El Documentalista Enredado

Infonomía, Innovación, Análisis y Nuevas Tecnologías

Todavía no ha llegado el ocaso de las estanterías

Caminando hacia el ebook

Voy a confesar que mi vida como lector es caótica. Me gustaría leer mucha más novela, pero parece que mis gustos y necesidades se decantan últimamente por el ensayo. Puede que se trate de libros que sólo lea yo, de lo que me declaro culpable; pero lo cierto es que se trate de libros literarios y de otros estilos y ámbitos, los libros siguen amontonándose y almacenando polvo. Hace ya tres años que compré mi última estantería y actualmente, en otras circunstancias, consideraría que ya va siendo hora de replantearme la compra de otra; sin embargo las estanterías se perfilan como el futuro objeto obsoleto, algo que nuestros hijos, o los hijos de nuestros hijos, verán como algo completamente añejo.

Sí, consideré en comprarme un ebook, un libro electrónico o un dispositivo de lectura electrónica, puede que demasiados sinónimos para distintas cosas, para fechas relativamente cercanas, puede que Navidad. Me imaginé con mi infinidad de libros descargados de la Web y con los artículos científicos que he ido recopilando a lo largo del tiempo, localizados en un único lugar y ocupando el mismo sitio. También me pude ver comprando nuevos libros a través de esas librerías virtuales, una idea nada descabellada cuando Amazon plantea vender libros fuera de EEUU. Así que no extrañó cuando contemplé a mis estanterías estancadas en un pasado mejor y disfrutando de una mejor vida, mientras mi biblioteca se desplazaba conmigo al metro o al trabajo, en los viajes o en las esperas en un dispositivo plano y cómodo para leer.

Sin embargo, estos ingenios electrónicos todavía no se encuentran listos para todos los usuarios del libro tradicional. Amazon preparó un programa piloto de testeo de su aparato Kindle en cinco universidades americanas y los resultados no resultaron excesivamente positivos. De hecho, uno de los 300 estudiantes que realizaron sus tareas académicas con él señalaba que la herramienta “falla mucho, es lenta y es un horror interactuar con ella”. Los profesores tampoco es que hayan sido benevolentes con el Kindle DX, que todavía “es considerado inadecuado para la vida universitaria, y señalan que es complicado marcar de forma rápida párrafos o partes de los textos, y las páginas del Kindle carecen de numeración, lo que hace que los alumnos lo tengan complicado a la hora de incluir citas en sus trabajos”.

Por lo que puede que mi imaginación echó a volar, puede que demasiado alto, durante un tiempo; pero me di cuenta que el mercado todavía no se encuentra lo suficientemente maduro para que yo realice un gasto de unos 250 € en un objeto con grandes posibilidades y que disfrutará de una evolución muy rápida durante un periodo muy corto de tiempo. Es decir, creo que el ebook aún no se ajusta a mis necesidades, por lo que esperaremos a su próxima evolución. Es probable que tenga suerte y que, para entonces, todavía no haya comprado los suficientes libros para rellenar otra estantería. Espero que se den prisa.

El Social Media no es para el trabajo arrow-right
Next post

arrow-left El robo de contenidos web (Content scrapping) no es un buen negocio
Previous post

Usamos Cookies - Utilizando este sitio o cerrando este mensaje aceptas nuestra política de Cookies.
Aceptar Cookies
x