalistaenredado.net/721/catalogar-vs-indexar/ por MarketingPositivo hace pocos segundos […]

  • Le bouquiniste

    Martes, 7 de octubre de 2008 at 18:18 |

    Hola Marcos, eres un hombre de poca fe 😉 “Pedid y se os dará” (Mateo VII-7). Es cuestión de negociar con el usuario el tiempo de respuesta, entre 24 horas y un par de años. Ahí entra en juego la intuición del bibliotecario y la experiencia en manejo de fuentes concretas. Además, siempre nos quedará Google… También son útiles las maniobras de distracción (pero no quiero entrar en detalles para no ser acusada de falta de ética con mis usuarios, los cuales, por cierto, se van siempre tan contentos). Que la tecnología no te quite la tranquilidad, los humanos disponemos de otras muchas herramientas.
    ¡Salud! 😉

  • Luis Rodríguez Yunta

    Miércoles, 8 de octubre de 2008 at 21:26 |

    El ejemplo de la prensa es muy apropiado. Realmente es un trabajo complejo buscar noticias. Pero creo que el problema fundamental es que utilizar analistas es caro. Y que hasta ahora ha estado desaprovechado, parece que los sistemas de recuperación en general pasan de los recursos que ofrecen las bases de datos y los lenguajes documentales. Para hacernos valer hay que aliarse con cambios en la tecnología.

  • Veronica Juárez

    Jueves, 9 de octubre de 2008 at 01:03 |

    Tocas un punto interesante, quizá google te recupere todo-todo, pero nuestra tarea es mucho más exacta, no recuperamos todo sino lo realmente útil para satisfacer esa demanda. Hace unos días yo me enfrenté a un cuestionamiento similar.
    Saludos

  • Descontextualizados en Menéame » El Documentalista Enredado

    Jueves, 9 de octubre de 2008 at 10:57 |

    […] un usuario de Menéame, una web de filtrado social de noticias, recogiese nuestro anterior texto, Catalogar vs. Indexar, y la dispusiese para que fuese votada por su comunidad debería ser un honor para nosotros. Por […]

Usamos Cookies - Utilizando este sitio o cerrando este mensaje aceptas nuestra política de Cookies.
Aceptar Cookies
x