El Documentalista Enredado

Infonomía, Innovación, Análisis y Nuevas Tecnologías

Bloggers: ¿Vigilantes o vigilados?

El fenómeno de la blogosfera es bastante reciente, pero en el breve lapso de tiempo de su existencia ya se ha llegado a distintas conclusiones sobre ella. Cito algunas principales que hablan de su capacidad de influencia, de su capacidad de proponer y conducir debates, de la necesidad de estar presente en ella… Pero, sin duda, uno de los debates que con más interés estoy siguiendo es, sin duda, los cambios que la blogosfera misma está produciendo en el periodismo y en los medios de comunicación. Desde luego que las razones que me obligan a seguir este debate como documentalista tienen una explicación sencilla: Los medios son los mayores distribuidores de información y de noticias, capaces de influenciar a una sociedad o a una parte de ella; pero se están encontrando con que la situación está cambiando rápidamente y deben adaptarse a ella.

Por poner un ejemplo sencillo sobre este cambio, y no es banal aunque se crea, consiste en que hasta ahora las empresas se preocupaban por seguir las informaciones que se publicaban sobre ellas en los periódicos, que se difundían en las radios o se transmitían en las televisiones. Incluso en ocasiones trataban de influenciar a los medios para que publicasen sus noticias, pero lentamente están percatándose que existe otro medio al que deben prestar atención y que puede llegar a poseer mayor potencialidad: las bitácoras. Así que no me extrañó que hace ya unas semanas cuando describí las distintas dificultades que posee la Administración pública valenciana con la gestión de su documentación y los desastres que este caos está generado, comenzaba recordando la situación en la que se había visto la auditora Deloitte después del incendio del edificio Windsor en Madrid. Posteriormente, siguiendo el log de nuestras visitas, descubrí que la propia empresa auditora nos había visitado comprobando lo que aquí se había dicho sobre aquel tema.

De este modo, si la blogosfera es la conversación, miles de personas hablando sobre distintos temas con interacciones entre bloggers y lectores, las empresas también desean ser partícipes de ella. El desarrollo de los weblogs corporativos es un buen ejemplo de ello y se convierten en el formato adecuado para la transmisión de información desde la empresa, además de poder recoger impresiones de sus clientes o usuarios para su propio beneficio. Por supuesto que los medios de comunicación, como empresas informativas, también están adoptando posiciones dentro de esta gran conversación y están tratando de realizar un esfuerzo para situarse correctamente dentro de la blogosfera. Así, algunos medios han desarrollado sus propios blogs, otros han acercado los lectores a sí mismos ofreciendo espacios de publicación en forma de bitácoras, mientras que otros tienen espacio para los artículos más interesantes que se producen en la blogosfera.

Pero la aparición de la blogosfera no está exenta de problemáticas y es doble. Desde el punto de vista informacional, tenemos que los medios de comunicación emiten información y, de otra, la recogen para generar nueva. Nos damos de bruces con una de las propiedades de la información, a partir de ella puede elaborarse otra. El conflicto surge cuando no se entiende o no se respeta el mismo principio de retroalimentación.

La blogosfera vigila

Cada segundo, la blogosfera está emitiendo información. Uno a uno, los weblogs que la componen transmiten datos con frecuencias distintas con información más o menos relevante. Es probable que la información que yo emita a través de este weblog no posea cierto interés para una inmensa mayoría de los internautas, sin embargo está disponible para cualquiera que quiera leerla y distribuirla, sin embargo en algunas ocasiones los autores desean poner condiciones.

Las razones pueden ser diversas, pero principalmente son reducibles a un puñado. Es obvio que la composición de este texto me cuesta un esfuerzo intelectual y temporal, yo deseo compartirla libremente, no quiero dinero por ello, pero sí que quiero que:

  1. Se me cite si se redistribuye algún texto.
  2. No se obtenga beneficio económico a través de la redistribución.

La salvaguarda de estos pequeños derechos se realiza principalmente a través de las licencias Creative Commons (CC) que tratan de aportar un texto legal para que no se violen los derechos impuestos por los autores que no desean ser retribuidos por la información que generan. Es decir, como autor me guardo algunos derechos sobre esta información, pero la pregunta es: ¿Realmente alguien se preocuparáde no saltarse mis condiciones?

