El Documentalista Enredado

Biblioteconomía, Infonomía, Internet y Nuevas Tecnologías

En la era de la post-información

Algunos afirmaron que con la implantación y la difusión del uso de Internet en la sociedad avanzaríamos hacia la era de la Información. De este modo, nos encontraríamos en una sociedad ideal en la que el recurso más valioso de las etapas anteriores de la Humanidad, la información, sería fácilmente accesible, cualquiera podría disponer de ella y hacer uso. Todo se hallaría en las redes, tan sólo al alcance de nuestros dedos y únicamente deberíamos de teclear las palabras mágicas. Sin embargo, todos sabemos que aquellos sueños pronto se vieron truncados. La información es ubicua, pero no es fácil discriminar la relevante, discernir entre información y simple publicidad, la mentira del el engaño, la manipulación informativa de lo que no lo es, cubrir todas las fuentes interesantes, descubrir aquellas informaciones que nos son realmente relevantes. En una palabra, es casi imposible permanecer informado sin acabar infoxicado.

En la etapa posterior a la Sociedad de la Información, el camino se andará justo de la forma contraria de lo que hacemos ahora. La información vendrá a nosotros, no la buscaremos, la información se discriminará por sí misma, llegará a los que realmente están interesados en ella; en suma, el individuo se convertirá en un objetivo informativo. Como ya dijo Negroponte, nos hallaremos entonces en la era de la post-información.

Emilio Alonso contemplaba las portadas de los periódicos en los kioscos a media mañana del miércoles 6 de junio y no salía de su perplejidad. El mundo ya sabía que sería Londres y no Madrid la ciudad que albergaría los Juegos Olímpicos en el 2012, pero aquellos viejos papeles tozudamente aún afirmaban: "Frenética movilización para que Madrid logre hoy el triunfo". Sobre aquellos papeles completamente desfasados y obsoletos, Emilio reflexionaba sobre las necesidades que tenían los medios de comunicación en reciclarse o, simplemente, morir. Pero es que la muerte fue noticia a la mañana siguiente tras los atentados de Londres, mientras aquellos papeles andaban preguntándose qué había sucedido con el gran trabajo que había hecho Madrid para ganar los juegos. La mañana del día 7 de julio en Londres ya no importaba en exceso las celebraciones del día anterior sobre su elección, cuatro bombas habían explotado en el centro de la ciudad. Mientras los papeles pasaban rápidamente a la Historia, la Historia escribía otra página. El periodismo hacía otro tanto, pero esta vez en la Red.

El 11M los grandes periódicos pusieron en la calle una edición especial sobre los atentados de Madrid. A media mañana, las explosiones se habían producido entre las 7:45 y las 8, los lectores podían informarse de los datos que se tenían hasta ese momento. El diario El País todavía anda lamentándose por el titular en portada que había publicado afirmando que los atentados habían sido obra de ETA. La precipitación los dejaba en evidencia, mientras que sus ediciones digitales debían reforzar las composiciones en la web para tratar de mantenerse accesibles tras la avalancha de visitas que recibían. Elpais.es abrió sus contenidos aquella mañana (hasta entonces era completamente de pago) y puede que entonces la división digital, venciese a definitivamente a la impresa, los tiempos estaban cambiando. Están cambiando.

Cuando uno adquiere un diario, no piensa en leerlo completamente, lo que realiza según avanza en su lectura son una serie de tareas para la selección y filtrado de noticias que le pueden resultar de mayor interés. Desde luego que las noticias no se leen en bruto y el propio comité editorial se encarga de ajustar los contenidos a la línea del periódico, así como seleccionar las noticias que pueden resultar de mayor interés para los lectores. Es decir, se produce un filtrado previo que en muchas ocasiones deja mucho que desear. En cualquier caso, es probable que la mayoría de los lectores habituales de un medio de comunicación impreso no lleguen a consumir de un 15 a un 35% de la información que ha sido impresa en este tipo de soporte, pero debía de conformarse con la información que recibía puesto que había pagado por ella.

Pero con la llegada de la Sociedad de la Información, la forma en la que se consumen las noticias escritas de actualidad ha sufrido una evolución drástica. Los medios de comunicación impresos pierden lectores precisamente por los sectores más jóvenes, aquellos que consumen más información a través de Internet y que han sabido desarrollar una vida digital. Esta vida digital pasa en muchos casos por el denominado Periodismo 3.0 o periodismo participativo por el cual una persona puede ejercer el derecho a informar, o simplemente aportando documentos más allá del testimonio oral, a los propios medios de comunicación.

Las noticias de impacto, ya se trate de los atentados terroristas en las grandes urbes o de catástrofes naturales como el tsunami del sur de Asia, sacan a relucir que las cosas están cambiando lentamente pero de forma segura y que la infraestructura creada lentamente se sostiene ante estos embates e incluso sale reforzada. Los atentados del 11S ayudaron sobremanera en la evolución de la incipiente blogosfera, además de difundir su existencia, pero los hechos acontecidos en Londres recientemente tan sólo pueden venir a demostrar que la evolución de ésta todavía no se ha detenido.

La difusión de la utilización de las folksonomías y del tagging en distintos sitios web como Technorati o Flickrsirvieron como canal de distribución de la información principal para aquellos que se encontraban sedientos de información. Los propios medios de comunicación recurrieron a estas herramientas para iniciar la recolección de documentos gráficos sobre los momentos de las explosiones o de los videos que se rodaron precariamente con los teléfonos móviles. Por supuesto que los medios solicitaron a los ciudadanos que les remitiesen documentos gráficos, sin embargo esto ya parecía un tanto arcaico, la información estaba en la Red y no necesitaba de los grandes medios para ser difundida. Si querían hacer uso de ella podían hacerlo, pero simplemente serían partícipes del cambio que les transformaría.

