El Documentalista Enredado

Infonomía, Innovación, Análisis y Nuevas Tecnologías

Bibliobloguers no seáis malos, pero sed curiosos

La meta es el olvido.
Yo he llegado antes.
Jorge Luis Borges – “Un Poeta Menor”

Hubo un tiempo en el que la comunidad de blogs sobre biblioteconomía y documentación era fácilmente identificable al consistir en un puñado de blogs, su mayoría compuestos por profesionales o estudiantes de esta profesión, que se reconocían como miembros y se enlazaban mutuamente como vínculo cohesionador. Por aquel entonces, la mayoría de los bloguers participaba activamente en las conversaciones que se proponían aportando sus comentarios afianzando ese sentimiento comunitario. Pero la blogosfera creció y con ella nuevos miembros se fueron agregando, al principio, al igual que aquel núcleo primitivo, se trataba de profesionales y estudiantes, más algún profesor atraído por el fenómeno weblog, pero muy pronto los límites establecidos e identificables por aquella comunidad se fueron emborronando hasta que casi se hicieron imperceptibles.

Los biblioblogs, o como se auto-definieron en un primer momento blogs o bitácoras bibliodocumentaloides, se percataron que sus fronteras se deshilachaban, que aquellos que aceptaban dentro de su comunidad no se sentían identificados en ella, que los que querían ser miembros en ella no cabían… Muy pronto, algunos quisieron detenerse ante esa comunidad y estudiarla, se escribieron los primeros artículos sobre ella que recibirían sus correspondientes críticas, buenas o malas seguramente todas interesantes, desde dentro y desde fuera ya que en esta comunidad todos tienen voz. A todos se les escucha.

Pero como toda comunidad viva sufre continuamente transformaciones desde todas sus partes constitutivas. Así, dispone de un núcleo central de blogs, que denominamos concentradores, que recibe la mayoría de reconocimientos (enlaces), mientras que en su entorno se distribuyen los nodos que reciben un número menor de enlaces desde otras bitácoras. Además, surgen nuevos nodos continuamente, mientras que algunos ya antiguos pierden su valía o desaparecen, lo que incluso también sucede con los concentradores que son reemplazados, por lo que de esta forma la red se mantiene viva. El trabajo de identificación de estos concentradores y de discriminación de estos nodos puede ser una tarea harto ardua, y en ocasiones no llega a gustar a todos, pero es necesaria para la realización de un estudio sobre las bitácoras.

¿Por qué el estudio de la biblioblogosfera es interesante?

Uno de los aspectos que puede llegar a interesar sobre la biblioblogosfera es que su comunidad se vertebra sobre un conjunto muy pequeño de blogs. Las bitácoras que la componen se identifican entre ellas, las personas que las mantienen desempeñan profesiones similares, su temática es muy afín e incluso la complejidad entre las relaciones que establecen puede estar más limitada que otras redes de weblogs. Pero el problema que surge inmediatamente consiste en que la aparente sencillez e identificabilidad de estos blogs fracasa pronto, ya que la biblioblogosfera, si nos centramos en los blogs sobre biblioteconomía y documentación, no muere en sí misma estableciendo puentes con la blogosfera tecnológica, la dedicada a la comunicación, a la usabilidad y, obviamente, al mundo del libro, por citar algunas.

Así pues la complejidad de esta parte de la biblioblogosfera, aunque parece ser menor no lo es y se va incrementando según se adentra en ella, mientras se descubren los puentes que se van tejiendo entre las distintas páginas que la componen. Es decir, que la biblioblogsfera no se acaba en sí misma en ningún momento, no es endogámica.

Todos los estudios son bienvenidos

Personalmente, desconozco los detalles pero es obvio que para analizar una comunidad real de weblogs, además de realizarse análisis de ránkings mediante enlaces entrantes y salientes, se deben estudiar también las colaboraciones en forma de comentarios que se hacen de los blogs y las conversaciones en forma de posts a modo de respuesta que van aportando en la famosa “Conversación” blogosférica. 

La forma que se aborde el fenómeno blog puede ser criticada y analizada, pero siempre debería ser bienvenida y para ello los autores de los estudios así como los estudiados (los bloguers) deberían tratar de tender puentes con la blogosfera. Es decir, crear una conversación sobre la “Conversación”. Esto me conduce al estudio de Mariela Ferrada “Biblogsfera, comunidad de bitácoras cuya temática versa total o parcialmente sobre Biblioteconomía y Documentación”.