Los conflictos entre estos derechos ya se han producido. De hecho, se han dado ya dos casos con cierto impacto que han hecho corregirse a los que cometieron una violación de las licencias CC. El primero de ellos se produjo a finales del año pasado cuando una agencia de prensa redistribuyó entre sus abonados un texto que estaba protegido bajo una licencia Creative Commons de Mercé Molist. Finalmente, la agencia de noticias tuvo que aceptar la licencia bajo la que se había confeccionado el texto, a pesar de que tuvo que mediar un bufete de abogados.

El segundo se produjo la semana pasada y los protagonistas eran el blog Psycobite y el escritor Javier Marín Ceballos y, aunque el medio de comunicación aparentemente calló, el autor no lo hizo y mediante una carta, que después se publicó en el mismo blog, pedía disculpas.

La blogosfera vigilada

Pero no debemos creer que tan sólo la blogosfera la caerá inmisericorde sobre aquellos que osen tratar de alterar lo que aquí se dispone. Los bloggers también cometemos deslices que nos conducen irremediablemente a caer en los mismos errores que se cometen en el mundo analógico. Como no es muy frecuente que los bloggers purguen sus pecados, tendré que no ir muy lejos y afirmar que yo mismo cometí un error a la hora de composición de un texto.

En general, cuando escribo lo hago plagando mis artículos de enlaces a otros textos que me sirven para apoyar y ampliar lo que afirmo. El problema parece surgir cuando me estoy refiriendo a un texto impreso que tan sólo puedo referenciar citándolo, aunque no debería haber sucedido así. El mes pasado escribí un texto que se basaba en un artículo aparecido en el suplemento Ciberpaís de mayo. Aquel texto lo recibí por correo electrónico y me pareció interesante para enlazar con un debate que había surgido por aquel entonces que tenía como grandes protagonistas bloggers, las Creative Commons y las gestoras de derechos de autor. El artículo (ahora ya accesible gracias a la apertura de la edición digital de El País) desgranaba distintas experiencias nacidas en Internet sobre la creación de contenidos por parte de fans y personas de una forma desinteresada en forma de e-libros.

Pues bien, y aquí viene mi falta, durante la confección del texto no cité, por un desliz, el artículo sobre el que me había basado para la confección del artículo y, esta vez, el periodista que lo escribió, Adolfo Estalella, se tomó la molestia de recordarme la falta de la cita.

Soy periodista y me he sorprendido gratamente cuando he leído tu anotación […] Sólo pedirte un pequeño detalle, y es que menciones al menos las fuentes que usas, puesto que no es difícil darse cuenta de que el post está inspirado en el artículo que publiqué el jueves 5 de mayo en Ciberpaís (pg. 7) con el título de ‘Internet subvierte con la escritura libre las reglas de la creación del libro’. Me encanta que la gente lea lo que escribo, que lo comente y que lo replique en tantos sitios como pueda, pero es también un detalle de cortesía, e incluso una obligación, citar las fuentes que uno usa, sea en un periódico o en un blog. […]

Por supuesto que enmendar un error de estas características es más sencillo en la Red que en un periódico ya impreso, sin embargo esto nos debe de recordar que aunque la blogosfera disponga de mil ojos para velar sus intereses, hay otros tantos leyendo y velando por los del otro lado. Sí, los periodistas también tienen su orgullo y en cualquier caso, tras solucionar mi desliz, Adolfo tuvo a bien a comentarme:

Gracias por al referencia Marcos. Te lo agradezco. […] De hecho, eso es una costumbre que entre los blogger se da de vez en cuando y que me parece una aberración porque el correo electrónico es un canal absolutamente privado. Te comento esto porque en los últimos días andaba pensando sobre el tema sorprendido por algunas polémicas de la weblkogosfera (sic) en las que se tira de correo y unos y otros publican correos enviados y recibidos.

La audiencia siempre está leyendo, está vigilando.

