Saltar al contenido →

Las maravillosas aventuras en el cambio de Hosting, ahora Dreamhost

Debido a que este fin de año parece que todo va cambiando de un modo sorpresivamente rápido, o lento según distintas consideraciones – esperemos que el proceso derive siempre hacia lo mejor – , ya tocaba cambiar de alojamiento antes de que el consumo de ancho de banda nos consumiese a nosotros y que nuestro anterior proveedor de alojamiento nos pegase un toque avisándonos de una multa de 2 € por cada gigabyte de más consumido.

Desde Interdominios, que fue nuestro primer alojamiento cuando teníamos el Portal, pasando por Hosting LMI, hasta Dreamhost que va a ser nuestra casa a partir de ahora; no hemos tenido ningún problema y estamos bastante contentos con el servicio que nos han ofrecido todas ellas. Sin embargo este modesto blog ha ido creciendo a lo largo del tiempo, las visitas también y comprobar cada mes cuánto consumíamos, o mejor consumíais, y esperar las pequeñas multas derivadas del consumo excesivo, no eran lo mejor para nosotros. Así que antes del verano, pensando que hacia septiembre-octubre ya consumiríamos más de los 6 Gb que teníamos contratados, tuvimos una reunión sobre el tema en la que decidimos realizar el cambio en el alojamiento conscientes de lo que ello conlleva.

Después de barajar principalmente dos opciones, Media Temple y Dreamhost, ambas ofrecían un ancho de banda que jamás consumiremos por mes, nos decantamos por el segundo debido a su bajo coste al menos durante el primer año. De hecho, al darse de alta, se nos ofrece introducir un código de descuento y como nunca se sabe cuánto tiempo se va a permanecer en la blogosfera, la opción más barata siempre gana.

Dreamhost es un servicio de alojamiento muy popular, no nos íbamos a meter en camisas de once varas, con críticas y alabanzas a la par, pero parece ser que el segundo nombre de El Documentalista Enredado es riesgo, así que finalmente nos dimos de alta en el proveedor norteamericano. La primera sorpresa con la que nos encontramos fue que nos pedían que les enviásemos un fax para que nos activasen la cuenta. Mediante un proceso de "Hi-Tech", nos solicitaban que debido a la cantidad de fraudes en altas de nuevos clientes que estaban recibiendo, les enviásemos una prueba de que nosotros éramos unos clientes de carne y hueso. ¿Cómo? "Simplemente", teníamos que cumplimentar un formulario y enviarlo por fax. Lo más curioso de todo era el tercer paso y el más importante:

Please place your credit card under this paper and make an imprint of the card below by rubbing a pencil or crayon along the surface of the paper. A photocopy is not acceptable. Please ensure that the card number and cardholder name are legible – multiple rubbings are OK!

Es decir, que hiciésemos una impresión sobre papel con un lápiz los números de nuestra tarjeta de crédito para demostrar que nosotros éramos clientes de verdad. Visto esto, el primer pensamiento que acude a tu mente es: ¿Me están gastando una broma? El segundo es: Me buscaré otra compañía. Pero, cuando compruebas que te han pasado la factura y en tu cuenta bancaria te han descontado ya el precio, no te queda más remedio que tratar de pasar por el aro o al menos intentarlo.

Así que haces lo que te dicen y mandas un fax a Estados Unidos sin muchas esperanzas (acordaos de poner el número “00” para realizar llamadas internacionales sino el número siempre estará comunicando) ya que consideras que nadie te contestará porque el número que marcarás estará mal. Pero al día siguiente te escriben un correo electrónico desde Dreamhost, muy amablemente eso sí, y te dicen que después de tantas molestias la tarjeta no vale, que los números tienen que tener relieve hacia arriba, que la tarjeta que les has enviado corresponden a una tarjeta plana. ¿Y ahora de dónde saco yo una tarjeta con esas características si yo sólo tengo una? ¿Qué amig@ te querría tanto para dejarte hacer una cosa tan extraña como ésta con su tarjeta?