Aunque este es un fenómeno bondadoso, por así llamarlo, también los hay otros que no lo son tanto. Pero todos estos hechos vienen a demostrar que el modelo anterior de los medios de comunicación impresos tiende a tornarse obsoleto. El usuario ya no desea buscar la información, no desea que se la filtren, quiere que la información le busque a él y precisamente la que él necesita. Pero no podemos extrañarnos ante la rotundidad de estas afirmaciones puesto que es algo que ya se está haciendo. El mejor ejemplo lo hallamos en Google News que ya ofrece a sus lectores la posibilidad de personalizar los contenidos que quieran que sean mostrados, pero también la BBC hizo otro tanto para facilitar el consumo de la información a sus visitantes y no será el último. Sin embargo, se puede dar un paso más allá se pueden crear sitios web que personalicen la información sin la necesidad de una actitud activa del usuario.

Gixo o Findory son dos páginas web similares a Google News, ya que ofrece enlaces a artículos de otras fuentes, sin embargo la diferencia entre uno y las otras dos consiste en que Findory o Gixo aprenden de los comportamientos del usuario y tratan de ajustarse a sus movimientos dentro del sitio web. De esta forma, mientras el usuario navega a través de las distintas noticias que ofrecen, el sistema va asimilando las necesidades informativas del mismo y mientras tanto va sugiriendo y maquetando las páginas ajustándose a éstas. Como se comprobará, el sistema es muy similar al que ya utiliza Amazon que ofrece a sus clientes artículos relacionados a sus compras o bien sus visitas.

Pero sería estúpido considerar que el futuro de esta tipología de sistemas acaba en los medios de comunicación tradicionales. Los blogs lentamente se constituyen como una propuesta activa para enriquecerlos, no sustituirlos, tanto es así que Findory ya ofrece la oportunidad de sindicar las fuentes RSS de éstos. Los lectores deciden qué fuentes quieren leer, pero también recibirán propuestas para la lectura, se les discriminarán las lecturas en torno a sus intereses y las noticias irán a ellos. Puede que la era de la post-información esté a la vuelta de la esquina.

Juan José Millás y la Sociedad del Conocimiento arrow-right
Siguiente texto

arrow-left Un libro de códigos para pasar "Un día en las carreras"
Texto anterior

  • Jazz

    Martes, 12 de julio de 2005 at 11:13 |

    Ahora mas que nunca hay que leer con cuidado y teniendo un referente historico, el problema es que la mayoria de la gente no tiene tiempo, consumen noticias como consumirian MacDonalds.

  • Yavannna

    Martes, 12 de julio de 2005 at 12:59 |

    Realmente es muy cierto que un sector “más joven” de la población se informa a través de Internet, esto es debido a la cantidad/variedad de informaciones disponibles.

    Si ponemos por ejemplo la guerra de Irak, se encontraba mucha más inforación en la Red que en los médios tradiconales, además de tener numerososo puntos de vista para todos los gustos (No es lo mismo leer la información en El Mundo o en Nodo.50 )

    Sobre que suplantaran a los medios tradicionales, eso está por ver, tambiéns e pensó que radio y televisón suplantarían al periódico y ahí siguen….

  • Maria Elena Mateo

    Martes, 12 de julio de 2005 at 21:09 |

    A mi modo de ver, un problema informacional creciente que tiene la sociedad actual es que nos nutrimos de noticias actuales, que olvidamos a los pocos días cuando se crean nuevas noticias.
    La gente cree que por conocer más noticias está más informado, pero es incierto, porque llegamos a perder el sentido contextual de la noticia, o conocemos el inicio y luego nos olvidamos de averiguar su fin. La información pasa demasiado rápida ante nuestros ojos y no la retenemos ni asimilamos. Echo de menos los articulos detallados que resumiendo todos los acontecimientos relativos a una noticia realmente “te informan”, del tipo de los documentales de Informe Semanal, por ejemplo.
    Y los archivos de los periodicos digitales todavía dejan mucho que desear a la hora de ofrecer noticias pasadas: o son de pago o el sistema de búsqueda es deficiente.

  • Patricia Sánchez López

    Sábado, 23 de julio de 2005 at 17:33 |

    Si bien es cierto que los usuarios de la información se ven bombardeados con grandes cantidades de datos sobre cualquier tema, es labor ahora más que nunca, de los bibliotecólogos, formar a los usuarios en cuanto a cómo discriminar información, para obtener sólo lo relavante y ayudarles a ver claramente la diferencia entre la basura y lo que es realmente valioso. La formación de usuarios en este sentido es una deber para nosotros en la era de información, para dar paso a la siguiente etapa con usuarios preparados para entenderla y afrontarla de manera provechosa.

  • Maria Elena Mateo

    Domingo, 24 de julio de 2005 at 21:28 |

    El problema es que como la información está al alcance de todos, sobre todo con el excelente medio de información que es Internet, los usuarios de información creen que no necesitan intermediarios, que ellos solos pueden acceder a la información directamente y no siempre son capaces de discriminar la fiabilidad o no de una fuente o de una información.
    Es función de los bibliotecarios / bibliotecólogos (curiosa palabra :-) ) orientar a los usuarios pero, ¿realmente preguntan?

© 2004 - 2014 El Documentalista Enredado - Pinzolo theme By Thrive - Powered by WordPress

Nota aclaratoria: Este sitio web es personal y no coincide necesariamente con la posición de las entidades con las que colaboro.

Usamos Cookies - Utilizando este sitio o cerrando este mensaje aceptas nuestra política de Cookies.
Aceptar Cookies
x