El día que la Biblioblogosfera ganó un premio (de los que vendrán) arrow-right
Next post

arrow-left Mingote: Papiro, modo de empleo
Previous post

  • Catuxa

    Lunes, 20 de junio de 2005 at 18:58 |

    Bonito traje nuevo 🙂

  • Catorze

    Lunes, 20 de junio de 2005 at 22:45 |

    Felicidades por el premio 😀

  • Barbol

    Lunes, 20 de junio de 2005 at 22:50 |

    Qué nivel Maribel! Felicidades.

  • Marcos Ros

    Martes, 21 de junio de 2005 at 09:44 |

    Sobre el nuevo traje, estamos todavía dejándolo a punto. Sobre el premio tenemos un post…

  • Sir Mijail

    Martes, 21 de junio de 2005 at 22:52 |

    Muy interesante el tema que propones Marcos Ros; Realmente las bitácoras se están convirtiendo en un medio de comunicación muy importante y a tener en cuenta.

    De hecho los Blogs, son webs muy avanzados, ya que están construidos con programación avanzada de PHP, SQL, XML, RDF, XHTML, en muchos casos JAVA, Javascript, CSS (Maquetación); con ventajas muy claras, como la sencilla gestión y facilidad de manejo, que deja al alcance de cualquiera una herramienta de difusión de información muy potente.

    Es realmente lo que está ocurriendo; en muchos casos, se convierte en un medio de expresión y opinión, donde los internautas ejercen sus derechos y libertades básicas.
    En otros casos, como al que a nosotros nos atañe, forman verdaderas comunidades virtuales o BlogRings, que abordan Campos o Áreas del Conocimiento, sobre las que se indaga y explora de forma variable y con diversos niveles de profundidad. Estas características (entre otras), están convirtiendo a los Blogs en verdaderas fuentes de Información (al margen de la calidad y valoración que podamos dar a cada una de ellas);

    Y como es lógico las fuentes de información, son consultadas, vigilantes y vigiladas en el entorno temático que abarcan. (De hecho son elementos vivos, como los ríos que van a dar a la mar que es el morir… o el final del ciclo de información propia o referenciada por la bitácora)

    En este debate incesante, por ende, considero que se irán creando nuevas posturas y acciones:

    1.- Por parte de los Gobiernos (Quienes deberán de considerar, que ya no será tan fácil la manipulación, sobre todo en medios tradicionales, ya que existen medios de difusión y opinión independientes, con capacidad verdaderamente crítica) Al menos tanto en cuanto las Bitácoras sigan expandiéndose entre los 4 millones de internautas españoles.

    2.- Por parte de la Comunidad Científica. A la que los Blogs o Bitácoras pueden servir de medio de comunicación o plataforma auxiliar para diversos trabajos, planificaciones e investigaciones. Imagino y espero que las Bitácoras profesionales, pasen a ser mejor consideradas y pueda constituir una forma o variante de colegio invisible en la red…

    3.- Por parte de los Sectores de Comunicación. Quienes pueden y ya empiezan a utilizar los Data Feed, para la confección de verdaderos periódicos y diarios digitales. Lo que supone en manos de profesionales de la Biblioteconomía y Documentación, un área con gran futuro.

    En conclusión y por estas cuestiones la vigilancia de las actividades y opiniones de las bitácoras serán y son un objetivo claro de cualquier organización o institución seria, de hecho sus contenidos son a veces revulsivos interesantes para evitar el estancamiento y favorecer el desarrollo.

    Salu2! y Felicidades por el cambio de imagen!

  • Marcos Ros

    Miércoles, 22 de junio de 2005 at 19:26 |

    Sir Mijail, casí podrías haber escrito un post entero!!!

    Veo q sigues con tus “excesos”, ¡lo que está muy bien por supuesto!.

    Y sí, la blogosfera puede convertirse dentro en un medio para la difusión de la democracia en la sociedad y ser partícipe de ella (Que se lo digan a los ciudadanos chinos). Además de herramienta comunicativa muy potente.

    Pronto los académicos adoptarán los weblogs, como ya han hecho en Thinkepi, tiempo al tiempo.

  • Anomia

    Viernes, 24 de junio de 2005 at 15:01 |

    Vale lo de las citas. Pero las ideas no deciden en qué mentes van a emerger, carecen de voluntad, no son personas aunque pudieran ser aceptadas como espíritus. Puedo leer comentarios y recoger ideas, no puedo evitarlo, luego mi mente al día siguiente o después hace emerger en mi consciencia un para mí novedoso punto de ataque a un determinado objeto intelectual.

