El Documentalista Enredado

Infonomía, Innovación, Análisis y Nuevas Tecnologías

La dependencia de la profesión bibliotecaria/documentalista de la informática es un hecho, desde los primeros catálogos informatizados, individualizados para cada biblioteca, a los catálogos en línea y los colectivos; y desde las bases de datos bibliográficas en CD-ROM, a las ahora también en línea. De esta forma, la eficiencia y eficacia de nuestro trabajo se ven condicionadas en gran medida por el diseño de estos instrumentos imprescindibles para cualquier profesional; desde luego, no quito, ni la responsabilidad de cada cuál, ni su mérito, a la hora de lidiar con semejantes instrumentos.

Sin embargo, tal parece que la importancia de esta herramienta y su incuestionable interacción con sus usuarios -sin entrar en detalles de si se trata de un usuario "profesional", un bibliotecario o documentalista, o un "consultor", lector o investigador-, han pasado totalmente desapercibidas para la gran mayoría de diseñadores. Al menos, a esa conclusión he llegado tras intentar consultar la nueva base de datos de la Oficina Española de Patentes y Marcas sobre invenciones y diseños en español: INVENES.

Cada cierto tiempo, las instituciones públicas (principalmente, en el caso de catálogos de bibliotecas) y las privadas, dan un lavado de cara a su imagen y, por ende, a su catálogo, implementando lo que todos esperaríamos fueran mejoras. Estas "mejoras", en la mayoría de las ocasiones, no suelen ser tales, o al menos no suelen ser demasiado aceptadas y la nueva versión tiene muchas veces más detractores que la precedente. Aquí tengo que reconocer que a nuestros profesionales no suele gustarles demasiado los cambios.

En el caso de la Oficina Española de Patentes y Marcas, el cambio no ha sido de imagen, sino exclusivamente de su base de datos de patentes españolas; pero para el cambio que han hecho ¡que me quedo como estoy!

La nueva base de datos INVENES, viene a sustituir a la anterior, OEPMPAT, que tampoco brillaba por la usabilidad de su diseño. Aquella presentaba una imagen bastante anticuada y una búsqueda en la que la consulta continua de la ayuda era casi imprescindible, pero, claro, para eso está la ayuda. A pesar de ésta, que nos aleccionaba sobre qué buscar y cómo, la vieja OEPMPAT respondía el 50% de las veces con incomprensibles mensajes de error en la estrategia de búsqueda, que ninguna ayuda podía solucionar. O, tal vez, torpe que es una.

Pero ahora la nueva base de datos de patentes INVENES -que muy amablemente nos invita la Oficina de Patentes a "consultar por nosotros mismos"-, ha hecho que añore la anterior, con sus errores de búsqueda y sus deficiencias. Desde el primer momento en que hay que intuir que la manera de entrar en la base de datos es pinchar en la "V" del final de la página, en vez de en el enlace que hay justo al lado, ya podemos deducir que la usabilidad no era una de las prioridades de su diseñador. A partir de aquí, la odisea se prolonga durante todo el proceso de búsqueda: qué pasos hay que dar para realizar la búsqueda, qué quiere decir cada icono (¡gracias por los textos que los acompañan!), cómo obtener los documentos en pdf, cómo obtener un listado de documentos con su referencia y su resumen… Y claro, en esta ocasión la ayuda te descubre funcionalidades e iconos que, al menos en mi pantalla, jamás se ven reflejados.

Resultado de búsqueda en la web de Invenes

Es posible que el rechazo en mis primeros contactos con esta base de datos se deba a que, siguiendo la tónica profesional, tampoco me gusten los cambios. O que mi conocida actitud crítica me predisponga contra este nuevo diseño. Pero creo que los problemas que plantea su uso para cualquiera que no sea experto en la consulta de bases de datos y sus intríngulis, hará que más de uno decida desistir del intento y patentar lo patentado.

Mi lucha con esta base de datos, me ha recordado un artículo de Carina Farreras, publicado en el diario La Vanguardia en 1994, titulado "Las empresas europeas pierden unos 3,4 billones en investigar innovaciones ya patentadas". Farreras llamaba la atención en su artículo sobre las pérdidas en tiempo, dinero y recursos humanos que se producían por investigaciones que no eran novedosas, y cómo la Oficina Europea de Patentes intentaba minimizar estas pérdidas con su entonces nueva base de datos de patentes en CD-ROM, entre otros servicios. Este artículo citado por P. Escorsa y R. Maspons en su libro De la Vigilancia Tecnológica a la Inteligencia Competitiva, dejaba muy claro el concepto de Vigilancia Tecnológica y su importancia en el desarrollo tecnológico de una empresa, de una industria o incluso de un país.

