El Documentalista Enredado

Infonomía, Innovación, Análisis y Nuevas Tecnologías

La biblioteca del paciente del Hospital Clínico Universitario [de Valencia] cumple veinte años al servicio de los usuarios. Para explicarnos los inicios y retos de este biblioteca "especial" hablamos con Magdalena Navarro.

Fuente: DELGADO, Jorge. Veinte años de la biblioteca del paciente del Hospital Clínico Universitario. Lletres Valencianes, n. 20, 2007. p. 122-123

¿Cuándo se inauguró la biblioteca del paciente del Hospital Clínico?

La biblioteca del paciente del Hospital Clínico se inauguró en el año 1987 como consecuencia de la aprobación del texto del Plan de Humanización de la Asistencia Sanitaria. Este plan en su artículo 12, en el apartado referente a la Carta de Derechos y Deberes del paciente dice: "el Hospital, facilitará el acceso a los medios y sistemas de comunicación, cultura, posibilidad de actividades que fomenten las relaciones y el entretenimiento del ocio". Con este principio muy presente se decidió crear la biblioteca y situarla en el Pabellón A en la entrada del edificio materno infantil.

¿Con qué fondo contaba en sus inicios?

La biblioteca comenzó su andadura con un modesto fondo bibliográfico compuesto por 420 libros. Este fondo fue aportado por la Conselleria de Cultura, Educació i Esport y el resto fueron adquiridos por el centro hospitalario que en aquel año contaba con un presupuesto de 100.000 de las antiguas pesetas [600 €]. El éxito de la iniciativa fue tan grande que empezó una generosa colaboración, en la que tanto familiares de pacientes como personal sanitario fueron aportando ejemplares. En poco tiempo, el fondo bibliográfico fue aumentando de manera considerable con las aportaciones de la Conselleria de Cultura, Educació i Esport, de la que nunca nos ha faltado colaboración y asesoramiento bibliográfico, y también de las propias editoriales que aportan libros de sus fondos.

¿Qué tipo de libros podemos encontrar en la biblioteca?

Nuestro esfuerzo se ha canalizado en realizar una gestión que permita atender toras las demandas del usuario tanto las dirigidas al público adulto como al infantil. Los usuarios se sorprendían cuando acudían a la biblioteca a retirar en préstamo los libros ya que teníamos un fondo bibliográfico muy actualizado. Incluso se extrañaban cuando encontraban la bibliografía que les solicitaban a sus hijos en el colegio.

¿Cómo organizan sus fondos?

Como ya he mencionado antes, el fondo fue creciendo progresivamente hasta llegar a los 1500 ejemplares. Entonces pensamos que era el momento de realizar una base de datos para poder catalogar informática el fondo disponible. Ante las carencia de equipamiento un compañero del hospital, avezado en informática, se encargó de crear un sencillo programa y de esta manera empezamos a informatizar el fondo bibliográfico. El proyecto era un tanto rudimentario, como no teníamos ningún ordenador en la biblioteca, nuestro compañero debía trasladar los libros de allí a su departamento para informatizarlos. Al año siguiente, el hospital compró un PC y lo instalamos en la biblioteca. A partir de ese momento, la situación mejoró, se hizo un programa en Dbase III , por materias, y se empezaron a distribuir los listados por las salas de hospitalización para informar a los pacientes y familiares de los libros que teníamos disponibles.

¿Y actualmente?

Actualmente el fondo bibliográfico se compone de unos 8.200 ejemplares de diferentes materias: biografías, diccionarios, enciclopedias, libros de divulgación, ensayo, literatura infantil-juvenil, historia, novela, poesía y teatro. Los libros están catalogados por materias e informatizados en Microsoft Access. Así mismo, el fondo está disponible para consultarlo en la intranet del hospital.

¿Cuántos usuarios acuden a la biblioteca?