Afortunadamente, te llaman del banco esa misma tarde, te comentan que tienes una tarjeta de crédito esperándote y tú, liado hasta las cejas con este asunto, por supuesto que la aceptas y te apresuras a recogerla. Delante de la cajera, mientras busca tu tarjeta, esperas a ver si ésta tiene los números en relieve preparando una respuesta por si no te sirve de nada y… Sí, parece que finalmente vas a mandar un segundo fax a Estados Unidos.

De nuevo, rellenas el impreso, lo envías, esperas y después de todo activan tu cuenta. Por fin, puedes comenzar a trabajar en tu nuevo alojamiento, para que todo quede más o menos en su sitio… Sin olvidar que tienes que cambiar los DNS del dominio “documentalistaenredado.net” al nuevo hosting, algo que aunque lo hagas no funciona de la noche a la mañana porque se tienen que refrescar las tablas de los DNS. Bueno, se supone que puede tardar de 24 a 72 horas, pero si tienes un poco de paciencia y cruzas los dedos, tal vez no cambies nunca más de alojamiento para tu blog, no tengas que enviar impresiones de tarjetas de crédito a Estados Unidos por fax, no te vuelvas un poco más majareta de lo que ya estás y que todo se convierta en una secuencia de estúpidas desdichas.

En fin, todo sea por la bitácora… Malditos hobbies.

Publicado en Enredando

10 comentarios

  1. Madre mía, madre mía!!!!

    Y si no llegais a conseguir una tarjeta de esas que pasa?? (mis últimas tarjetas han sido toda planitas) jajajaja diox, estos Yankis son la leche…

    Suerte en el nuevo alojamiento!!! (después de todas las molestias que os ha generado es lo mínimo que podeis tener)

  2. Sin querer echar mas leña al fuego.. ¿leiste el post en Wwwhat’s new? titulado “Inestabilidad en Servidor de Dreamhost?…

  3. Pues ojalá no surjan nuevos problemas y suerte con el cambio.

  4. Buff!! está bien saber cómo se las gastan en ese hosting a la hora de pagar. Madre mía!! qué de vueltas. Mucha suerte! 🙂

  5. Bueno, todo los cambios tienen sus riesgos, así que los aceptamos a ver si tenemos suerte. De momento, no tenemos queja salvo que tal vez el servidor en el que estamos es un poco lento. Nosotros ya llevamos un tiempo en esto y esperamos que éste sea nuestro último cambio, porque desde luego que es un coñazo. En fin, que es divertido si sale bien, si no… Aunque siempre surgen problemas, pero lo contado más arriba era completamente marciano.

  6. […] Estos últimos meses han sido tremendamente complicados para mí desde un punto de vista personal y, desde hace unas semanas, también lo son desde un punto de vista laboral. Ya dije una vez que una bitácora es algo muy frágil, un día te encuentras más o menos asentado, publicando con regularidad, con tus lectores que te comentan y a la mañana siguiente todo parece haber cambiado para nunca volver. Hasta los mejores bloguers dicen adiós, personalmente, uno que es menos que otros, reconozco que nada puede llegar a ser lo mismo; sin embargo, aún tenemos un compromiso adquirido con este weblog, al menos durante un año más, por lo que seguiremos actualizándolo, preguntándonos algunas cosas, tratando de aportar algunos contenidos. […]

  7. Oye, nosotros nos dimos de alta en Dreamhost a mediados de diciembre de 2006 y nadie nos pidió la calcomanía de la tarjeta… deben ser comprobaciones aleatorias? Después de vosotros quizás lo dejaron…
    Y ningún problema por el momento.
    Buen trabajo!

  8. Para Hacer Dinero El Hosting Es Primero “DreamHost”…

    ↑ Copia estas noticias animadasTener el sueño de comenzar tu propio proyecto web, puede originarse en sitios gratuito como Blogger, Geocities o WordPress. Pero si en realidad piensas en tener un blog o un proyecto web que genere ganancias; tienes….

  9. […] que pronto se quedó pequeña, porque no me dejaba personalizar nada. Aprovechándome de la experiencia de Marcos y Maria Elena migré a Dreamhost. Poco después se publicó el artículo en el EPI al que le debo tanto. Dentro […]

Los comentarios están cerrados.

Usamos Cookies - Utilizando este sitio o cerrando este mensaje aceptas nuestra política de Cookies.
Aceptar Cookies
x