    Inmediatamente edito en mi weblog unas cuantas proposiciones que, no es casual sino un fenómeno más bien ordinario, también existen con otras palabras en otra edición de otro internauta. No se puede tirar del Derecho de cita para reclamar salir en mi pantalla. ¿Cómo podría describir un OVNI que ya ha sido descrito por otro cuyo texto tiene Copyright? Las ideas son como esos ovnis y nadie tiene derecho a agenciarse la descripción de ningún objeto del Universo.

    Todas estas restricciones “economicistas” están bogando en contra del Encuentro de las Culturas y la generalización espontánea y natural de patrones comunes a nivel humano global. Se están oponiendo a los principios libérrimos por los que han llegado a existir los mismos productos culturales mediante los que ahora, por motivos “economicistas, comerciales y presuntuosos”, se pretende coartar con restricciones ex machina, aunque legalizada vía positivismo parlamentario, la dinámica comunicacional que edifica a toda cultura.

    Tenemos el deber natural de usar la racionalidad antes que cualquier otro valor, por ser esto la proposición príncipe de una sociedad laica cuyo proyecto de globalización pretende extenderse por todo el planeta como base común universal para el diálogo intercultural e intergeneracional. De lo contrario estaríamos sentando los fundamentos para una nueva forma alternativa de dominación moviéndonos en el terreno de la arbitrariedad intelectual, de la mística o de una religión laica como sistema operativo en el que instalarse con firmeza en un futuro próximo la ideología del Pensamiento Único, que justifica cualquier otra dominación por las vías que sean al margen de una Ethos cosmopolita bajo el argumento de un bien ideal que, para los EEUU de Norteamérica es, por ejemplo, la Libertad.

    Saludos

  • Anomia

    Viernes, 24 de junio de 2005 at 16:24 |

    El comment nº 7 está publicado en http://victoriam.myblogsite.com/blog/_archives/2005/6/24/970502.html

    Saludos

  • fla

    Viernes, 24 de junio de 2005 at 16:55 |

    Richard Stalimann decia que una vela no se apaga por dar fuego a otra.

  • Sandro

    Viernes, 24 de junio de 2005 at 21:42 |

    Más bien t envío una nota publicada en mi blog:

    Periodismo digital, ahora
    La noche del martes 21 de junio cumplí el rol de presentador en el seminario Periodismo digital: herramientas y retos, que tuvo como escenario el auditorio de la afamada Facultad de Letras de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Esta actividad fue organizada por el portal de la referida casa de estudios y el Grupo Periodismo Digital. Aquí mi crónica.

    El reloj marcaba más de la nueve de la noche, pero aún así los asistentes permanecían quietos en sus respectivos asientos. ¿La razón? Deseaban escuchar las respuestas de los ponentes Ismael León, Dennis Dávila y Juan Carlos Luján, quienes minutos antes se habían referido sobre el periodismo, la Internet y las nuevas herramientas de difusión y búsqueda de información.

    Y es que cuando un tema interesa el tiempo parece “volar”. Atrás quedaron los días en que fue postergado este seminario por motivo ajenos a la organización. Era tiempo, entonces, de empezar con la intervención del experimentado hombre de prensa Ismael León Arias, cuya ponencia llevaba por título “Hacia la doble especialidad. Necesidad del periodismo peruano de profundizar sus conocimientos”.

    León puso sobre el tapete un asunto que, curiosamente, pocas veces es tratado en los medios de comunicación masivo: el aumento indiscriminado de escuelas de comunicación social en el Perú, así como la sobreoferta de periodistas en el mercado.

    Igualmente lamentó la poca profundidad de las notas periodísticas que se leen en los diversos medios de información, cuya culpa no es exclusivamente de los hombres de prensa, sino también la comparten entre los directores y dueños del medio.

    Era el turno de Dennis Davila Picón, quien iba a tratar el tema “El soporte de la letras”. Para muchos, valgan verdades, resultó una novedad tratar este asunto porque casi nunca nos detenemos a pensar acerca del soporte en el que funciona Internet (electrónico, digital y virtual).

