El Documentalista Enredado

Infonomía, Innovación, Análisis y Nuevas Tecnologías

La era de la sobreinformación (sobre ti)

Hace ya unos meses, distintos medios de comunicación distribuían un teletipo de la Agencia EFE bajo el titular Miles de jóvenes intentan mostrarse originales en internet cediendo su intimidad. En él, dedicado a la red social española Tuenti, se recogía una nueva tendencia de los más jóvenes a exponer cada vez más su intimidad, mostrando y compartiendo fotografías o comentarios un tanto subidos de tono. Dentro del artículo, Tuenti se defendía asegurando que los niveles de exposición de este tipo de contenidos, se regulaban dentro de la página web y que incluso se disponía de un equipo que monitorizaba las fotografías y comentarios y si se detectaba algo improcedente se eliminaban. Por otro lado, en agosto de este mismo año, el diario Levante-EMV publicaba un reportaje dedicado a este hecho en el que los jóvenes se mostraban en ocasiones semidesnudos en ciertas páginas webs, blogs o fotologs concluyendo que tal vez el daño que estos jóvenes se estaban autoinfligiendo pudiera ser irreparable en un futuro inmediato o, tanto peor, a largo plazo.

Recientemente, Jon Favreau, asesor del reciente presidente electo de los EE.UU. Barack Obama, se tenía que disculpar por la publicación de una fotografía en la que se le veía en una fiesta en pose provocadora con una figura a tamaño real de la rival del senador Obama y, al limón, elegida como Secretaria de Estado de su próximo equipo de Gobierno Hillary Clinton. La fotografía de Favreau había sido recuperada y difundida a través de la red social Facebook, y su caso no se aleja del caso de Kevin Colvin que fue despedido tras el descubrimiento por parte de su jefe de una fotografía suya bastante compremetedora publicada en la misma red social.

Parece seguro, por tanto, que hoy en día, nos encontramos ante un nuevo reto. Un nuevo desafío sobre la nueva definición de lo que debe ser considerada como nuestra privacidad y cómo debemos defendernos ante la socava de nuestro anonimato.Ya no es suficiente con defender la privacidad sobre la información que se publica en la Red desde las Administraciones Públicas o por el hecho de convertirse en un fenómeno mediático dentro de la Red; no, hay que dar un paso más allá y, aparentemente, tomar la consideración de adoptar el anonimato como una actitud frente al control perpetuo que sufrimos en nuestras actividades en la Red.

La red social Facebook o el buscador Google son, por motivos dispares, los máximos exponentes actualmente sobre las implicaciones que sus actuales modelos de negocio tienen sobre la privacidad de los usuarios. Sobre Google, mucho se ha publicado y las propias Administraciones ya han tomado sus cartas sobre el asunto, sin embargo el fenómeno de Facebook es completamente nuevo, ha evolucionado horrendamente rápido y desde las instancias políticas o bien se le utiliza o bien se le tiene miedo. El hecho es que todo lo que Facebook puede aportar al usuario, lo hace intentando encontrar un modelo de negocio viable y por supuesto que tiene su precio. Lo que no cabe duda es que el uso de esta red social puede dejarnos completamente desprotegidos, y lo peor de todo es que Facebook, al modo de los antiguos portales 1.0, quiere que lo hagamos casi todo a través de él. Debemos contemplar que estos dos gigantes van a comenzar a encontrarse, si bien Facebook mantiene sus contenidos cerrados, inaccesibles para los buscadores, y Google se dedica obviamente a lo contrario; debemos ponernos alerta porque ambos están adoptando políticas muy similares de afiliación e incluso sus productos se asemejan en ocasiones. Su objetivo es que el internauta construya su identidad digital a través de ellos y que se identifique inequívocamente mediante sus servicios.

Personalmente, aunque entiendo las virtudes de Facebook, no me acaba de convencer descubrir comentarios personales de personas que conozco a personas que no conozco, curiosear fotos de personas que conozco que han colgado personas que no conozco, que sí que hay un ser un “buenrollista” y aprobar la Amistad de cualquiera que intente acceder a ti, pero el grado de indefensión es tal, el descontrol sobre lo que yo veo y lo que los otros ven de mi es tal, que me abruma y preocupa.

