El Documentalista Enredado

Infonomía, Innovación, Análisis y Nuevas Tecnologías

Las cosas han cambiado

People are crazy and times are strange
I’m locked in tight, I’m out of range
I used to care, but things have changed

Things have changed de Bob Dylan

 Creo que tengo la constatación de que me hago viejo poco a poco. Para demostrarlo, sólo tengo que ofreceros una idea: Si el lanzamiento del nuevo Windows Vista, que se supone que se realizará a finales de año, se hubiese producido hace dos años automáticamente me hubiese puesto a salivar cual perro de Pavlov. O puede que mucho peor, tal y como cuentan en Informática para no especialistas, me hubiese bajado la versión beta, y además de instalado, hubiese estropeado el ordenador como en los mejores tiempos. Pero, hoy por hoy, ante el nuevo Windows tan sólo siento cierta indiferencia.

No voy a negar que, por supuesto, el que tuvo retuvo y no huyo de los pantallazos que se van publicando en distintos blogs y los adelantos que realizan los medios de comunicación que tratan de mostrar una idea de lo que nos deparará el nuevo sistema operativo. Sin embargo, mi interés es casi nulo y aunque podría aducir que tal vez se deba a que soy consciente de que no podría instalar ese sistema en mi ordenador sin la necesidad de tener que comprarme uno nuevo, lo curioso es que en otro tiempo, hubiese pensado: Si hay que comprarlo se compra. En fin, creo que le he cogido cariño al que tengo (A pesar de que la letra A amenaza con borrarse completamente) y no pienso abandonarlo hasta que no se caiga a trozos (Él nunca lo haría).

Y es que no sé si soy yo o es la propia marcha de la tecnología. De Windows 3.1 todos, los que andábamos medio metidos en esto de la tecnología, queríamos saltar a Windows 95, del 95 pasábamos al 98 en un suspiro y de éste al XP. Eso si, por nuestra cuenta y riesgo, no habíamos pasado por los estadios intermedios, a saber, el infame ME o el 2000 enfocado más al entorno profesional. Por supuesto que todas estas evoluciones debían corresponderse con una adecuación del hardware y entonces no me negaba a ello si podía permitirlo, claro. Pero es que hoy en día me importa bastante poco, considero ya llegaremos al cambio a Windows Vista si tenemos que hacerlo. No ninguna hay prisa .

Pero es que no sólo estoy hablando de informática o diversión, estoy hablando de todo tipo de gadgets o trastitos que han invadido nuestra vida que, a mi juicio, puedo considerarlos inservibles si no sabemos darles un buen uso. Por ejemplo, el reproductor de MP3, ¿para qué comprarme un reproductor que reproduzca vídeo o fotografías si para lo que realmente está diseñado es reproducir ficheros en MP3? Quiero decir concretamente, ¿para qué quiero un iPod Vídeo? Hoy en día, preferiría comprarme un reproductor de gama media con una capacidad razonable, por ejemplo 1 Gigabyte en el que caben 17 discos, que un trasto con una capacidad de 60 Gb (1020 discos) que además albergue fotografías que apenas voy a poder intuir de qué lugar o quienes se encuentran en ellas.

Una cuestión de obsolescencia¿Y qué decir de los móviles? Pues que tampoco soy muy sibarita en ello. Es cierto que tenía un móvil que hacía fotos, Bluetooth y poco más, pero por distintas razones lo perdí. ¿Cuál fue mi siguiente elección? Un móvil de la gama baja para llamar y mandar mensajitos (SMS) y nada más, ¿quién necesita más? ¿Y la cámara de fotos (No hablaré de la cámara de vídeo, puesto que si no me gusta salir en las fotos cómo voy a tener una)? Una compacta sin excesivas complicaciones, eso sí que el resultado sea decente, pero básicamente se trate de llegar y disparar.

Sí, parece ser que la juventud va quedando atrás lentamente, así como la frontera de mi frente con mi cabello, desgraciadamente nos enfrentamos a distintos estadios de la vida que debemos comenzar a asumir. Puede que yo ya haya llegado al mío. Es fácil imaginar mi futuro, dentro de poco, me podré comparar con el padre de Jeremy Duncan (Zits) un completo ignorante sobre la tecnología.

Antes me solía importar, pero las cosas han cambiado.

Un monumento efímero a la literatura alemana arrow-right
Siguiente entrada

arrow-left Nuevas inversiones en las bibliotecas valencianas
Entrada anterior

  • Javi

    Martes, 12 de septiembre de 2006 at 13:38 |

    Marcos???? este no eres tú. Devuélveme a mi Marcos!!!! Esto me dice 2 cosas: 1º, que no soy tan raro (mi movil es normalito, mi ordenador no funciona y no pasa nada y mi cámara de fotos es de las de no más de 200 €), y 2º que hace mucho tiempo que no nos vemos.

  • Marcos Ros

    Miércoles, 13 de septiembre de 2006 at 09:59 |

    Javier, las cosas evolucionan y cambian, jejeej.

    Aunque obviamente es una exageración, algo de cierto hay en el texto anterior. Y sí, hace demasiado tiempo que no nos vemos.

  • daniela

    Martes, 3 de febrero de 2009 at 00:26 |

    osea ustdes ni gogle tienen lo necesario cosas que han cambiado con el tiempo me refiero a

    antes vivian en chozas ahora en casas

    antes utilizaban caballo ahora el carro el avion

Usamos Cookies - Utilizando este sitio o cerrando este mensaje aceptas nuestra política de Cookies.
Aceptar Cookies
x