El Documentalista Enredado

Infonomía, Innovación, Análisis y Nuevas Tecnologías

CARPE DIEM bloguer, CARPE DIEM

Así que un amigo te habló del suyo, o puede que lo leyeses en alguna revista, es posible que ya hayas visto algún libro sobre ellos en la biblioteca o en las librerías; por lo que te dispones resuelto a adentrarte en la blogosfera, término que todavía no llegas a comprender. Consideras que es bastante sencillo mantener una bitácora, incluso ya has escogido el título, (tratando de ser lo más original posible) la temática, la orientación que le vas a dar, ese sutil enfoque que sólo crees que tú conseguirás (O puede que no, simplemente quieres poseer un blog). Tres temas tienes ya en mente, tres temas que confías desarrollar en breve.

No entiendes mucho del funcionamiento de la Red, pero eso no te va amedentrar ahora. Frente al ordenador, compruebas varios sistemas de publicación, algunos son más atractivos que otros, pero prometen más, por lo que no lo dudas y finalmente te das de alta tras cumplimentar un breve formulario. La selección del diseño te lleva un momento, puesto que decides probar varios, aunque seguramente lo volverás a cambiar en breve, ya que el primero no te ha llegado a convencer. Pero tu necesidad va más allá del diseño y lo que realmente esperas es inaugurar tu blog. Existe una primera entrada por defecto que obvias borrar, simplemente no sabes cómo hacerlo, compones la tuya propia y, de repente, ahí estás saludándote a ti mismo porque nadie más conoce la existencia de tu bitácora, pero en ese momento no importa demasiado.

Es probable que aparques tu blog ese día, ya es suficiente por hoy y ya lo retomarás… O no. Tu weblog se convirtió en uno de esos blogs fantasma que se iniciaron pero fueron abandonados nada más nacer, o puede que le dediques aquellos tres temas que tenías pensados, o simplemente la constancia, algo necesario para cualquier blog, no sea uno de tus puntos fuertes. No te culparás por ello, seguro, pero no importa, en realidad no eres el primero, ni serás el último ni el único.

Pero también puede suceder que, a pesar de tu probada constancia, también descubras que no es sencillo congregar a tus amigos. Publicas cada semana al menos un texto, ya los tienes en el sobreaviso, sin embargo no consigues arrancarles ningún comentario o ni siquiera que te lean. Frustrado, te descubres como uno más de la blogosfera, no consigues congregar visitas tras un mes y comienzas a considerar que el esfuerzo no vale la pena. Pero puede llegar a suceder que tu blog sea temático, y de una temática tan extraña, que sea inmediatamente aceptado dentro de un pequeño círculo de forofos, o también es posible que finalmente tus amigos decidan abrir su bitácora y aquello comience a tener algún sentido.

Tres meses es el tiempo razonable para saber si un blog dispone de posibilidades de quedarse y un año es el tiempo en el que el bloguer comienza a preguntarse si el esfuerzo valió la pena. Son etapas necesarias en la que todo bloguer decide si es su blog tiene alguna utilidad para él, o simplemente es un sobreesfuerzo innecesario. Las razones para el abandono de un blog son varias como el cansancio, las expectativas frustradas, una entrada en la que se dijo algo que no se debía, la lucha incesante contra los trolls, los spammers, el desarrollo de la vida personal y/o profesional, o incluso el monstruo que puede llegar a convertirse un blog si dispone de cierto éxito. En cualquier caso, para superar las pequeñas crisis los bloguers necesitan de buenas armas cargadas de paciencia y un planteamiento necesario de qué es un blog y para qué lo quiere.

Algunos bloguers se reinventan abarcando nuevos temas, otros deciden tomarse un tiempo de reflexión, otros abandonan decididamente aquello y otros lo dejan a barbecho. Cada bloguer toma su propia decisión de acuerdo con sus perspectivas y necesidades, ya que mantener un blog no es nada sencillo si eres algo exigente contigo mismo y con los demás. Pero hagas lo que hagas, no importa hasta donde llegaste, no te quepa duda de que serás olvidado a lo largo del tiempo, tal es la ley de Internet: Actualiza o muere. Así que mientras estés aquí, no consideres que un blog es un medio para hacer algo importante, puede que lo llegue a ser a lo largo del tiempo, pero ante todo trata de vivir el día a día, no te frustres si un tema que consideras importante pasa desapercibido para tus lectores, disfruta escribiendo sobre todo para ti y, si puedes, de la gente que te lee.

