Saltar al contenido →

Mes: enero 2005

Tercera edición de los premios anuales de bitácoras escritas en español

Bitacoras.com lanza la tercera edición de los premios anuales de bitácoras escritas en español (con premios especiales para aquéllas escritas en català, euskera, galego e inglés). En esta ocasión, optan a los premios más de 18.000 weblogs. Para votar por una bitácora simplemente hay que visitar su ficha en el directorio o bien directamente desde el botón o enlace situado en la bitácora participante (si lo hubiera), como por ejemplo éste botón que corresponde a nuestra bitácora:

Vota para los premios a las mejores bitácoras de 2004

Ya podéis votar por el blog del Documentalista Enredado si les apetece, haciendo clic en el botoncito de este post. Sólo pueden votarnos una sóla vez en el día.

Desde aquí animamos a toda la blogosfera documentaloide a que participe. Suerte a todos, ya andamos votando por nuestros favoritos.

2 comentarios

Una pizca de sabiduría

Permitidme que esta vez transmita aquí unas palabras que no son mías, pero que recogen perfectamente lo que pienso, además de dar algunos buenos consejos. Se dejaron en Iwetel en una (enésima) discusión sobre el trabajo y los salarios de los bibliotecarios – documentalistas. El auto de esta pizca de sabiduría fue Alexis Meyners y desde aquí le agradezco su diligencia a la hora de permitirme transmitirlas. Aunque podéis consultar el documento en pdf para entender la discusión, la quinta esencia la tenéis aquí:

  1. La Documentación está en muchas partes. En un principio, puedes ejercer de documentalista o por lo menos hacer funciones de documentalista en muchos otros trabajos.
  2. Lo que sabes hacer vale mucho y es que muchas empresas no saben que les haces falta. Si tienes un trabajo en otro campo en el cual realizas pequeñas tareas de documentación, habla con tus compañer@s, jefes, etcétera para que se enteren de lo que haces. Si tú sabes organizar, investigar o catalogar de una forma más eficiente, díselo. Nadie te da lo que no pides.
4 comentarios

Los Documentalistas y la Sociedad del Conocimiento

A los políticos de este país últimamente se les llena la boca hablando de la I+D+i (Investigación, Desarrollo e Innovación) de la urgencia del cambio de la mentalidad de un país que hasta hace poco recibía importantes inversiones de multinacionales debido a su mano de obra barata respecto a otros países europeos con mayor desarrollo económico. Estos mismos políticos no dudan en sugerir e incluso invitar a las empresas, no sé si llegarán al extremo de subvencionar, a que se deslocalicen hacia otros mercados gracias a las distintas liberalizaciones de comercio que se han sucedido en pocos años. Así pues, los habitantes de España miran con cierta sorpresa cómo las multinacionales aparentemente se ponen de acuerdo a la vez y comienzan a cerrar fábricas, no necesariamente insolventes, además de descubrir con escarnio cómo empresas nacionales de cierta importancia comienzan apresuradamente sus traslados de producción.

Sintiéndolo, para comprender lo que está sucediendo en España, debemos de realizar una explicación macroeconómica de forma introductoria. España a mediados de los años 70 del siglo XX era una sociedad industrial que concentraba esfuerzos en la transformación de la materia prima y de otros elementos, como la energía, para la obtención de un producto acabado que no necesitaba de trabajo altamente especializado en la mayoría de los casos. La situación actual deriva de que España ha desarrollado un esfuerzo económico y educativo a lo largo de los últimos 30 años tratando de obtener mano de obra altamente cualificada, además de realizar un salto económico gracias a su ingreso en la Comunidad Económica Europea, hoy re-denominada Unión Europea, a mediados de los años 80.

5 comentarios

Una leyenda urbana bibliotecaria: La biblioteca se hunde

Lo cierto es que esta leyenda urbana me la encontré buscando temas para el blog, aunque ya hace 8 meses de esto. Mi sorpresa ha sido encontrármela reflejada en uno de esos libros que tratan de recoger las mejores de la imaginería popular, sean de este país o pertenezcan a otro. Así que me he dispuesto a buscarla por la Red, pero como no la he encontrado traducida, me he dispuesto a traducir un extracto para que la disfrutéis si queréis.

La biblioteca no se está hundiendo

¿Cómo es posible visualizar 3’7 millones de libros?

Quizás un camino para hacerlo sería el de imaginarse el peso incontenible de todos aquellos libros que causan sobre la estructura de un edificio un lento hundimiento en la tierra.

Ésta es una interpretación que realiza Moira Smith, bibliógrafa de antropología, de sociología, y de folklore de la Universidad de Indiana, sobre la leyenda urbana de la biblioteca que se hunde. Según este relato, la biblioteca central de la Universidad de Indiana se hunde a una velocidad de una pulgada por año debido a que el arquitecto no tuvo presente el peso de los libros cuando la diseñó. Obviamente, esta aseveración es completamente falsa.

6 comentarios

Disperso

Creo que ya va siendo hora de volverse a poner a trabajar. Bueno, no es que haya estado disfrutando de unas magníficas vacaciones, pero así lo ha parecido. Así que esta bitácora ha estado un tanto abandonada por mi parte desde el 1 de enero. Sin embargo, no he estado precisamente ocioso.

Problemas informáticos, problemas de disponibilidad de tiempo, estaba escribiendo un artículo sobre Modelos de Gestión del Conocimiento para la UOC y ahora problemas de salud, maldita gripe, me han tenido un tanto disperso.

Espero que a partir de esta semana o como mucho la próxima ya me pueda reincorporar defintivamente a la Comunidad Blogosférica. De momento y para aquellos que se preguntaron de qué servía el Documentalista Enredado les ofrezco nuestros resultados de tráfico web hasta el 30 de diciembre de 2004.

Obviamente no son espectaculares, pero ya sabemos a lo que nos dedicamos y la cantidad de público objetivo del que disponemos. Aunque me permitiréis un atisbo de satisfacción.

Comentarios cerrados

Los orígenes de la Propiedad Intelectual en España

Tal día como hoy, el 10 de enero de 1879, se estableció la primera disposición legal española sobre propiedad intelectual de obras científicas, literarias y artísticas.

La Ley sobre Propiedad intelectual de 1879 era una norma centrada en el derecho que los autores tenían respecto a la explotación de sus obras. En ella se reconocían los derechos económicos de los autores, tanto durante toda su vida, como en los ochenta años siguientes a su muerte.

En esta Ley y en su posterior Reglamento (Real Decreto de 3 de septiembre de 1880), se reguló también sobre determinados tipos de obras, como traducciones, obras dramáticas y musicales, y otros aspectos relativos al Registro de la Propiedad Intelectual y su relación con el derecho internacional

La Ley de 1879 duró más de cien años, hasta 1987, cuando quedó derogada por la Ley 22/1987, de 11 de noviembre, de Propiedad Intelectual.

Actualmente, la normativa estatal referente a este tema se rige por el Real Decreto Legislativo 1/1996, de 12 de abril, y la Ley 9/1975, de 12 de marzo, así como por otras disposiciones vigentes que enumera el Ministerio de Cultura.

Recientemente, se ha presentado un polémico borrador de la reforma de la Ley de Propiedad Intelectual que ha despertado cierto malestar en diversos ámbitos debido, en gran medida, a las restricciones que conlleva respecto al acceso a la cultura.

6 comentarios
Usamos Cookies - Utilizando este sitio o cerrando este mensaje aceptas nuestra política de Cookies.
Aceptar Cookies
x