Evidentemente, estas cuestiones nimias no se tienen en cuenta en ciertos ambientes. Pero no voy a echar más leña al fuego, que cada cual vea y opine. Lo que está claro, es que esta situación nos beneficia a los documentalistas: si hacen el proceso de búsqueda incomprensible, los profesionales tendremos campo para desplegar nuestras habilidades y no nos quedaremos sin trabajo.

También podría hablar largo y tendido sobre el diseño de las Intranets, pero ¿para qué deprimirnos?

El mundo digital del libro arrow-right
Next post

arrow-left La Blogosfera ante la crisis económica (2) - Otros tipos de publicidad
Previous post

  • Marcos Ros Martín

    Sábado, 15 de marzo de 2008 at 19:26 |

    La verdad es que un primer acercamiento te da la impresión que la base de datos no funciona porque no te da los resultados. Consultas y te genera la ecuación de búsqueda abajo, aunque obviamente no es lo que quieres ni lo que esperas. Lo que quieres es el listado de resultados.

    En ocasiones, parece que vamos hacia atrás.

  • Maria Elena Mateo

    Sábado, 15 de marzo de 2008 at 19:51 |

    La más curioso de todo es que, cuando en un principio me ví incapaz de entender, ya no cómo buscar, sino incluso cómo acceder, una compañera decidió llamar por teléfono a la OEPM y la solución que nos dieron fue, después de unos cuantos pasos, acabar en esp@cenet.
    ¡Eso se llama vender el producto!

  • Lara Rey

    Lunes, 17 de marzo de 2008 at 13:04 |

    Alucinante!! No había tenido ocasión de entrar, pero acabo de hacer unas pruebas y la verdad es que vamos de mal en peor. Vaya por dios!!!

  • La sastrería » Post de interés de la semana pasada

    Martes, 18 de marzo de 2008 at 09:04 |

    […] de información, dónde hemos visto un post sobre recuperación experta, muy necesaria cuando nos enfrentamos a bases de datos mal diseñadas. Sobre la búsqueda experta, vemos un documento de google para los evaluadores del buscador. […]

  • JesusC

    Martes, 18 de marzo de 2008 at 10:35 |

    No sere yo quien haga de abogado del diablo, porque la verdad es que a esa base de datos le falta mas de una vuelta.

    Pero yo pienso, y cada vez estoy mas convencido de ello, que el mundo se divide en dos partes:

    -Los que hacen algo (bien o mal).

    -Los que se solo dedican a comentar lo que hacen los demas, sin mas.

  • Lolo

    Martes, 18 de marzo de 2008 at 11:41 |

    Dejando de lado la presentación, que ciertamente no era difícil de mejorar, y la usabilidad, que con dedicación y esfuerzo seguro que se puede moderar la opinión crítica, yo diría que es una lástima desaprovechar las ventajas de antiguas herramientas. En este caso, la antigua herramienta te daba de un solo pantallazo un listado de resultados de hasta 50 documentos mostrándote una imagen representativa y un enlace directo al documento completo. La nueva herramienta solo te da un listado de unos pocos documentos sin imagen representativa y sin enlace a ningún documento. ¿Que sentido tiene esto?

  • Marcos Ros Martín

    Miércoles, 19 de marzo de 2008 at 16:17 |

    Jesús tu comentario parece un tanto fuera de lugar. El comentario de Maria Elena es como usuaria de una base de datos de carácter abierto. Obviamente, la interfaz de búsqueda no es intuitiva y yo mismo le tuve que pegar una vuelta para ser conscientemente que al buscar estaba obteniendo resultados.

    En fin, creo que nosotros, los bloguers, estamos aquí para contribuir dentro de una conversación abierta. Así como criticamos, somos criticados -y no te puedes imaginar de qué manera- cuando nos equivocamos y creo que en este caso Maria Elena hace bien al advertir en la usabilidad de este sitio.

    🙁

  • Maria Elena Mateo

    Viernes, 21 de marzo de 2008 at 22:40 |

    Respecto al comentario de Jesus, sólo pretendía llamar la atención sobre errores evidentes de usabilidad. No podemos cerrar los ojos a fallos tan básicos, y más teniendo en cuenta que el diseño web no es algo que tenga cuatro días. Aceptar sin más las cosas que están mal hechas, no consigue mejorar nada.

    Y estoy de acuerdo con tu comentario Lolo, perder ese listado de documentos, y también el listado con su ficha resumen, hace que no podamos hacernos una idea de si la búsqueda es la correcta y los resultados los esperados.

    Otro aspecto a revisar sería la accesibilidad web, cuyos niveles de prioridad 1 y 2 deben cumplirse por ley en las páginas web de organismos públicos, pero esto será mejor que lo critiquen los expertos.

  • JesusC

    Lunes, 24 de marzo de 2008 at 14:26 |

    No es cuestion de aceptar las cosas que estan mal hechas, pero por experiencia, se que es muy facil “evaluar” herramientas sin pararse a pensar primero en todo lo que hay detras, sin conocerlas:

    – Limitaciones/caracteristicas del software de la BD.
    – Limitaciones/caracteristivas del software de acceso web a la BD.
    – Caracteristicas de los registros de la BD.