Las estadísticas mensuales reflejan una media de 695 a 750 préstamos entre pacientes hospitalizados y familiares, pacientes en consultas externas y personal sanitario. Estamos contentos con el resultado conseguido en estos 20 años. El objetivo reflejado en el punto primero del Manifiesto de la Unesco (2002) de que la función de las bibliotecas públicas es proporcionar información, educación y cultura, sin duda lo estamos cumpliendo.

¿Qué otro tipo de actividades se realizan?

En colaboración con el SARC de la Diputación de Valencia y la Conselleria de Cultura se celebra el "Día del libro" con cuentacuentos y obsequio de libros a los niños hospitalizados que aportan generosamente las editoriales. También se realizan otras actividades como conferencias y una exposición anual en la que los pacientes, familiares y personal sanitario presentaban manualidades y obras de arte pero desgraciadamente la falta de espacio nos ha obligado a no poder hacerlas.

Todas estas actividades van encaminadas a ofrecer al paciente un apoyo emocional, fortalecer las relaciones sociales entre él y el personal sanitario y en definitiva a crear un clima relajado que disminuye la ansiedad que provoca el alejamiento del paciente de su entorno social. Eso es lo que hemos querido conseguir a lo largo de todos estos años de trabajo, hacer posible el bienestar del paciente ingresado en el centro hospitalario y realizar así una "biblioterapia" beneficiosa para todos.

Magdalena, quieres añadir alguna cosa más, antes de acabar.

En la reciente conmemoración del 60º Aniversario de la Unesco, celebrada la primera semana de noviembre en Valencia, tuve ocasión de hablar con D. Federico Mayor. Me manifestó su satisfacción cuando le hablé del trabajo desarrollado en la biblioteca del hospital y de la conversación recuerdo especialmente una frase que me dijo "somos los anónimos de la cultura". Yo comparto totalmente esa apreciación, parece una utopía pero la realidad de estos veinte años de trabajo avalan la necesidad de que los poderes públicos tomen conciencia de que este tipo de bibliotecas son y deben ser posibles.

Una visión de los best-sellers arrow-right
Next post

arrow-left Bibliogsfera, biblioblogosfera, biblogsfera... ¿Quién le pone el cascabel al gato?
Previous post

  • Suricato

    Martes, 29 de mayo de 2007 at 23:56 |

    Es muy gratificante ver que con muy pocos recursos económicos, se puede hacer mucho. Lo triste es que existan (al menos que yo sepa) muy pocas bibliotecas de hospital. Tod@s, quien más, quien menos, hemos pasado largos, interminables días en un hospital, como paciente o como familiar y este tipo de iniciativas son un ejemplo a seguir. Las bibliotecas de hospital cumplen una labor social encomiable. Espero que llegue el día en que dejen de considerarse “bibliotecas especiales”, porque son bibliotecas con todas las letras. Felicidades a la biblioteca del paciente del Hospital Clínico Universitario de Valencia.

    Un saludo cordial.

  • Marcos Ros

    Miércoles, 30 de mayo de 2007 at 08:53 |

    Lo cierto es que es muy loable el trabajo que se hace con escasos recursos, pero con muchas ganas. Las bibliotecas del paciente deberían eregirse como imprescindibles dentro de los hospitales y no sólo para personas adultas, si no también para aquellas plantas que se dedican a los niños enfermos.

    Desde aquí, sólo felicitar a aquellos bibliotecarios que trabajan en este tipo de centros que nunca se mueven en un entorno muy favorable desde cualquier punto de vista.

  • Algunas evaluaciones actuales después de 1992 (5): Veinte años de la biblioteca del paciente del Hospital Clínico Universitario | Bibliotecas Hospitalarias

    Domingo, 24 de mayo de 2009 at 16:26 |

    […] Traigo esta interesante entrevista, publicada en 2007, con motivo del 20º aniversario de la Biblioteca del Paciente del Hospital Clínico Universitario de Valencia, en la página web El Documentalista Enredado: […]

Usamos Cookies - Utilizando este sitio o cerrando este mensaje aceptas nuestra política de Cookies.
Aceptar Cookies
x