El Documentalista Enredado

Infonomía, Innovación, Análisis y Nuevas Tecnologías

En general, los mercados financieros son unos completos desconocidos para los comunes de los mortales. Cuando salta alguna noticia a las parrillas de los telediarios, sólo se trata de informaciones sobre espectaculares subidas o, más bien, completos descalabros. Es entonces cuando nos percatamos que la economía no funciona todo lo bien que debiera y esperamos que las cosas mejoren poco a poco.

Desde luego que no hay que llevarse a engaño, aunque basados en lo que se denomina Fundamentales Empresariales, a ojos de cualquier persona poco ducha en ingeniería financiera hay, aparentemente, más de casino o de ruleta rusa dentro de ellos que de Ciencias Exactas, por lo que no suelen ser un lugar cómodo para invertir para los pequeños ahorradores. De hecho, como en los mejores casinos, uno siempre está a tiempo de retirarse, monitorizando y vigilando las cotizaciones de las acciones bursátiles, así como automatizar sus órdenes de compra o venta llegados a ciertos niveles que uno considere relevantes. Así, por ejemplo, si deseamos invertir en una empresa, podemos fijar su precio de compra a cierto nivel y esperar a que la acción lo alcance para que se realice la compra, o bien si ya tenemos esas acciones en nuestra posesión podemos señalar un nivel de desinversión de manera que cuando una cotización llegue a cierto nivel podamos desinvertir y vender las acciones que disponemos en posesión, es lo que se denomina Stops Loss.

Esto podríamos considerar que está francamente bien porque así nos guardamos las espaldas ante caídas o cuando creemos que una acción se encuentra a un nivel muy interesante para invertir. El problema llega cuando la bolsa comienza a bajar en exceso y todas las órdenes, los stops, comienzan a saltar en venta deprimiendo aún más el efecto bola de nieve de las depreciaciones bursátiles y forzando la caída mucho más.

Por supuesto que las cotizaciones de las acciones se encuentran tremendamente ligadas a rumores, desmentidos, publicaciones de resultados empresariales y económicos. Esa necesidad de obtener información privilegiada, más allá de los análisis chartistas (de los gráficos para captar tendencias o realizar previsiones), es lo que determina quién gana más o quién puede mitigar las posibles pérdidas en caso de noticias desfavorables. La obtención de esa información nos puede llegar a colocar con cierta ventaja competitiva y es una constante en los mercados financieros globales pudiendo arruinarnos, e incluso a las empresas cotizadas, si no nos movemos de forma ágil.

Afortunadamente, la tecnología pone al alcance de nuestras manos la monitorización de las noticias que se van publicando de las compañías que son de nuestro interés, a la vez que negocian de forma automática y en nuestro nombre la compra-venta de acciones. Esto puede resultar tremendamente atractivo, absolutamente genial, si la presión informativa y otros quehaceres superan nuestra vigilancia del mercado. Sin embargo, puede suceder que todo el sistema no sea perfecto y falle ante un bulo o ante una noticia de hace 6 años.

Es lo que le sucedió a la compañía aérea estadounidense United Airlines (ver gráfico) cuando de súbito perdió el 75% de su valor en bolsa en 13 minutos debido a que el robot de Google News había interpretado como nueva una noticia extraída del archivo de un pequeño periódico estadounidense, South Florida-Sun Sentinel, y el sistema automático de Google la publicó como actual. El hecho es que el agregador de noticias de Google incorporó en sus titulares de forma automatizada una noticia de 2002 -Nótese que se trata del período inmediatamente posterior al 11-S cuando muchas compañías aéreas se vieron en apuros- en la que se afirmaba que United Airlines anunciaba una suspensión de pagos. De Google News, la noticia saltó a la agencia especializada en información financiera Bloomberg y de ahí a los inversores (Aunque la liebre la destapó la empresa Income Securities Advisors) comenzando una caída del valor que provocaría un suspensión en la cotización hasta que, finalmente, se comprobaría que la noticia no tenía ningún fundamento.

Actualmente, el debate gira entorno quién es el responsable último de estos sucesos, lanzándose Sun Sentinel, Google y Blomberg las responsabilidades sobre la información errónea y la pérdida de millones de dólares de inversones.

Wordpress cuánto nos has cambiado arrow-right
Next post

arrow-left Metodología para la implementación de un blog corporativo externo
Previous post

  • Rafa

    Viernes, 12 de septiembre de 2008 at 20:49 |

    Igual el documentalista del Sun Sentinel se había pedido el día para ir de boda y las noticias las subió el de la máquina de café, vete a saber.
    Este tipo de noticias subrayan el hecho que gracias a internet los efectos mariposa han multiplicado por mucho su intensidad

    Saludos

  • Marcos Ros-Martín

    Sábado, 13 de septiembre de 2008 at 11:17 |

    Si es documentalista, seguramente se habría ido a tomarse un café… Que trece minutos dan para mucho, por lo visto. En cualquier caso, todo parece estar relacionado con un enlace hacia una noticia antigua que el Googlebot interpretó mal… Y de ahí el caos absoluto, con la gente perdiendo (y ganando) mucho dinero.

  • Veronica Juárez

    Sábado, 13 de septiembre de 2008 at 20:51 |

    como todo lo que tiene que ver con el mercado, la bolsa y las finanzas se basa en especulaciones y es básicamente un comportamiento histérico, es de imaginarse la magnitud de una mala interpretación

  • Marcos Ros-Martín

    Domingo, 14 de septiembre de 2008 at 12:48 |

    Sí Verónica, pero no deja de ser curioso la validez que se puede llegar a dar una fuente de información como es Google que a la vez la toma de otra fuente sin contrastarla. Obviamente, se trata de una fuente completamente automática, sin embargo no deja de ser grave lo sucedido.

    :-/

  • Message in a bottle…. » El poder de la informació

    Sábado, 6 de diciembre de 2008 at 22:35 |

    […] Font: Documentalista enredado […]

Usamos Cookies - Utilizando este sitio o cerrando este mensaje aceptas nuestra política de Cookies.
Aceptar Cookies
x