    – Nos hemos parado a pensar que a lo mejor los administradores es justo lo que querian? que quiza esa base de datos no esta pensada para que cualquiera pueda consultarla, a pesar de ser de acceso abierto? que quiza su objetivo no es que alguien venga a parasitarla para sus estudios bibliometricos? que a lo mejor lo que pretenden con eso es ahuyentar a los moscones que solo entran para vampirizar los datos porque quiza hay una restriccion por licencias de uso?

    Hay muchas variables detras de una cosa asi y muchas veces pecamos de ligereza y desconocimiento en los analisis.

    No creo que mi comentario estuviera fuera de lugar.

    Otra cosa es que solo nos guste que nos regalen los oidos.

    Saludos

  • Maria Elena Mateo

    Lunes, 24 de marzo de 2008 at 15:38 |

    Está claro que la creacción de una herramienta tan compleja como una base de datos implica jugar con muchas variables y limitaciones, pero no encuentro ningún sentido (hablando metafóricamente) en crear una rueda octogonal cuando la rueda redonda funciona más que correctamente.

    Tus comentarios Jesus, sobre que quizá “los administradores es justo lo que querian”, ¿el qué? ¿dificultar su uso?
    Y también hablas de “parasitarla para sus estudios bibliometricos” y de “ahuyentar a los moscones que solo entran para vampirizar los datos”.

    No creo tampoco que nadie consulte una base de datos de patentes para pasar el rato o por gusto. Y si lo que se pretende es restringir su uso, hay otros métodos más útiles que un mal diseño. Un sistema de licencias o de permisos, sería suficiente.

    Tampoco sé cuál es el problema en utilizarla para estudios bibliométricos, cuando estos son una herramienta imprescindible para valorar la actividad científica de un autor, comunidad científica e incluso un país.

    En mi caso, forma parte de mi labor profesional estudiar la novedad de los resultados científicos obtenidos por nuestros investigadores y la posibilidad de patentarlos. Esto implica realizar búsquedas en bases de datos de patentes, entro otras, para no patentar lo patentado. Dificultar mi labor no sólo me perjudica a mí, sino también a la comunidad científica a la que doy este servicio y no creo que esta sea la finalidad de esta base de datos.

    No pretendo que se me regalen los oidos, y una crítica justificada a mi crítica (valga la redundancia) será bien aceptada, pero no comprendo las justificaciones que expones.

  • Ictineo

    Jueves, 27 de marzo de 2008 at 15:11 |

    He entrado en la dichosa base de datos y reune todas las cosas que una diseño no debe tener. Estoy con JesusC en que los diseñadores o el Ministerio de Industria tienen intereses ocultos en que funcione mal.

  • Ictineo

    Jueves, 27 de marzo de 2008 at 15:23 |

    Sim embargo la base de datos historica la Base de datos de patentes concedidas y publicadas en el BOPI (1930-1966) funciona a las mil maravillas.

  • Maria Elena Mateo

    Jueves, 27 de marzo de 2008 at 15:45 |

    Pues si el Ministerio de Industria pretende dificultar el desarrollo industrial de su propio país, mal vamos Ictineo.

    Sólo he probado por encima como funciona el Archivo Histórico del BOPI, pero sólo con que me salgan los resultados directamente sin tener que analizar la pantalla a ver dónde están, ya me parece maravilloso en comparación.

    Quejémonos mucho, a ver si mejoran el diseño.

  • Ictineo

    Viernes, 28 de marzo de 2008 at 08:34 |

    Maria ELena: Realmente es una extraña contradiccion sobre todo estando embarcados en cosas como estas:
    La OEPM ha optado por la implantación de un Sistema de Gestión de Calidad basado en la norma ISO 9001:2000. La aplicación de esta norma asegura la aplicación de unos principios de actuación y una serie de herramientas de mejora, que conducen a una gestión eficiente de las solicitudes así como a la emisión de informes con una calidad acorde a la importancia de los mismos.

  • Maria Elena Mateo

    Viernes, 28 de marzo de 2008 at 09:02 |

    Lo sé, lo sé… La verdad es que cuando vi esa nota, Ictineo, casi me atraganto de la risa.

  • alvaro

    Martes, 1 de abril de 2008 at 07:42 |

    Un comentario
    …consultar por nosotros mismos”-, a hecho que…

    se escribe ha hecho, no?

  • Maria Elena Mateo

    Martes, 1 de abril de 2008 at 10:21 |

    Toda la razón del mundo, Álvaro. Me he comido la “h” sin querer, pero todo tiene solución.
    Gracias

Usamos Cookies - Utilizando este sitio o cerrando este mensaje aceptas nuestra política de Cookies.
Aceptar Cookies
x