¿Una comunidad?

Biblioblogosfera, biblogsfera, bibliogsfera, docublogosfera… Podemos crear los nombres que queramos, imaginación no se echa en falta, pero la pregunta que subyace es: ¿Hay algo parecido a una esfera? Es decir, ¿hay comunidad? Les doy una respuesta, no se preocupen, desde mi punto de vista la hay. La comunidad existe desde el mismo momento que en los blogrolls de las bitácoras suelen aparecer los mismos nombres, se crea desde el momento que los que aparecen frecuentemente en esos blogrolls se leen y se suelen comentar entre ellos, y aunque no lo hagan frecuentemente sigue existiendo porque las bitácoras reciben comentarios, porque los weblogs no son nada sin comentarios y no podrían subsitir sin ellos (salvo honrosas excepciones, claro.)

La investigadora Mariela Ferrada trata estudiar esta comunidad y su evolución desde un punto de vista etnográfico como ya mostró en su artículo "Etnografía un enfoque para la investigación de weblogs en Biblioteconomía y Documentación" o en "Weblogs o bitácoras: un recurso de colaboración en línea para los Profesionales de la Información". Siempre podemos considerar con mayor o menor fortuna, con mejor o peor mensaje a la luz de su texto, pero su esfuerzo es loable. Primero, porque consume su tiempo en nosotros y sobre nosotros (¿Realmente lo merecemos?), porque se ha mostrado dispuesta a tender puentes comunicativos con los bloguers que participamos en esta comunidad.

No voy a quitar hierro a lo que ya sea dicho sobre la falta de publicidad que se ha hecho al e-print de su artículo, que alguien lo encontrase por casualidad, que alguien se percatase de que aquello era algo parecido a una comunidad o el intento de abrir un debate. Mariela ha contestado en su espacio siguiendo su estilo y su criterio. Si ella no quiere decir nada más, conformémonos con ello, pero no voy a negar a que obviamente esperaba una explicación más inteligible. En cualquier caso, tendremos paciencia y aguardaremos a que acabe su trabajo si es lo que ella prefiere.

Una comunidad mal avenida

Por otro lado, también se debate sobre el estado de la biblioblogosfera. Álvaro Cabezas proponía una serie de retos para los blogs documentales. A mí, me parecen todos correctos y sinceros, pero obviamente debemos enfrentarnos a la realidad. Los que escriben en nuestra biblioblogosfera son profesionales, algunos becarios, otros estudiantes; que ya hacen suficiente esfuerzo por dedicar unas líneas a un espacio que sólo tiene el objetivo de robar un poco de tiempo. Es complicado y muy duro mantener un blog, más si estás estudiando y mucho más si tienes una ocupación fija, tenemos el ejemplo del blog Documenta2 ya cerrado.

Es obvio, siguiendo el razonamiento de Álvaro que falta rigor, falta calidad, falta especialización, falta participación, etc. Sin embargo, lo que se reclama, justo por otro lado, se debe construir día a día y, obviamente, los biblioblogs forman parte de la larga cola de blogosfera. Son blogs, admitámoslo así, aburridos para la mayoría de los internautas e interesan a un puñado de personas (lo cual es un handicap para los que escribimos en ellos), por lo que es difícil que alguno de ellos pueda recibir algo parecido a la popularidad.

Mi colofón

Un blog es un elemento muy frágil, la mayoría no sobreviven a las primeras entradas publicadas, algunos desaparecen al año o los dos años de su inauguración. Las comunidades aunque no se muestren existen, a pesar de que en ocasiones no se dejen ver claramente y con la inmediatez que quisiéramos. Las bitácoras no tienen porqué ser rigurosas para ser divertidas, no tienen porqué ser serias para transmitir seriedad, cada uno la construye siguiendo su propio criterio e instinto. Es la magia de la blogosfera, una persona – un blog, no hay dos iguales.

¿Es necesario estudiar las bitácoras? No me cabe la menor duda, cuantos más estudios mejor, ya que existirán mayores puntos de vista, tendrán más o menos virtudes, pero tratarán de ser una imagen de lo que se está estudiando. Algunos podrán considerar que los trabajos que se realizan carecen de rigor o método, en algunos casos con razón, sin embargo no sería la primera vez que algo se publica sin el menor rigor científico.

