El Documentalista Enredado

Infonomía, Innovación, Análisis y Nuevas Tecnologías

Una de las cosas que más me sorprende de Feedburner es que no ha habido ningún servicio capaz de hacerle sombra. Sí, existen innumerables webs que son capaces de gestionar feeds, desde agregadores a generadores, pero el servicio que ofrece Feedburner – normalizar el formato del fichero RSS, dar una versión legible para las personas en su caso, ofrecer estadísticas sobre los suscritos, servicios añadidos como la suscripción al mismo por correo electrónico y, la más importante, bajar el estrés de nuestro servidor a la hora de servir información a los bots – no ha sido igualado hasta ahora. La popularidad del mismo llegó a ser tan importante que Google se fijó en él y decidió su adquisición en mayo de 2007 por 100 millones de dólares tras muchos rumores.

Desde entonces, el proceso de innovación y de mejora dentro del servicio ha permanecido bastante plano llegando a considerarse que simplemente Google lo estaba dejando morir. Este hecho puede ser que sea achacable a la nunca sencilla integración dentro de la macroestructura de Google, como bien les ha sucedido a muchas compañías adquiridas por el gigante, y en ocasiones contradictorias, puesto que una de las últimas propuestas por parte de Feedburner fue la de ofrecer un sistema de estadísticas para páginas web que, obviamente, se enfrentaba con el superior producto Google Analytics. En cualquier caso, de lo que no cabe duda, es que Google adquirió este servicio para rentabilizar los contenidos que gestiona insertando su popular programa publicitario, Adsense, dentro de los textos servidos por infinidad de pequeños sitios web.

De hecho, el blog oficial de Feedburner, Burning Questions, fue cerrado junto la apertura de uno sustitutivo con la denominación Adsense for Feeds, toda una declaración de principios. Dos años después, Google nos urge en migrar las cuentas de acceso de Feedburner hacia una Google Account para poder seguir utilizándolo. Sin embargo, aunque el proceso es bastante sencillo, no deja de ser en ciertos aspectos traumático. Así, por ejemplo, a la hora de mostrar las estadísticas de suscriptores, el servicio sufre fluctuaciones dramáticas (en ocasiones de un día para otro se puede llegar a perder un 40% de tus suscriptores), más allá de los “apagones” que de vez en cuando Feedburner sufre por los principales agregadores RSS disponibles on-line, fundamentalmente Google Reader (!) y Bloglines.

Lo cierto es que más allá de las situaciones puntuales antes señaladas, la excepción se está convirtiendo en una constante, siendo casi imposible saber a ciencia cierta cuántos suscriptores disponemos en cada momento, por lo que el servicio comienza a no aportar el valor añadido del que en su momento disponía. Por otro lado, al gestionar los contenidos a través de Feedburner perdemos cierto control sobre los contenidos de los feeds, porque si bien Feedburner nos advierte de los Unfrequent uses, no nos permite bloquearlos, por lo que nos impide, por ejemplo, restringir los abusos que realizan los Content Scrappers, por poner un ejemplo.

Sin embargo, el abandono de este servicio a otro plantea ciertas dificultades. Por un lado, debemos encontrar un sistema de estadísticas fiable, que en el caso de los blogs gestionados con WordPress bien podría servirnos el plugin oficial WordPress Stats, sin embargo la redirección de los feeds si no se ha sido cuidadoso desde un principio -señalando una URL dentro de nuestro dominio que finalmente redireccionase al servicio de Feedburner-, puede llegar a ser confusa para nuestros lectores y para nosotros mismos que debemos advertirles y sugerirles el esfuerzo del cambio. Lo que nunca llega a ser suficiente para que permanezcan junto a nosotros.

Citas al libro /32 arrow-right
Next post

arrow-left En la mesa redonda “Libros y lectores 2.0 ” en Valencia
Previous post

  • Enzo Abbagliati

    Miércoles, 4 de marzo de 2009 at 23:59 |

    Sí, el servicio ha perdido en calidad desde que migré a la Google Account.

    Los primeros días perdí efectivamente cerca de la mitad de mis lectores, aunque tres o cuatro después recuperé el nivel anterior a la migración.

    Además, el despliegue de la información (en especial del gráfico principal de lectores en el tiempo) se ha puesto muy pesado. Se queda pegado en muchas ocasiones, y no hay forma.

    Por el momento, ningún valor agregado en el cambio.

    Saludos.

  • Francisco

    Jueves, 5 de marzo de 2009 at 09:46 |

    Es cierto lo que comentas pero creo que hay que darle un voto de confianza a Google. Un proceso de migración de este tipo no debe ser nada fácil.

    Al margen de que las estadísticas de suscriptores fallen, o fluctuen, creo que sigue siendo un servicio impresionante. Sobre todo por el ahorro de recursos que supone: ancho de banda, CPU del servidor, conexiones a MySql,…

    El paso de Feedburner a manos de Google asegurará la viabilidad y continuidad del servicio, que no es poco.

    Saludos.

  • Marcos Ros-Martín

    Jueves, 5 de marzo de 2009 at 09:58 |

    Desde luego que no es fácil una migración de este tipo, además las fluctuaciones son recurrentes porque los servicios en ocasiones no sirven el número de suscriptores para un día determinado. Es curioso que Google no ofreciese el número de suscriptores para un feed suscritos a su Google Reader hasta hace relativamente poco tiempo.

    Por otro lado, si adoptamos Feedburner fue precisamente para aliviar la carga del servidor y por los servicios añadidos que en su momento nos ofrecía. Sin embargo, no parece que Google esté innovando con este servicio (Y parece que a corto plazo tampoco va a ser así) y más bien lo tiene en “suspenso”.

    Además puede que nos hayamos disparado en el pie con la adopción de Feedburner y no hayamos previsto la opción de desandar el camino y dejar de utilizarlo de la manera menos traumática posible.

    En fin, seguiremos su evolución a ver si la cosa mejora un poco.

Usamos Cookies - Utilizando este sitio o cerrando este mensaje aceptas nuestra política de Cookies.
Aceptar Cookies
x