El Documentalista Enredado

Infonomía, Innovación, Análisis y Nuevas Tecnologías

El archivo real de Gondor

Fernando Siles ya publicó en su antiguo blog Barbol.com un texto sobre el Archivo de Gondor que afortunadamente rescató para Véase Además cuando el primero cerró. Personalmente, soy un tanto desconocedor del mundo de la Tierra Media más allá de los libros publicados por J.R.R. Tolkien o de las películas de Peter Jackson; por lo que si alguien tuviese alguna duda sobre este tema, os recomendaría que acudieseis antes a Fernando dejándome a mí un poco al lado puesto que sé poco más de lo que él escribió sobre este tema.

El objetivo de este texto es reseñar la recreación que se hizo en la primera parte de El Señor de los Anillos, La Comunidad del Anillo, de este archivo que, como se verá, posee el imaginario social que se tiene de los archivos. Es una lástima que en este mundo de fantasía los elfos no tengan archivos, o no se sepa de ellos, seguramente todo estaría bien iluminado y correctamente organizado. En fin, son elfos y es lo que se espera de ellos, ¿no? Entremos en materia.

Bilbo Bolsón celebra su último cumpleaños en la tierra donde los Hobbits habitan, la Comarca, decidido a abandonar a su pueblo en busca de más aventuras. Consciente de esta decisión, considera darle todo lo que posee en herencia a su sobrino Frodo, mientras que un viejo amigo, además de mago, Gandalf el Gris también se apresura para asistir a su fiesta conocedor de la resolución del hobbit. Pero el comportamiento de Bilbo empieza a ser extraño, llegando a su cénit cuando decide hacerse invisible durante su fiesta para total desconcierto de sus vecinos incluyendo el del mago. Gandalf, un tanto alarmado, le alcanza en su casa, justo cuando se encuentra recogiendo sus enseres para abandonar la Comarca; Bilbo le confiesa que ha utilizado un anillo mágico para hacerse invisible por lo que Gandalf le apremia para que se lo done también a Frodo.

El hobbit se muestra reticiente a ello deseando su posesión de una forma desenfrenada, mi tesoro lo denomina, aunque finalmente el mago consigue que lo abandone. Cuando Gandalf va a recogerlo, siente que algo extraño sucede con ese anillo, así que espera la vuelta de Frodo para meditar y poder guardarlo puesto que no quiere tocarlo. Finalmente, cuando el joven hobbit llega a la casa de su tío, Gandalf le apremia para que lo esconda y que espere su vuelta ya que hay algunas preguntas que deben ser contestadas. Las respuestas a esas preguntas las hallará en el archivo real de la ciudad de Gondor.

Gandalf en el archivo de Gondor

Así pues Gandalf cruza la Tierra Media desde Hobbiton, cuando llega a la ciudad, ya está anocheciendo, lo cual puede justificar la poca luz que hay disponible en el depósito de documentos. Pero es que la antorcha que porta el ¿archivero? se acerca peligrosamente a los papeles allí contenidos constituyendo un peligro real de incendio. Lo poco que se muestra en la película es suficiente para demostrar que la organización de los fondos, como podéis imaginar, es bastante deficiente – por no definirla como caótica – por lo que podemos preguntarnos cómo es posible que el Peregrino Gris pudiese llegar a encontrar algo de interés en ese simple depósito. ¿Un poco de magia tal vez? Afortunadamente para que la historia avance, el mago encuentra la información que anda buscando, más por méritos propios que otra cosa, y descubre la última parte de la historia del Anillo de Sauron.

Rebuscando documentación

Según nos cuenta Fernando en su texto, Isildur relata en un pergamino la historia del Anillo y qué debe hacerse con la documentación de su Reinado.

El Gran Anillo pasará a ser ahora una herencia del Reino del Norte; pero los documentos sobre él serán dejados en Gondor, donde también viven los herederos de Elendil, para el tiempo en que el recuerdo de estos importantes asuntos pudiera debilitarse.

El caso es que el documento en cuestión pasó al olvido, y aunque según se afirma muchos de los documentos que allí se depositaban apenas podían leerlos los hombres por los cambios en las lenguas, en la película el documento está escrito en inglés salvo una pequeña parte.

Ash nazg durbatulûk, ash nazg gimbatul, ash nazg thrakatuûúk agh burzum-ishi krimpatul

Que traducido desde la lengua de Mordor corresponde a la famosa letanía Un Anillo para gobernarlos a todos, un Anillo para encontrarlos, un Anillo para atraerlos a todos y atarlos en las Tinieblas

Consultando la documentación dentro del archivo

Finalmente, tras su visita, Gandalf es capaz de reconstruir la historia del Anillo de cómo Sauron fue derrotado por Isildur, cómo el Anillo pasó a ser una posesión suya, cómo el Anillo por propia voluntad le abandonó provocando su muerte, cómo se perdió en el tiempo hasta que fue encontrado por Smeagol, también conocido como Gollum, en el lecho de un río 2500 años después de la derrota de Sauron y cómo permaneció escondido durante 500 años más en una caverna simplemente esperando su oportunidad. Parece que Frodo es su oportunidad de reunirse con su verdadero dueño…

¿El final de esta historia? Ya sabéis que la tenéis en los libros.

Bibliobloguers no seáis malos, pero sed curiosos arrow-right
Siguiente entrada

arrow-left Secretos del Archivo Secreto Vaticano
Entrada anterior

  • Ferran

    Miércoles, 4 de octubre de 2006 at 01:13 |

    De hecho en la película sí aparece un archivo élfico, o hablando con propiedad una biblioteca: en Rivendel, el último refugio, se ve la biblioteca de Elrond, compuesta por pocos libros bellamente encuadernados —bellos como todo lo que se relaciona con los elfos. No recuerdo que la novela hubiese ninguna mención sobre ninguna biblioteca en Rivendel, aunque podría ser. De todas formas, el archivo de Gondor no es el único que se menciona: en la Comarca también hubo archivos, por lo menos el que conservó el Libro Rojo donde se cuenta la historia de Bilbo, Frodo y el anillo (lo estoy diciendo de memoria y puede que me equivoque y esto último no salga en El señor de los anillos sino en los Apéndices…). Lo curioso es que a pesar de la ambientación pseudomedieval que domina tanto en la novela como en la película, el archivo sea un lugar polvoriento y desordenado, tan alejado de lo que podría ser un archivo o una biblioteca monásticas.

  • Marcos Ros

    Miércoles, 4 de octubre de 2006 at 16:13 |

    Gracias Ferran por tus aclaraciones.

    Como ya dije antes, no soy un experto en el mundo de Tolkien así que poco puedo añadir a lo que nos cuentas. Creo que Bárbol en su post antes citado sí que hace un recorrido permenorizado sobre los depósitos de documentación en toda la Tierra Media.

    En fin, buscaremos la biblioteca de Elrond…

Usamos Cookies - Utilizando este sitio o cerrando este mensaje aceptas nuestra política de Cookies.
Aceptar Cookies
x