El Documentalista Enredado

Infonomía, Innovación, Análisis y Nuevas Tecnologías

Será mejor que no tengas que elegir entre olvido o memoria

Más vale que no tengas que elegir
entre el olvido y la memoria,
entre la nieve y el sudor.
Será mejor que aprendas a vivir
sobre la línea divisoria
que va del tedio a la pasión. […]

Esta boca es míaJoaquín Sabina

La recién estrenada Defensora del Lector del diario El País, Milagros Pérez Olivas, entraba completamente al trapo en su artículo Condenados a permanecer en la Red en la que exponía los casos de algunos lectores que solicitaban la retirada de ciertas informaciones localizables en los archivos del periódico. La Defensora exponía que un número creciente de lectores y usuarios de su web se ponían en contacto con la empresa solicitando el borrado de ciertos datos que les afectaban, porque realizando una sencilla consulta a través del buscador Google utilizando como palabra clave su nombre descubrían consternados informaciones caducas o, según el caso, fuera del contexto en el que se habían dado y las consideraban lesivas.

Como ejemplo, Milagros Pérez recogía el testimonio de un lector que había participado en los foros del diario, algo aparentemente inocente, pero que actualmente consideraba preocupante que ese comentario se expusiese como primer resultado sobre su persona por parte del gigante de Mountain View. Podríamos imaginar que el lector se encontraba consternado porque no deseaba que la primera referencia hacia su persona fuese en un tono desenfadado. ¿Y si, durante un proceso de selección para un futuro trabajo, el responsable de la entrevista consulta la base de datos de Google y descubría aquello? ¿Dónde lo coloca a él? Depende del tono y la temática, por supuesto, aunque hay casos más gravosos.

Realizando consultas nominales, podemos encontrarnos desde resultados de exámenes -información privada que no puede ser expuesta ni en un tablón ni en un PDF colgado en una página web de un sitio universitario-, resultados de procesos selectivos de becas, de exámenes funcionariales, solicitudes administrativas, sentencias o indultos, etcétera. Nos encontramos ante informaciones que se publican diariamente en la Red que en determinado momento pueden resultar útiles para el usuario, pero que pasado un tiempo dejan un rastro de actividades que no todo el mundo gustaría de ellas. En todos estos casos, se trata de información personal, publicada según la legislación vigente a través de publicaciones oficiales, que hasta hace poco sólo era pertinente y conocida casi exclusivamente por el afectado. Sin embargo, Google lo cambia todo y sus robots lo ordenan todo haciéndolo accesible a cualquiera sin contemplar si ponen en evidencia a una persona.

El debate abierto en El País ha sido intenso en los foros periodísticos – Periodistas21 o La Tejedora – donde se ha realizado una reflexión sobre el trabajo del periodista. Así, si a un individuo el juez lo llama a declarar como imputado y lo recogen los medios, pero tras el juicio es absuelto y estos no lo publican, ¿dónde queda la rectificación? ¿Cómo se borra esa mancha injusta en su reputación digital? Por supuesto que, para la empresa editora, los archivos son intocables. No se puede borrar esa información, aunque tal vez sí que debería ser actualizable o al menos no debería caer en el olvido tan pronto como deja de ser noticia.

Mientras tanto Google considera que no es competencia suya mantener limpios los ficheros de todos los sitios webs. La tecnología para hacer inaccesible una página determinada existe y debe ser utilizada por los editores no por los intermediarios entre usuarios e información. Esto lo mantienen sus responsables, aunque exista una sentencia que exige al buscador que esa información sea inaccesible y exima a la empresa editora de la web.

Mientras tanto, la reputación digital toma cuerpo como un elemento necesario a vigilar para cualquier persona. El control sobre lo que se dice de nosotros y lo que es recuperable en la web dispone de cada día de mayor importancia, convirtiendo la Web una prolongación de nuestra identidad profesional y personal más allá de nuestro control. No sólo debemos controlar lo que en las Redes Sociales o la Web 2.0 se publica sobre nosotros, sino que también debemos estar atentos y ser conscientes de qué vías nuestros datos personales son dispuestos de forma completamente libre en la Red de Redes casi sin que nos percatemos de ello.

La biblioteca de "Los Crímenes de Oxford" arrow-right
Siguiente entrada

arrow-left Libros y lectores 2.0
Entrada anterior

  • jmcollado

    Jueves, 26 de marzo de 2009 at 21:18 |

    ¿ya no nos acordamos cuando se hablaba del anonimato en internet?, ¡Que tiempos aquellos! Y ahora parace que internet va a contener cada vez más y más datos personales, publicados voluntariamente por cada individuo…Veremos a ver, quizá para saber sobre la vida de nuestro vecino sea mejor preguntárselo a google que a él.

  • Pasajero

    Viernes, 27 de marzo de 2009 at 18:09 |

    Es una verdad como un templo, y muchas veces es incómodo. Esa información escapa al control del usuario. Recuerdo haber encontrado multas de una famosa presentadora de televisión introduciendo la matrícula de su coche en google. ¿Realmente tengo derecho a acceder a esa información? Inquietante.

  • Marcos Ros-Martín

    Viernes, 27 de marzo de 2009 at 20:41 |

    Lo cierto es que el anonimato, que las grandes agencias privadas y públicas, no dispongan de excesivos datos sobre nosotros ha sido una batalla ganada durante el siglo XX que vamos a perder durante el presente.

    La percepción que tenemos de lo que estamos perdiendo es ridícula. Como si todo esto no nos fuese a repercutir en un futuro, algo que a buen seguro sucederá en mayor o menor medida.

    El debate está presente, pero mucho me temo que serán las organizaciones supranacionales las que deberán comenzar a poner coto a esto porque desde luego las nacionales parecen incapaces de actuar sobre esto.

  • los sueños de la razón / El semanal de anotaciones (primavera 2009, 2º domingo)

    Lunes, 30 de marzo de 2009 at 15:16 |

    […] sobre la información (nuestra información) en internet y las consecuencias de su memoria perenne: Será mejor que no tengas que elegir entre olvido o memoria; y con la imagen de Alfred Sirleaf, el ‘blogger’ analógico que os cuenta Mangas […]

Usamos Cookies - Utilizando este sitio o cerrando este mensaje aceptas nuestra política de Cookies.
Aceptar Cookies
x