En resumen, que no hay que pensar sobre dónde estarás dentro de un año, es probable que tengamos suerte si duramos tres meses más en la blogosfera.

Consell Valencià de Cultura analiza la precaria situación de las bibliotecas públicas valencianas arrow-right
Next post

arrow-left El archivero del "Daily Mail"
Previous post

  • jmcollado

    Martes, 31 de enero de 2006 at 14:37 |

    lo esencial es que si no disfrutas escribiendo dedicate a otra cosa….

  • Alvaro Roldán

    Martes, 31 de enero de 2006 at 15:03 |

    Javier es el único que no necesita preguntarse dónde estará el año que viene. Seguirá aquí. Y dentro de 200 años también.

  • Marcos Ros

    Martes, 31 de enero de 2006 at 15:31 |

    Imagino que ha quien no le gustase escribir no abriría un blog, pero la creación de un blog es más por necesidades comunicativas que otra cosa, digo yo. Pero eso se lo dejaré a Tao y que nos lo desvele.

    Javier ha demostrado que es eterno, pase lo que pase.

  • Maria Elena Mateo

    Martes, 31 de enero de 2006 at 17:28 |

    Yo tengo mi propio sistema para los momentos de bajón temático o anímico: dejo que Marcos siga ocupándose del blog como tan bien sabe hacerlo 😛 Es es la ventaja de tener un blog colectivo.

    Si yo no tuviera este blog con Marcos, o simplemente no tendría ninguno o sería uno completamente diferente. Pero me gustan tal y como están las cosas.

  • álvaro

    Martes, 31 de enero de 2006 at 21:36 |

    Esto engancha, tíos. ¿No os sentís eufóricos cuando encontrais un buen tema para un post?

  • Marcos Ros

    Martes, 31 de enero de 2006 at 22:33 |

    Enganchar, engancha, desde luego, pero eso no nos priva de que tengamos bajones anímicos de vez en cuando. Aunque Álvaro, a veces piensas que un tema es buenísimo y después descubres que no desata el más mínimo interés.

    Cosas que pasan y no por ello voy a dejar de publicar cosas que me interesan.

  • Catuxa

    Martes, 31 de enero de 2006 at 23:23 |

    Muchos no comprenden como invertimos tiempo, ganas y horas de sueño en escribir un blog, en esos casos, mejor no molestarse en explicarlo, no valdría de nada, obre todo cuando te preguntaan ¿y no tienes miedo que te copien si te leen?… (sin comentarios)

    El tema del bajón del blogger creo que es un mal común a todos y es una situación que se vive en todas las aficiones, supongo… hay periodos en que por mucho que te apasione la pintura uno no es capaz de coger un pincel, con el blog sucede lo mismo, al menos en mi caso. En esos momentos de sequía blogueril es bueno contar con un compañero de blog que ayude a tapar esas calvas 🙂

  • Paco

    Miércoles, 1 de febrero de 2006 at 09:48 |

    Pues si supongo q tendra sus bajones y demas, pero conociendo a Marcos este lo supera todo, asi q animo y a seguir en ese camino, q otros desde la oscuridad te seguiremos apoyando. Saludos…

  • Marcos Ros

    Miércoles, 1 de febrero de 2006 at 10:17 |

    Paco me sorprende que aún andes por ahí leyéndonos. ¡Gracias por el comentario!

  • Yavannna

    Miércoles, 1 de febrero de 2006 at 12:31 |

    Gran tema, gran tema.

    Creo que los bajones bloggers también son debidos a la falta de tiempo… Dioxxx!!!la de post que me he dejado en el tintero, que he abandonado, o que he perdido por falta de tiempo!!!

    desde luego, el pertencer a una “comunidad cerrada” ayuda a seguir adelante, al menos desde mi punto de vista…

  • Javier Leiva

    Miércoles, 1 de febrero de 2006 at 15:56 |

    Ser inmortal es algo que no se elige, lo siento por vosotros.

    Y sobre postear, a mi es algo que me gusta cada vez más. De hecho posteo casi todo el día. Que pesao…

  • Marcos Ros

    Miércoles, 1 de febrero de 2006 at 16:27 |

    Si ya lo dice el dicho:

    “No todo va a ser trabajar, de vez en cuando hay que postear”

  • Maria Elena Mateo

    Miércoles, 1 de febrero de 2006 at 20:25 |

    Mis bajones blogueros se deben sobre todo a mis cervicales.