Ante Google, los futuros navegadores ya han dispuestos las armas para hacerle frente y ante sus ansias para seguir recabando datos de sus usuarios mediante el denominado Private Browsing (Firefox) o InPrivate (Explorer), pero ¿qué haremos en un lugar donde su principal finalidad es compartir nuestra vida, nuestros comentarios, nuestros pensamientos con los demás y con el sistema mismo? ¿Debemos de convertirnos en ermitaños digitales, rehuyendo aquello que nos expone, pasando completamente desapercibidos en la época del Personal Branding?

Casos de éxito de la Biblioteca 2.0: Library of Congress & Flickr arrow-right
Next post

arrow-left La biblioblogosfera se expande
Previous post

  • Raquel

    Sábado, 13 de diciembre de 2008 at 12:00 |

    ¡Qué alegría leer este comentario! Me estaba acomplejando un poco no acabar de encontrarle el “punto” al facebook. Algunas de mis reservas están aquí magníficamente explicadas. Gracias

  • Santy

    Sábado, 13 de diciembre de 2008 at 12:16 |

    Marcos eres un crack! Te lo curras mucho.
    Solo me he leido una entrada pero voy a bucear un rato porque seguro que hay cosas muy interesantes.

    Cauando tengas tiempo pasate por mi blog, en la etiqueta creaciones puedes ver cosas hechas por nosotros muy interesantes.

    http://www.valenciaplato.blogspot.com/

  • La era de la sobreinformación (sobre ti)

    Sábado, 13 de diciembre de 2008 at 13:11 |

    […] La era de la sobreinformación (sobre ti)www.documentalistaenredado.net/760/la-era-de-la-sobreinforma… por thinkpen hace pocos segundos […]

  • Jon Arrizabaleta Ferebayen

    Sábado, 13 de diciembre de 2008 at 19:34 |

    Sr. Marcos,

    Es una obviedad esto de entrecomillar la amistad, ¿ignora usted la definición de “conversación” dada por Gabriel Tarde a principios del siglo XX? ¿se lo curra como dice una admiradora o simplemente copia por inercia ? esto ya lo oí hasta la saciedad en Jean Baudrillard, nada nuevo bajo el sol … si Alvin Toffler levantara su testa, no se ofenda si le aplico el “método Cioran”, siempre objeté y en la vida profesional, civil y política he sido juzgado por rebelde, no me importa demasiado ser correcto pero esto del “cualquiera que quiera acceder a ti” me enternece … recuerdo que una psicológa del Instituto, allá por los años setenta, mientras emitía un fétido pedo, me dijo que para la amistad hay que llamar a la puerta y esperar contestación, en una reciente cola a un establecimiento de comida rápida me dirigí a un
    esperantista valenciano según targeta identificativa … Déu meu …si Joan Fuster aún viviera, solo los buenos se van … saludos Marcos seguro que en el fondo tiene sus reservas de presunción abiertas aunque claro como dijo Cicerón para ser un buen jurista (o similar) hay que ser un “perspicax” o “porro videns” …adivinar els amics …aquesta és la qüestió ( aforismo de Joan Fuster, antes de las bombas de los blaveros )

  • Facebook, Tuenti, identidad digital y protección de datos en internet: 11 opiniones (434) | Yoriento

    Lunes, 26 de enero de 2009 at 22:55 |

    […] La era de la sobreinformación, sobre ti. Marcos Ros-Martín, en EL DOCUMENTALISTA ENREDADO. […]

  • tu

    Lunes, 31 de agosto de 2009 at 19:44 |

    eso me suena el GRAN HERMANO
    http://es.wikipedia.org/wiki/Big_Brother_%28personaje%29

    Segun el docuemntal EL FUTURO DE INTERNET ii
    http://www.youtube.com/watch?v=omfkGr0fsgc

    KAOS total

Usamos Cookies - Utilizando este sitio o cerrando este mensaje aceptas nuestra política de Cookies.
Aceptar Cookies
x