Saltar al contenido →

Tag: Normalización

Las normas UNE aplicables en Biblioteconomía

A través de Belén Pons, llego a este simpático gráfico referente a las Normas UNE de aplicación dentro del ámbito bibliotecario en España. Haced clic para ampliar.

 une_biblioteca_mini.jpg

 

 

 

 

 

 

 

 

BIBILIOTECA. UNE. La Revista de Aenor. Noviembre 2011. pp. 58-59

Un comentario

Estándares web, una necesidad a largo plazo

Internet Explorer 6, esa antigualla del año 2001, resiste enconadamente en las empresas. De hecho, ya lo comentamos hace un tiempo, cuando considerábamos que la utilización de navegadores obsoletos constituían una barrera en la innovación, pero que este navegador resista dentro del sector empresarial encuentra su justificación debido al coste que supone la revisión y la actualización de muchas herramientas que se valen sobre la tecnología de la Web y que se encuentran implementadas en las empresas como, por ejemplo, las intranets.

Sin embargo, nos debería parecer curioso que, en los principios de la popularización de la Web, una de las principales razones de la migración de las herramientas empresariales al entorno web era el ahorro de costes, la falta de necesidad de instalar aplicaciones en distintos ordenadores y la posibilidad de usar una única aplicación (el navegador web) para distintos procesos. Hoy en día, parece que estos argumentos caen por su propio peso. Tal vez debido a que Microsoft no obedeció a los estándares cuando desarrolló su producto, provocando innumerables dolores de cabeza a los desarrolladores y diseñadores web que debían realizar hojas de estilo (CSS) específicas para los usuarios que lo utilizaban; tal vez por los propios diseñadores y desarrolladores de las herramientas web que confiaron su futuro, inconscientemente y simplemente por la fuerza del mercado en ese momento, a una sola empresa.

El error se ha convertido en mayúsculo. La utilización del IE no sólo supone una barrera a la hora de utilizar nuevos desarrollos dentro de la Web 2.0 o incluso en “la Nube”, frenando la aplicación de nuevas metodologías en el trabajo, favoreciendo la innovación, las nuevas de vías de comunicación y colaboración; si no que supone un peligro potencial para la propia infraestructura informática de las empresas que obligan a sus trabajadores más o menos inexpertos a navegar por la Web con un navegador obsoleto y sin mantenimiento por parte de Microsoft.

He ahí el error de confiar el futuro a empresas que obedecen a sus intereses económicos y de desarrollo, que no obedecen los estándares y, tal vez, un argumento que quita y da al mismo tiempo la razón a Steve Jobs en su cruzada contra Flash y su apoyo por el estándar HTML5.

4 comentarios

Las distintas normas técnicas editadas en España por AENOR

La normalización o estandarización es la redacción y aprobación de documentos que establecen, por consenso, las características o especificaciones de un producto, servicio, proceso o sistema terminológico. La normalización persigue fundamentalmente tres objetivos:

  • Simplificación: Se trata de reducir distintos modelos quedándose únicamente con los más idóneos.
  • Unificación: Para permitir la intercambiabilidad a nivel internacional.
  • Especificación: Se persigue evitar errores de identificación creando un lenguaje claro y preciso

Las normas técnicas son documentos técnico-legales resultado de este proceso de normalización, existiendo dos tipologías:

  • Una norma de facto puede definirse como una especificación técnica que ha sido desarrollada por una o varias compañías y que ha adquirido importancia debido a las condiciones del mercado. Suele utilizarse para referirse a normas consuetudinarias. Por ejemplo, las normas NRV (Normas Renfe Vía).
  • Una norma de jure puede definirse, en general, como una especificación técnica aprobada por un órgano de normalización reconocido para la aplicación de la misma de forma repetida o continuada, sin que dicha norma sea de obligado cumplimiento (GATT y definiciones de directivas CEE 83/189).

En el caso de España, como consecuencia de la colaboración Hispano-Alemana durante la Guerra Civil Española, y sobre todo durante la 2ª Guerra Mundial, se comenzaron a utilizar las normas DIN alemanas. Ésta es la causa de que hasta hoy en los diferentes diseños curriculares españoles, se haga mención a las normas DIN, en la última propuesta del Ministerio para el bachillerato, desaparece la mención a dichas normas, y sólo se hace referencia a las normas UNE e ISO.