    Y sí, Catuxa, un compañero bloguero ayuda a tapar las calvas y coger fuerza para seguir adelante y no tirar la toalla.

    Luego, como dice Yavannna, a la falta de tiempo para desarrollarlos como a una le gustaría. ¡Cuántos post empezados y nunca publicados! Y es que no se puede ser tan perfeccionista.

    Y finalmente, envidio Javier tu capacidad para postear todos los días.

    Y, salud Paco, a ver cuando nos vemos.

  • Justo Serna

    Miércoles, 1 de febrero de 2006 at 21:46 |

    Apreciado blogger:

    Te agradezco la referencia que haces a mi blog y a mi silencio. Las razones que me han llevado a callar son las que son y expuse, tres razones: el cansancio; la necesidad de cumplir con compromisos académicos que al final son incompatibles con la actualización del blog; y la falta de tiempo para leer todo lo que quería y quiero leer. En los últimos meses estaba escribiendo más que leyendo, situación insostenible para alguien que, sobre todo, quiere ser lector. En todo caso, admíteme que lamentablemente lo que impera en la blogosfera es el ruido y, en especial, el ruido de una derecha montaraz, estrepitosa… Yo no he nacido para luchar contra los elementos. Alfredo Urdaci, por ejemplo, ha abierto un blog. Es para pensarse bien esto de las bitácoras, ¿no? Un saludo cordial, Justo Serna

  • Carol

    Viernes, 3 de febrero de 2006 at 10:23 |

    Yo sólo quería decir que os admiro a todos los que soys capaces de sacar tiempo para mantener vuestros blogs, despues de pasar el día trabajando, estudiando, etc y de esa manera darnos a los demás pequeños momentos de paz, sobre todo a los que os leemos desde un puesto de trabajo que no nos satisface en absoluto.

  • Ali

    Domingo, 5 de febrero de 2006 at 14:13 |

    Es importante escribir sobre lo que realmente te apetece. Como bien decís, a veces piensas que un tema es buenísimo, que vas a tener cientos de comentarios y te llevas el trompazo: ¡no escribe nadie! Otras, eliges un tema del que piensas que no vas a sacar ni las migajas y ¡oh, milagro! En resumen, mi experiencia personal me dice lo siguiente: yo escribo para mí, sin ninguna expectativa más que mi propio desahogo. Mi tiempo y mis ganas marcan la pervivencia de mi blog. Lo más importante: no sentirse nunca esclavos de la red.

    Saludos enredados.

    P.D.: tremendo artículo, sí. Envié una carta a la sección de CARTAS AL DIRECTOR y todo.

  • Ali

    Domingo, 5 de febrero de 2006 at 14:19 |

    (Me dio error al publicar el post. Espero que no salga repetido. Resumo, porque no recuerdo todo lo que escribí).

    Mi experiencia personal me dice lo siguiente: yo escribo para mí, sin más expectativas que mi propio desahogo. A veces, crees que has tocado un tema interesantísimo y no tienes apenas comentarios. Otras, escribes sobre un tema que piensas que no da más de sí y tienes unos cuantos…

    Mi tiempo y mis ganas marcan la permanencia del blog. Lo más importante es no sentirnos esclavos de la red ni obligados a continuar.

    P.D.: tremendo el artículo, sí. Envié una carta a la sección de CARTAS AL DIRECTOR y todo.

  • Marcos Ros

    Domingo, 5 de febrero de 2006 at 16:17 |

    Gracias Ali por tus comentarios, como ves aquí no se pierde casi nada.

    😀

    Te seguiremos con interés, por supuesto.

  • chema giménez

    Lunes, 6 de febrero de 2006 at 07:46 |

    Pues ya lo has conseguido. Muchas visitas… Con esa reflexión horaciana del carpe diem, que más bien parece hamletiana: bloguear o no bloguear, esa es la cuestión.

    ¿Y ahora qué?

  • Marcos Ros

    Martes, 7 de febrero de 2006 at 10:49 |

    No, yo soy de los que opinan que hay que bloguear. Ante la duda, bloguea. Sin embargo, no hay que ponerse objetivos, hay que disfrutar del blog, por lo que pueda pasar después, que no será poco.

    Salut!

Usamos Cookies - Utilizando este sitio o cerrando este mensaje aceptas nuestra política de Cookies.
Aceptar Cookies
x