El Documentalista Enredado

Infonomía, Innovación, Análisis y Nuevas Tecnologías

Agárrame esos fantasmas de la biblioteca

Una imagen de la Biblioteca ValencianaLa historia del Monasterio de San Miguel de los Reyes, lugar donde tiene su sede la actual Biblioteca Nacional Valenciana, puede ser calificada de cualquier forma excepto "tranquila". De hecho, el monasterio está compuesto por diversos elementos arquitectónicos que, unidos, conforman todo el complejo. En el Monasterio, se dan cita: una alquería islámica; un monasterio cisterciense, Sant Bernat de Rascanya; un monasterio jerónimo, San Miguel de los Reyes y un complejo penitenciario. Todos ellos se fueron construyendo y agregando, las demoliciones han sido escasas, a lo largo del tiempo y fueron modificando todo el complejo transformándolo hasta lo que es hoy.

El último uso que se le dio al recinto antes de su rehabilitación como sede de la Biblioteca fue el de prisión. Debemos señalar que desde 1835, fecha en la que se abandonó completamente su utilización como centro religioso tras la desamortización y el abandono por la comunidad jerónima, hasta 1874 cuando se decidió su conversión en Presidio Nacional estuvo abandonado llegando incluso a considerarse su demolición. Sin embargo, fue durante la Guerra Civil española cuando se vivieron los momentos más dramáticos en sus instalaciones ya que fueron encerrados y ejecutados por el régimen franquista cientos de prisioneros del bando republicano.

Por supuesto que en aquella cárcel que en el futuro se convertiría en biblioteca también vivieron bibliotecarios. Ana Perpiñán nos describía los azares que éstos sufrieron mientras vivieron recluidos en ella en su texto Presos Bibliotecarios.

A lo largo de su existencia, San Miguel de los Reyes se ha convertido en el lugar de último reposo de muchas personas. En 1537, la reina Germana de Foix pensó que este lugar sería el más adecuado para que reposara su cadáver con la intención de crear un lugar similar al Escorial, que sirviera para el reposo eterno de reyes y príncipes. Aunque fueron los monjes que lo habitaron y, posteriormente, aquellos que fueron fusilados durante la represión franquista los que fueron enterrados allí.  Parece ser que aún quedan almas errantes en él.

El diario Levante publicaba este fin de semana un artículo cuyo titular debería haber sorprendido a más de uno: Un equipo de Canal 9 rastrea psicofonías en la Biblioteca Valenciana. El texto no tiene ningún desperdicio:

Un equipo de la productora Acca Media, que realiza para TVV [Televisió Valenciana] el programa Lluna plena, se ha adentrado en los misterios de San Miguel de los Reyes, sede actual de la Biblioteca Valenciana, a la caza de psicofonías procedentes de los espíritus que, según los expertos en parapsicología, y como intenta demostrar este reportaje, habitan entre los muros del edificio.

El equipo se basó en los testimonios de un experto, que aseguraba haber escuchado voces en el edificio, y un equipo de cinco personas se trasladó hasta San Miguel de los Reyes para comprobar, in situ, algo de lo que «todo el mundo habla, pero que nadie ha podido constatar», según fuentes de la productora. El equipo ha contado con apoyo audiovisual, y con el asesoramiento de un parapsicólogo que reconoce que «el lugar transmite vibraciones que hacen pensar en que ha albergado mucho dolor y sufrimiento». Testimonios que confirmarían, aunque de una manera poco científica, lo que siempre han mantenido los habitantes que residen cerca del antiguo monasterio, al afirmar que está embrujado.

[…]Las grabaciones se han realizado, principalmente, en horario nocturno, y en diversos lugares del complejo, con la intención de «peinar» la posible existencia de espíritus en un edificio que, a lo largo de casi cinco siglos, ha sido mausoleo, monasterio, prisión y cementerio, lo que confirma su idoneidad como nexo de unión con el más allá, algo que no ha pasado inadvertido a los expertos: «Todo el mundo habla de San Miguel de los Reyes. En las alquerías se oyen historias, pero es difícil comprobar si realmente hay espíritus o no».

La Asimetría Informativa arrow-right
Siguiente texto

arrow-left No me llames bibliotecario, llámame...
Texto anterior

  • Ana

    Miércoles, 7 de junio de 2006 at 18:54 |

    ¡Qué tarde llego!

    A partir de ese apunte en el blog, me llegó un correo personal con el nombre de un señor al que su nieto buscaba desesperadamente y sabía que había estado en esa prisión. En principio no supe qué contestar…¿Qué cosas, verdad?

  • Marcos Ros

    Miércoles, 7 de junio de 2006 at 22:45 |

    Nunca es tarde si la dicha es buena.

    :-P

    Espero que te sirviese de algo.

  • Los cazafantasmas visitan una Biblioteca Pública de Nueva York » El Documentalista Enredado

    Lunes, 12 de junio de 2006 at 13:07 |

    […] La realidad puede superar a la ficción, por supuesto, pero Los Cazafantasmas (Ghostbusters),  que todos conocemos, aparecen en una película homónima de 1984 que tuvo una secuela mucho más floja en 1989 e incluso una serie de dibujos animados. En esta primer película, los actores Dan Aykroyd y Harold Ramis fueron los artífices del guión a la vez que se encargaron de dar vida a dos de los tres componentes del grupo de científicos, Dr. Raymond Stantz y Dr. Egon Spengler respectivamente. Previamente, estos científicos trabajaban en la universidad, aunque una vez expulsados de ella, deciden dedicarse profesionalmente al tratamiento y captura de los fantasmas que aparecen en la ciudad de Nueva York. […]

© 2004 - 2014 El Documentalista Enredado - Pinzolo theme By Thrive - Powered by WordPress

Nota aclaratoria: Este sitio web es personal y no coincide necesariamente con la posición de las entidades con las que colaboro.

Usamos Cookies - Utilizando este sitio o cerrando este mensaje aceptas nuestra política de Cookies.
Aceptar Cookies
x