    En todo momento sugirió que los textos escritos para Internet no deberían ser anónimos y más bien deberían ir acompañados con sus “enlaces” respectivos para ahondar más en una información. Para Dávila la BBC Mundo.com, es un ejemplo de cómo se hace periodismo digital en estos tiempos por su contenido y presentación.

    Para cerrar esta velada académica, Juan Carlos Luján expuso “Los weblogs y su impacto en la sociedad”. Antes dio pase a un video en el que estudiantes de la UNMSM y de la PUCP expresaban su poco conocimientos por esta nueva herramienta de información.

    Luego entró de lleno al tema de las bitácoras y cómo los periodistas deberían sacarle provecho. “Si no lo hacen los estudiantes, entonces lo harán otros tal como lo vienen sucediendo”, dijo Luján. Igualmente se refirió a los radioblogs, podcasts, videos, sistemas de actualización de titulares (RSS), entre otros.

    Había que terminar el seminario y por sí sola aparecía una conclusión: la necesidad de organizar más seminarios o talleres para debatir o intercambiar más experiencias sobre el periodismo digital. Un tema que paulatinamente viene cobrando más fuerza en el país. Un tema que entusiasma y, a la vez, inquieta.

  • El Documentalista Enredado » La sabiduría me persigue, pero yo soy más rápido

    Miércoles, 5 de octubre de 2005 at 10:53 |

    […] ¿Derecho a cita? Por supuesto, yo lo ejerzo con satisfacción y si no lo hice es que se me pasó, ya lo he admitido una y otra vez y soy el primero en admitir mis errores y mis deslices (De sabios dicen). Aquí no estamos hablando de plagio, sino las formas en las que se puede abordar un tema o volver a publicarlo. Yo sólo creo en una cosa que se resume en una frase: Publicad malditos (Derivación, por otro lado, de una de Franz Kafka: Citad malditos). Sencillamente, cuanto más se publique sobre una noticia mayor impacto y mayor visibilidad. Lo demás son pataleos tontos que no conducen a ningún lado y que voy a dejar de temer. Sencillamente, si se me pasó es que no me di cuenta o no lo sabía o lo desconocía, así que lo siento, pero no me arrepiento. — bloggers, blogging, blogosfera, bibliogsfera […]

  • Tao

    Martes, 22 de noviembre de 2005 at 14:24 |

    Si Marcos Ros, los vigilantes y atentos bloggers son vigilados y a la inversa. Un Ejemplo son los estudios etnográficos, te envio un guiño aqui:
    “Dinámicas de Interacción: el enfoque etnográfico”

  • Una aplicación de la licencia Creative Commons » El Documentalista Enredado

    Miércoles, 22 de marzo de 2006 at 22:08 |

    […] Hasta este momento, han sido escasos los sitios web que se han llegado a interesar por los contenidos que aquí hemos ido publicando – Nada sorprendente, por otro lado -. Pero, en cualquier caso, ser citado (copiado y pegado llegado el extremo) siempre provoca cierta satisfacción, siempre y cuando se cite al autor original, claro. Ya hemos sufrido en nuestras propias carnes algunos deslices cometidos a la hora de crear contenidos. Por supuesto que en estos casos entonamos el Mea Culpa, no faltaba más, ya que todo creador merecen reconocimiento a falta de dinero y nosotros no vamos a ser menos. […]

  • Espero que no leas esto » El Documentalista Enredado

    Martes, 25 de julio de 2006 at 01:03 |

    […] Mi audacia como bloguer podría sustentarse sobre mi convencimiento de que voy a tener razón en cualquier caso, de que si soy consciente de que no la tengo, puede que consiga aglutinar a las suficientes personas para que comulguen conmigo y que en cualquier caso siempre resultaré airoso. Ya son varias las personas a las que conozco que han tenido que retractarse (¿Eso también va por mí?) y admitir que se equivocaron. Y si no lo hicieron o bien tuvieron que cerrar la puerta de lo que era suyo para empezar de nuevo, o simplemente abandonaron, o bien aguantaron estoicamente lo que dijeron de él en otros lugares o en su propio blog. […]

Usamos Cookies - Utilizando este sitio o cerrando este mensaje aceptas nuestra política de Cookies.
Aceptar Cookies
x