En fin, puede que tal vez, sólo tal vez, Mariela se encuentre analizando nuestras reacciones consciente de que, y parafraseándome: “Yo sé que nunca podremos ponernos de acuerdo, pero me parecía interesante publicar este estudio en la Red para comprobar las reacciones que provocaba dentro de la blogosfera”. Bibliobloguers no seáis malos ni demasiado duros con aquellos que os tratan de retratar, pero no dejéis de ser curiosos; los investigadores lo hacen de buena fe y siguiendo, estoy seguro, el método que consideran más adecuado, pero no dejéis de preguntar porqué. Además, al fin y al cabo, un blog es un blog y la biblioblogosfera una pequeñísima parte de la enorme blogosfera, esto es para nosotros un entrenimiento y poco más, añadámosle un poco de sal y dejémonos ser investigados. Lo peor que nos puede pasar es, simplemente, que nos guste lo que dicen de nosotros.

¡Díos mío! Todo está lleno de citas de libros arrow-right
Siguiente entrada

arrow-left El archivo real de Gondor
Entrada anterior

  • álvaro

    Jueves, 5 de octubre de 2006 at 14:34 |

    Buena review de la cuestión, Marcos. A mí me encanta que se investigue sobre nosotros. Es un paso lógico despues de algunos años de andadura de los blogs documentales. Los artículos, las conferencias, los cursos,…esto demuestra que hay interés en la materia más allá del mero entretenimiento que el blog puede suponer para muchos. Como ya he dicho, estoy seguro que surgirán muchos más blogs documentales en los próximos meses, y eso es bueno. Aumentará la calidad, la cantidad, la conversación y también la posibilidad de aprender más cosas y conocer a más personas.
    Como se ha comentado, mantener una bitácora conlleva tiempo y esfuerzo. Este esfuerzo debe ser “pagado” de alguna manera. Supongo que para muchos a través de reconocimiento profesional, en la mayoría de los casos, que se traduce en mejores trabajos, investigaciones, etc.
    Realmente estamos en la larga cola de la larga cola, pero aún aqui hay un nicho de mercado interesante. Que se lo pregunten a Leiva.
    Y una útima cosa sobre el trabajo de Mariela; cuando investigas sobre bloggers debes esperar (y entender) que la gente opine y critique tu trabajo, para bien o para mal. Seguro que si estudias legajos antiguos no encontrarás reacciones tan directas a tu trabajo. Yo creo que esto puede ser beneficioso para el autor del trabajo, que ve así colaboración y puede ver mejorada sus investigaciones. de hecho sistemas parecidos de peer review social están siendo implantados por algunas de las más importantes editoras de publicaciones científicas
    …bueno, me callo ya

  • Marcos Ros

    Jueves, 5 de octubre de 2006 at 17:29 |

    Suscribo todo lo que afirmas Álvaro y como dije en el texto esperaba que Mariela fuese un poco más comunicativa por decirlo de alguna forma. El silencio sobre su estudio puede que se haya debido a la cautela con el que muchos ya se toman las publicaciones de estos trabajos, que ya estamos curtidos. Obviamente, yo apoyo el debate y la reflexión y me parece estupenda la autocrítica que tú ejerciste con tus “Retos de los blogs”. Lo cierto es que, como alguien ya ha dicho antes, su texto aún tiene que ser pulido un poco más, así que esperemos a que lo haga si es a lo que está esperando.

    Por otro lado, nacerán muchos más blogs sobre biblioteconomía y documentación, algunos (espero) nos barrerán, pero es que es sencillamente lo que debe de suceder para que esta comunidad crezca y se desarrolle.

    Finalmente, sobre el nicho de mercado en nuestra temática, lo cierto es que lo desconozco. No sé si hay margen, desde luego que no creo que ni Deakialli ni Véase Además, los dos blogs de referencia de ByD en estos momentos, pudieran sacar una buena tajada, aunque desde luego que la palabra de Javier sobre este aspecto irá a misa.