En diciembre de 1945, el CSIC (Centro Superior de Investigaciones Científicas), creó el Instituto de Racionalización y Normalización (IRANOR), dependiente del patronato Juan de la Cierva con sede en Madrid. IRANOR comenzó a editar las primeras normas españolas bajo las siglas UNE, las cuales eran concordantes con las prescripciones internacionales. A partir de 1986, las actividades de normalización y certificación N+C recaen en la entidad privada AENOR (Asociación Española de Normalización y Acreditación).

Los tipos de normas editadas en España son:

  • Normas UNE (Acrónimo de Una Norma Española) son un conjunto de normas técnicas creadas por los Comités Técnicos de Normalización (CTN), de los que forman parte entidades y agentes implicados e interesados en los trabajos de cada comité. Por regla general, estos comités suelen estar formados por AENOR, administración, laboratorios, centros de investigación, fabricantes, consumidores y usuarios.
  • Normas UNE-ISO son resultado de la traducción al español de las normas de la ISO (Internaciontal Standard Organization).
  • Normas UNE-EN-ISO son resultado de traducción al español de las normas de la ISO aprobadas por el Comité Europeo de Normalización (CEN). Cualquier versión en un idioma diferente al inglés, francés o alemán debe ser realizada por un miembro del comité europeo de normalización (CEN).
  • Normas UNE-EN. Las normas UNE-EN son la versión oficial en español de las normas europeas, que son adoptadas tras la aprobación de un órgano específico dentro de la estructura de normalización nacional de AENOR.
  • Especificaciones Técnicas Europeas UNE-CEN/TS. Se trata de documentos normativos de menor rango que una norma europea EN. No son de obligada adopción. Se recurre a ellas cuando no hay un consenso suficiente para adopción como norma europea. Sustituyen a las antiguas normas experimentales UNE-ENV, que van desapareciendo a medida que son sustituidas por éstas.
  • Informes Técnicos UNE-CEN/TR. Son documentos normativos de menor alcance que las normas europeas y las especificaciones técnicas. No es obligatoria su adopción. Se recurre a ellos cuando se trata de normalizar un aspecto tecnológicamente muy incipiente, todavía en fase de investigación y desarrollo industrial y sobre el que no hay mucha experiencia.
2 comentarios

AENOR no sigue las normas

Según reza en la propia página de AENOR (Asociación Española de Normalización y Certificación), entidad dedicada al desarrollo de la normalización y la certificación en todos los sectores industriales y de servicios, las normas son "documentos de aplicación voluntaria que contienen especificaciones técnicas basadas en los resultados de la experiencia y del desarrollo tecnológico. Las normas son el fruto del consenso entre todas las partes interesadas e involucradas en la actividad objeto de la misma. Además, debe aprobarse por un Organismo de Normalización reconocido" – en el caso de España, AENOR-.

Sin embargo, me resulta muy curioso que desde el propio organismo se haga caso omiso a ciertas normas, a pesar de que como ya hayamos señalado anteriormente tengan un carácter voluntario en su aplicación. De esta forma, consultando la norma UNE 166006:2006 EX – Gestión de la I+D+i: Sistema de Vigilancia Tecnológica, de la que se realiza una reseña en la revista El Profesional de la Información,  descubro que se hace caso omiso a la norma UNE 50104:1994 – Referencias bibliográficas. Contenido, forma y estructura. Sólo hay que echarle un vistazo a las referencias bibliográficas de esta norma para percatarse de su irregular redacción:

Bibliografía de la UNE 166006:2006 EX

Sencillamente, desde un punto de vista obvio para cualquier bibliotecario y documentalista, al menos en los documentos de esta organización se debería seguir a las propias normas que publican, aunque se trate de  una aplicación voluntaria.

4 comentarios
Usamos Cookies - Utilizando este sitio o cerrando este mensaje aceptas nuestra política de Cookies.
Aceptar Cookies
x