El Documentalista Enredado

Infonomía, Innovación, Análisis y Nuevas Tecnologías

Las lectoras de Edward Hopper

Hace unos días, Marcos recordaba una de nuestras aficiones favoritas y que, lamentablemente, estabamos descuidando: mostrar como el mundo de los libros, las bibliotecas y los bibliotecarios quedaba reflejado en el cine. Otro tanto hemos hecho en ocasiones en la literatura o en el comic, principalmente en la sección bibliohumor, y más de una vez nos hemos planteado ver también cómo se refleja nuestro mundo bibliófilo en el arte.

Como cada nuevo año, todos empezamos con buenos y nuevos propósitos que raramente llevamos a buen puerto; pero quizá, mostrar como la lectura y los libros han inspirado a grandes pintores, no sea una meta tan inalcanzable. Y para empezar con buen pie, he escogido a uno de mis pintores favoritos del pasado siglo, Edward Hopper.

Cuando Edward Hopper (Nyack, 22 de julio de 1882 – Nueva York, 15 de mayo de 1967) pinta en sus cuadros la América que conoció: las grandes ciudades, las pequeñas ciudades provincianas, los campos cortados por postes de telégrafos y vías de tren, los faros frente a mares que no podemos vislumbrar; éstos reflejan una soledad que golpea con su crudeza la mirada del espectador.

Los escasos personajes que aparecen en sus cuadros habitan en su propio mundo solitario, mudos, aislados, sin comunicarse entre ellos; pero las múltiples lectoras que pueblan sus cuadros no me dan la sensacion de que su soledad sea tan terrible, ya que su mundo interior se expande con la lectura de un libro en la privacidad de su habitación, una revista en un largo viaje, un periódico mientras descansan en su lugar de trabajo o, incluso, un folleto publicitario o el programa de una obra de teatro mientras espera que comience la representación.

A pesar de la impersonalidad de una habitación de hotel, de rodearse de extraños en su vestíbulo, o de lo efímero de un viaje en tren, sus lecturas las acompañan y las enriquecen ampliando su horizonte.

Chair Car (1965)

Chair Car (1965)

Otra vez, la Larga Cola (Long Tail) cuestionada arrow-right
Next post

arrow-left Como todo nuevo año, nuestras mejores intenciones: Leer
Previous post

  • Marcos Ros-Martín

    Viernes, 2 de enero de 2009 at 12:18 |

    Hopper es uno de mis pintores favoritos del siglo XX…

    😉

    ¡Y este cuadro no lo conocía!

    😕

    • Maria Elena Mateo

      Viernes, 2 de enero de 2009 at 13:06 |

      Pues imagínate mi frustración cuando hace un par de años acudí al Museo Thyssen-Bornemisz esperando ver “Hotel Room“, y resulta que precisamente en ese momento lo habían prestado a otro museo.
      ¡Mi única oportunidad de ver un Hopper en persona!

  • josé julio perlado

    Jueves, 22 de enero de 2009 at 15:53 |

    Mi enhorabueba por este texto que me ha servido de apoyo para uno mío en Mi Siglo.
    Visito este blog siempre con interés y aprendiendo mucho.
    Saludos cordiales.
    JJP

    • Maria Elena Mateo

      Jueves, 22 de enero de 2009 at 16:06 |

      Me alegro que este post haya despertado tu imaginación sobre la vida de esas lectoras.

Usamos Cookies - Utilizando este sitio o cerrando este mensaje aceptas nuestra política de Cookies.
Aceptar Cookies
x