  • Betote

    Jueves, 5 de octubre de 2006 at 19:53 |

    La blogosfera es un poco como la Sabana africana, o las Galápagos, Darwinismo salvaje y acelerado. Unas bitácoras se comen a otras, algunas se alimentan de los cadáveres que han causado las fuertes, otras intentan sobrevivir a base de reproducirse salvajemente…

    Es una curiosa capacidad la que tenemos los humanos, la de convertir cualquier cosa en una guerra.

  • Daniel

    Jueves, 5 de octubre de 2006 at 21:22 |

    Hombre… tanto tanto como por casualidad, pues tampoco: para algo debe de servir el canal RSS Fedd de E-LIS, no?

  • álvaro

    Viernes, 6 de octubre de 2006 at 00:13 |

    Sobre el nicho de mercado, yo soy optimista. Creo que hay un “nicho de interés” si es que este concepto existe, y que eso se debe ir traduciendo en algunos ingresos (modestos) para los blogs más visitados. Claro, que eso deberá ir parejo al incremento de la inversión en publicidad online y en que nosotros (los autores de blogs) busquemos esos patrocinios. Pero bueno, esto posiblemente sean ya conjeturas…

    Qué buena la frase de betote, por cierto.

  • Marcos Ros

    Viernes, 6 de octubre de 2006 at 13:38 |

    Creo que hay interés en el sector del libro, de ahí que el blog de Jose Antonio Millán “Libros y Bitios” haya pasado a denominarse “El blog del futuro del libro” (http://jamillan.com/librosybitios/blog/) tras su patrocinio por parte de Google, pero no sé si los blogs extrictamente librarios nos ganarían la mano a los de biblioteconomía estrictamente entendida. No sé, no sé.

    Creo que deberían ser mucho más técnicos de lo que son hoy en día, con mayor calidad como tú bien decías. En fin, seguiremos esperando…

  • Alvaro Roldán

    Viernes, 6 de octubre de 2006 at 21:36 |

    Voy a lanzarles una oferta de publicidad a los de Thomson ISI 😉

  • Marcos Ros

    Sábado, 7 de octubre de 2006 at 21:37 |

    Jajaja. Mucha suerte, Álvaro. Si luego descubren que al departamento de marketing les sobra un poco de presupuesto nosotros también estamos dispuestos a escuchar ofertas…

    X-D

  • Javier Leiva

    Domingo, 8 de octubre de 2006 at 23:53 |

    Buenas,

    Yo no entiendo mucho, pero sí veo un nicho del que sacar algo de jugo. Lo que no veo tanto es un nicho basado sólo en la venta de contenidos, ya sea ésta directa o mediante su exposición junto a reclamos publicitarios. Creo que de lo que se trata es de poder aprovechar lo que se ofrece gratis (la información) para poder obtener el rendimiento de otras actividades satélite.

    Por supuesto, estoy hablando específicamente del ámbito de la ByD.

  • Marcos Ros

    Martes, 10 de octubre de 2006 at 21:31 |

    Interesante reflexión Javier. Creo captar el concepto último de tu comentario.

    Thanks

  • Javier

    Miércoles, 11 de octubre de 2006 at 10:13 |

    [Comment ID #4307 Will Be Quoted Here]

    Seguro que sí, Marcos 😉

  • corsaria

    Domingo, 22 de octubre de 2006 at 09:39 |

    Blogs, estadísticas y comentarios…

    Muchas veces las entradas me eligen a mí. Creo que este es el caso. Inicialmente iba a escribir sobre libros…….

  • Cambio de rumbo, cambio de ritmo » El Documentalista Enredado

    Miércoles, 6 de diciembre de 2006 at 17:06 |

    […] Estos últimos meses han sido tremendamente complicados para mí desde un punto de vista personal y, desde hace unas semanas, también lo son desde un punto de vista laboral. Ya dije una vez que una bitácora es algo muy frágil, un día te encuentras más o menos asentado, publicando con regularidad, con tus lectores que te comentan y a la mañana siguiente todo parece haber cambiado para nunca volver. Hasta los mejores bloguers dicen adiós, personalmente, uno que es menos que otros, reconozco que nada puede llegar a ser lo mismo; sin embargo, aún tenemos un compromiso adquirido con este weblog, al menos durante un año más, por lo que seguiremos actualizándolo, preguntándonos algunas cosas, tratando de aportar algunos contenidos. […]

Usamos Cookies - Utilizando este sitio o cerrando este mensaje aceptas nuestra política de Cookies.
Aceptar Cookies
x