El Documentalista Enredado

Infonomía, Innovación, Análisis y Nuevas Tecnologías

¡Qué vergüenza! Libros por el suelo

Aquellos que quieren imponer su razón, pero no encuentran suficientes argumentos, ni suficientes ideas para explicarse, ni para fundamentarlas, ni para rebatir las razones de otros, sean más o menos acertadas, más o menos fundadas; no dudan de utilizar la violencia para amedrentar a aquellos que se muestran disconformes con sus planteamientos y, en ocasiones, se los debaten con mayor éxito. A lo largo de la Historia, se han sucedido hechos en los que los libros eran atacados como fuente de la difusión de ideas y han tratado de ser destruidos. Por ello, es profunda mi decepción al descubrir que poco se ha avanzado y que en esta sociedad, aunque sean grupúsculos, todavía se ataca a las librerías y a los libros para “defender ideas”.

Destrozos en la librería Tres i Quatre - © José JordánLa prensa lo recogía hoy –Diario El País y Diario Levante– tres encapuchados asaltaron la librería Tres i Quatre de Valencia esparciendo libros por el suelo y lanzando varios objetos al aire, su reclamación “No mos fareu catalans” (No nos haréis catalanes) o “Catalanistes de merda”. Afortunadamente, y aunque alguno de los presentes se encaró con ellos, los hechos no llegaron a pasar a mayores, sin embargo me ensombrece la duda.

Hasta ahora, los ataques a librerías valencianas se habían producido mediante pintadas realizadas en la noche. Ni siquiera la Universitat de València se ha zafado de estas pintadas ya que en reiteradas ocasiones su librería ha sido violentada. La primera pintada se realizó incluso antes de su inauguración el 8 de diciembre de 2003 con la frase “Volem llibres en valencià, no en català” (Queremos libros en valenciano, no en catalán) impresa en sus cristaleras y paredes. Desgraciadamente, hay otra librería que ha sufrido la pintura de este tipo de frases, además de Tres i Quatre que también las ha recibido en reiteradas ocasiones, se trata de la Librería La Traca que en 2003 tuvo sobreimpresa sobre su puerta metálica “Puta Kklunya”.

¡Qué vergüenza atacar a los difusores de las ideas, a la diversidad cultural y las distintas opiniones! ¿Es esta la imagen de sociedad tolerante queremos dar? Personalmente, considero que la sociedad valenciana debería de atajar este tipo de expresiones, es la palabra y las ideas sobre las que se debe encauzar el debate, jamás este tipo de violencia.

Citas al libro /6 arrow-right
Siguiente entrada

arrow-left Gestión del conocimiento y periodistas
Entrada anterior

  • Maria Elena Mateo

    Domingo, 22 de enero de 2006 at 18:32 |

    Desgraciadamente vivimos en una sociedad que involuciona en vez de evolucionar.
    A pesar de vivir en una democracia, no somos capaces de respetar las ideas de los demás y, como bien dice Marcos, a falta de argumentos la violencia es la única que habla.

  • jmcollado

    Lunes, 23 de enero de 2006 at 14:47 |

    es que las librerías son un buen polvorín para los animales. Ya pasó con la presentación del libro de Santos Julia y la agresión a Carrillo, ahora toca en Valencia…. y así sucesivamente. ¿por qué? Pues porqué al igual que exite la razón también existe la estupidez

  • Marcos Ros

    Lunes, 23 de enero de 2006 at 16:04 |

    http://www.levante-emv.com/secciones/noticia.jsp?pIdNoticia=168472&pIdSeccion=19&pNumEjemplar=3041

    Desgraciadamente, hay actitudes que no se entienden del todo, como que no se condene desde ciertos sectores de la política valenciana. Los libros de nuevo como víctimas de los ataques a la libertad de expresión.

  • Javi Alarcón

    Jueves, 26 de enero de 2006 at 08:40 |

    Desgraciadamente, los libros siempre han sido víctimas de estos DESCEREBRADOS, y además el clima político no ayuda. La crispación se está convirtiendo en el estado habitual de los políticos, y eso incita a ciertos sectores de la derecha más radical y rancia ha hacer estas ANIMALADAS. A la librería TIRANT LO BLANCH también le tocó sufrir este tipo de pintadas fascistas hace unos años. SALU-2 A TO-2.

  • Marcos Ros

    Jueves, 26 de enero de 2006 at 13:13 |

    Ese caso no lo conocía, pero ¿por qué será que no me sorprende?

Usamos Cookies - Utilizando este sitio o cerrando este mensaje aceptas nuestra política de Cookies.
Aceptar Cookies
x